LA ASOCIACIÓN HISTÓRICO CULTURAL TORRIJOS 1831

EN MADRID, DURANTE LAS CELEBRACIONES

DEL 2 DE MAYO Y LOS ACTOS A TORRIJOS Y RIEGO

 

 

            Madrid capital de España. Madrid capital del reino. El día 2 de Mayo de 1808, los hombres y mujeres de Madrid se levantaron contra los planes imperialistas de Napoleón Bonaparte, escribiendo una de las páginas más impresionante de la historia de nuestro país.

            Correspondiendo a la invitación de la que fue objeto en las pasadas IV Jornadas de Homenaje a Torrijos y la Constitución; la veterana Asociación 2 DE MAYO, invitó a sus actos a la Asociación TORRIJOS 1831, los cuales comenzaron en Móstoles a la cinco de la tarde de tan significada fecha.

            El lugar escogido fue la histórica plaza del Pradillo, con representaciones uniformadas de todas las unidades que intervinieron en los trágicos sucesos. Una impresionante y numerosa formación de las unidades imperiales francesas, los mamelucos, los lanceros polacos, los húsares, los artilleros de 1808, los Voluntarios del Estado, así como diferentes grupos de mujeres ataviadas con las vestimentas de cada unidad.

            Actuaron los coros, se realizaron las salvas de fusilería y cañones, y se izaron las banderas de España, Portugal, Inglaterra, Francia y Polonia

            Con el pueblo de Móstoles al pleno, el acto fue presidido por la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Dª  Esperanza Aguirre, la cual saludó a algunos miembros de la Junta Directiva de TORRIJOS1831, manifestando su satisfacción por la presencia de Alhaurín de la Torre en el acto.

            TORRIJOS 1831 hizo entrega del emblema del pueblo a la Asociación 2 DE MAYO, cuya Junta Directiva y miembros del colectivo se volcaron totalmente con nuestra Asociación, con muestras de cariño y aprecio.

 

Formación en la Plaza del Pradillo 

Acto del Homenaje a las banderas

  Discurso de Esperanza Aguirre



Esperanza Aguirre y Pepe Cano

Entrega de la torre de Alhaurín a la Asoc. 2 DE MAYO

Acto de confraternización

 

       

 

   

REPRESENTACIÓN DE LOS HECHOS DEL 2 DE MAYO EN MÓSTOLES

           

            Los componentes de TORRIJOS 1831 pudieron contemplar, desde un privilegiado lugar de la moderna Plaza de Toros de Móstoles, el impresionante espectáculo de representación, luz y sonido, en el que participaron más de trescientas personas vestidas de época que interpretaron los trágicos acontecimientos del dos de mayo de 1808: la lucha desesperada junto al Palacio Real, el cerco y asalto del Parque de Artillería de Monteleón, y la decisiva actuación del pueblo de Móstoles, trasmitiendo la fatal noticia por toda España, gracias al bando firmado por sus alcaldes Andrés Torrejón y Simón Hernández.

 

Inicio de la representación

        En pueblo busca refugio en el parque  de Art. Monteleón

   Defensa del Parque de Art. Monteleón

 ¡ Oigo, Patria, tu aflicción !

Rendición del Parque de Art. Monteleón

 Los alcaldes de Móstoles

             

            

LA PROCLAMACIÓN DE MÓSTOLES: IMPORTANCIA HISTÓRICA

 

  Pasado el mediodía del 2 de mayo de 1808, el alto funcionario Esteban Fernández llegó a Móstoles procedente de Madrid, en unión de otros fugitivos, los cuales habían sido testigos de la represión francesa. Alojado en casa de su amigo Juan Pérez Villamil, auditor general del Consejo Supremo de Marina, ambos convocaron a los alcaldes de Móstoles, Andrés Torrejón y Julián Hernández. El auditor dictó al escribano una proclama que firmaron los dos alcaldes. Ese histórico documento rompió la “amistad” de años anteriores con los franceses, declarando la guerra a Napoleón.

  El postillón Pedro Serrano partió velozmente a caballo hacia Talavera, donde llegó de noche, y tras conseguir la diligencia del corregidor Pedro Pérez de Mula, cabalgó sin descanso hasta Cáceres, recorriendo 186 kilómetros en una jornada. Desde allí partieron otros postas, con la noticia, hacia el resto de Extremadura y Andalucía. Comenzaba  la Guerra de la Independencia.

 

 

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID, RECOGEN LA PRESENCIA DE TORRIJOS 1831, Y SE HACEN ECO DE LOS HOMENAJES DE LA ASOCIACIÓN A TORRIJOS Y RIEGO

 

   La televisión de la Comunidad Autónoma de Madrid y otros medios de comunicación, entrevistaron al presidente de la Asociación TORRIJOS 1831, Jesús Rivera, el cual explicó los actos que iba a llevar a cabo el colectivo en Madrid capital, el día 3 de mayo, en honor a José María Torrijos y Rafael del Riego, militares ambos que, con sus trágicas muertes en contra del absolutismo de Fernando VII, abren y cierran la llamada Década Ominosa.

  Los medios madrileños mostraron un vivo interés por los novedosos actos previstos por la Asociación, ya que la memoria de ambos personajes históricos ha permanecido en Madrid prácticamente olvidada.  

 

  

 

El presidente de TORRIJOS 1831, Jesús Rivera, es entrevistado por la Televisión de la Comunidad Autónoma de Madrid.

 

HOMENAJE A TORRIJOS  EN MADRID, POR PARTE DE  TORRIJOS 1831, EN LOS LUGARES DONDE SE DISTINGUIÓ  EL 2 DE MAYO DE 1808

 

   En 1808, José María Torrijos contaba con 17 años. Hacía poco tiempo que había regresado de Alcalá de Henares, donde había acabado sus estudios militares en el Colegio de Ingenieros, obteniendo el grado de capitán con plaza en el Regimiento Ultonia.

   El levantamiento del pueblo de Madrid le sorprende cerca del Palacio Real.

   Allí los hechos se precipitan cuando los madrileños se abalanzan sobre el carruaje que iba a transportar al pequeño infante don Francisco, hasta Francia.

   Comienzan los primeros disparos y cargas…

 

  

 

 

 

A las diez y media de la mañana, un batallón de infantería, un escuadrón de caballería y dos piezas de artillería, enviados por el francés Murat, intentan despejar de madrileños los alrededores del palacio.

 

 

 

  

Componentes de TORRIJOS 1831
junto al Palacio Real, lugar donde

comenzó el levantamiento
   


Con la bandera de la Asociación
y de Alhaurín de la Torre, en la    

                                          Plaza de Oriente

             

 

TORRIJOS EN LA DEFENSA

DEL PARQUE DE ARTILLERÍA DE MONTELEÓN
 

 
 

La defensa del Parque de Artillería de Monteleón  es uno de los referentes más carismático de la historia de Madrid

 

 Tras la terrible carga de los mamelucos en la Puerta del Sol, y otras represalias en diferentes plazas y calles de Madrid, grupos de paisanos siguieron a la compañía de soldados de los Voluntarios del Estado, que partió desde su cuartel de calle San Bernardo, con los capitanes Velarde y Goicoechea, y el teniente Ruiz, con el aparente fin de reforzar el Parque de Artillería de Monteleón. Por el camino se les unió el joven Torrijos y el capitán Melchor Álvarez.

  Tras convencer Velarde al capitán Daoiz, artilleros e infantes, junto al pueblo, se aprestaron a la defensa del Parque, el cual comenzó a ser atacado por fuertes contingentes franceses.

  Escaseando las cargas de los cañones, Velarde ordenó a Torrijos que saliera de allí para traer paquetes de pólvora, pero fue hecho prisionero junto a su compañero Álvarez.

  Aquella misma noche, el ayudante de campo de Murat, general Borely, puso en libertad a Torrijos, en agradecimiento por haberle salvado la vida en aquella misma mañana, ante el furor de unos paisanos.

 

Componentes de la Asociación TORRIJOS 1831 junto a la puerta del antiguo Parque de Artillería de Monteleón

 

CALLE PRECIADOS: DONDE NACIÓ TORRIJOS

 

   Excepto el nombre de la calle y su privilegiada situación entre Puerta del Sol y Gran Vía, nada en esta transitada vía, actualmente peatonal, puede transportarnos a la época de Torrijos.

  Colocada en el centro de Madrid, los grandes comercios y edificios jalonan su espacio, no quedando ninguna casa de la época de principios del siglo XIX que nos recuerde el pasado.

 

                    Vista de Calle Preciados en su entrada por Gran Vía.

 

 

CON UN DESCENDIENTE DE MANUEL FLORES CALDERÓN
 


 

Flores Calderón

 

 

  Don Manuel Flores Calderón, ferviente liberal y político de altura, nació el 23 de diciembre de 1775 en el  pueblo burgalés de Peñaranda de Duero.

  Fue diputado a Cortes en el Trienio Liberal y presidente de éstas en el año 1823.

  Tras el advenimiento del poder absoluto, Flores Calderón se exilia en Londres, convirtiéndose en uno de los forjadores de la Junta liberal que allí se establece.

  En 1830, firma junto a Torrijos, amigo y compañero del cual ya no se separará  hasta la muerte, el llamado Manifiesto a la Nación, verdadera denuncia del tiránico gobierno que se ejercía en España.

  En septiembre de ese mismo año se traslada a Gibraltar, de donde saldrá el 30 de noviembre de 1831, con Torrijos y cuarenta y siete liberales más, siendo fusilados todos ellos el 11 de diciembre del mismo año.

  Con la excepción de Torrijos, solamente Flores Calderón conoció la identidad del traidor Viriato.

 

Desde hace algún tiempo, la Asociación TORRIJOS 1831 mantiene contacto con los descendientes de Manuel Flores Calderón

 La Asociación aprovechó el viaje a Madrid para poder conocer personalmente a uno de ellos, D. Enrique Flores Calderón, que amablemente compartió con nosotros la mañana del día 3 de mayo.

El señor Flores Calderón manifestó su deseo de remitir a la Asociación, copias de algunos de los documentos de su eminente antepasado, que con cuidado y celo custodiará TORRIJOS 1831 

 

 

 Enrique Flores Calderón
con el presidente y asesor
histórico de TORRIJOS 1831



 El descendiente de Flores Calderón,
 con miembros de la Asociación

 

 

 

                                                                        EN RECUERDO DE RAFAEL DEL RIEGO

 

 

Rafael del Riego

 

    El General Rafael del Riego y Núñez nació en Santa María de Tuña (Asturias) el 3 de abril de 1784. En 1807 emprendió su carrera militar.

    Durante 1809 combate a los franceses. Cae prisionero y es recluido en Chalons, donde aprende idiomas y estudia política.

    En enero de 1820, en Cabezas de San Juan, se pone al frente del ejército que se pronuncia contra el régimen absolutista de Fernando VII.

    Durante el Trienio Liberal (1820-1823), la figura de Riego será exaltada y cuestionada, convirtiéndose para muchos en el paladín de las libertades y en el hombre decisivo para el retorno de la Constitución de 1812.

   En 1823, Fernando VII logra la intervención en España de los llamados Cien mil hijos de San Luis, los cuales van a destruir al régimen constitucional establecido pocos años antes.

   Tras hacerles frente en Arquillos (Jaén), Riego es capturado y conducido preso a Madrid, donde se le encarcela en el Antiguo Seminario de Nobles de Madrid. Allí se le mantiene en absoluta incomunicación, sin dársele alimentos en los primeros días, con el fin de debilitarle  psíquica y físicamente.

   Después de un simulacro de proceso será condenado a morir en la horca.

   Para humillar a la España liberal, se le hicieron concebir falsas esperanzas de salvarse si escribía una carta en la prensa retractándose de sus ideas constitucionalistas. Acabado, Riego hizo aquel intento desesperado, cuyas circunstancias, poco aclaradas,  no le evitaron ir de forma humillante al cadalso levantado en la Plaza de la Cebada, siendo arrastrado en un serón por un burro, entre el vocerío y los insultos de los de “¡Vivas las caenas!”.

   Tras ser colgado, su cuerpo fue descuartizado por traidor al rey.

 

 

Ejecución de Riego en la Plaza de la Cebada

 

 

 

Encabezamiento de la famosa carta de Riego, cuya copia íntegra posee  la Asociación TORRIJOS 1831

 


 

PLAZA DE LA CEBADA

 

 

    El último acto del viaje a Madrid, lo realizó TORRIJOS 1831 en la Plaza de la Cebada, en recuerdo a la figura histórica de Riego y a la terrible condena a la que fue sometido.

    En esa popular Plaza de la Cebada, el Alcalde de Madrid D. Alberto Ruiz Gallardón, saludó amigablemente a los miembros de la Asociación y les agradeció su labor cultural. 

 

 

 La Asociación TORRIJOS 1831
 en el lugar donde se levantó el
        patíbulo de Riego.

Rótulo de la Plaza de la Cebada

  El Alcalde de Madrid saluda a
los componentes de la Asociación

D. Alberto Ruiz Gallardón con TORRIJOS 1831

 

 

  Dos veteranas de TORRIJOS 1831   Flori y Mª Ángeles con el Alcalde  de Madrid


NOTA:
La Asociación TORRIJOS 1831 ha cumplimentado, una vez más, los objetivos propuestos, siempre de carácter cultural y vinculados a los liberales que defendieron la Constitución en el siglo XIX, dirección y sentido con el que fue fundada la Asociación. Esta vez con los homenajes en los lugares relacionados con Torrijos en Madrid, su ciudad natal; así como Rafael del Riego con la Plaza de la Cebada, acompañado los actos por una importante labor documental por medio. Actos de igual entidad y relevancia a los que se hicieron año pasado a Mariana de Pineda en Granada y al coronel Salvador Manzanares y Pedro Manrique en Estepona

  Nuestro mayor agradecimiento a la Asociación 2 DE MAYO, y también a los setenta compañeros de TORRIJOS 1831, que por coincidir las fiestas de Madrid con días laborables en Málaga, no nos pudieron acompañar, y sin embargo, nos dieron toda su colaboración para la realización de este viaje