Visite nuestro patrocinador

UNDÉCIMA TORRE DEL CANTE (1984) 

“Si vais para poetas, cuidad vuestro folklore. Porque la verdadera poesía la hace el pueblo”. Con estas palabras de Antonio Machado he querido empezar el recuerdo de esta XI Torre del Cante, en homenaje a nuestro insigne y querido poeta. Razón tenía al decirnos que debemos cuidar nuestro folklore. En ese camino de velar por lo nuestro, el festival ha dado unos pasos de gigante y se ha convertido en fiel garante del puro flamenco, y nos hemos sentido atados a las noches de Junio esperadas por todos, noches en las que Alhaurín de la Torre se viste de fiesta, para resaltar lo nues­tro, lo sentido, lo sufrido, lo callado, en el incomparable marco de la noche andaluza. 

Patrocinada por el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre y con la organización de la Peña Flamenca Torre del Cante, se celebró el día 23 de Junio de 1984, la XI Torre del Cante, en el Campo Municipal de Deportes.

El cartel del Festival estaba compuesto por: 

Al cante:

Fosforito
El Lebrijano

Menese

El Cabrero
Calixto Sánchez

Manolo Mairena
Naranjito de Triana

Juanito Villar

Luis de Córdoba

Rafael Ordóñez

Antonio Fuente 

Al toque:

Paco Cepero
Enrique de Melchor
Manolo Domingo
 

Al baile:

Concha Calero
Grupo de baila de la Peña Flamenca “Torre del Cante”
 

Presentan:

Gonzalo Rojo
Pepe Sollo

Continuando con las palabras de Antonio Machado, decía sobre el cante “Jondo”: 

‘Yo meditaba absorto, devanado
los hilos del hastío y la tristeza,
cuando llegó a mi oído,
por la ventana de mi estancia,
abierta a una caliente noche de verano,
el plañir de una copla soñolienta,
quebrada por los trémolos sombríos
de las músicas magas de mi tierra.

era el amor, como una roja llama...

 Nerviosa mano en la vibrante cuerda
ponía un largo suspirar de oro,
que se trocaba en surtidor de estrellas-

 .
..Y era la muerte, al hombro la cuchilla,
el paso largo, torva y esquelética,

-
Tal cuando yo era niño la soñaba-
Y en la guitarra, resonante y trémula,
la brusca mano, al golpear, fingía
el reposar de un ataúd en tierra.
Y era el plañido solitario el soplo
que el polvo barre y la ceniza avienta.”
 

La Torre del Cante de 1984, se vio realzada con la visita que realizó nuestro insigne escritor y poeta Antonio Gala.