Pueblo residencial o pueblo minero

J.Morales.25.01.04. A estas alturas todos tenemos claro que no es coherente la coexistencia de éstas dos actividades humanas en una misma zona. El pueblo de Alhaurín y sus administradores (Ayuntamiento) han optado por convertirse en una zona residencial y ésta es la principal actividad económica, y la que genera los recursos, y puestos de trabajo. 

 
Por tanto, y aunque las canteras fueran "regularizadas" (palabra que se está utilizando ahora para decir legalizar la ilegalidad),  deberían ser trasladadas a otras zonas donde: no afecten a poblaciones ni a lugares de interés ecológico y paisajístico, y pudieran beneficiar a otros colectivos que no tengan otras alternativas económicas. 
 
Es penoso que un trabajador representante legal de otros trabajadores escriba públicamente en contra de una LEY que dice que las actividades molestas e insalubres no pueden estar a menos de 2 kms. de cualquier núcleo de población, con el infantil argumento de que "las canteras estaban antes que las casas".  Las canteras están avanzando en su destrucción mucho más que las casas. Las factorías de Campsa y otras,  las vaquerías que antiguamente se veían en los barrios de Málaga, etc. todas esas actividades han tenido que marcharse lejos de las poblaciones y estaban antes que las casas. 
 
En 2001 el equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Alhaurín, aprobó una moción donde se indican claramente todos los problemas que ocasionan las canteras a ésta población, y la necesidad del traslado de las explotaciones fuera de Alhaurín en un plazo de entre tres y cinco años.  Pues bien, ya han pasado 3 años y lo único que ha conseguido con su famosa mesa de canteras es una carretera de circunvalación para poder explotar la sierra más y mejor.