logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Hemeroteca Todas las carpetas •8 usuarios en línea • Sábado 6 de Marzo de 2021
banner
Escuela pública, ¿escuela desconcertada? (3)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 16.01.21 
Sabemos, desde hace bastante tiempo, que en septiembre de 1976, el profesor José Luis López Aranguren, catedrático de la Universidad Complutense, se reincorporó a la cátedra de Ética y Socilogía, después de once largos años de haber sufrido su expulsión de la Universidad por la dictatorial represión franquista. Como no hay uno sin tres, en este caso, también habían sido expulsados de la Universidad los profesores  Tierno Galván y García Calvo. Eran tiempos en que se penalizaba la libertad no solo académica, sino la libertad simple y llanamente considerada por muchos en aquellos años “de plomo”, por lo menos por el color de los nubarrones que se cernían sobre una simple, saludable, necesaria y honesta defensa de la libertad, no como ahora. Es que nuestras manifestaciones en favor de la libertad tenían que ir calzadas con “tenis”, para poder salir corriendo, como nos pasó un día que tuvimos que subirnos a toda prisa al malecón del Guadalmedina, pasado el puente alemán, cuando apareció la pasma por la Avenida de La Rosaleda.
La libertad que nos jugábamos entonces era un derecho y no un capricho de españoles como los que ahora piden libertad desde sus lujosas carrocerías y limusinas, con sus zapatitos de fino tacón y con sus festivos cuellos enjaezados de brillantes. Lo que suele pasar es que ni estos españoles ni su feligresía (nostálgicos del imperio del pensamiento único) se han molestado en darle un repaso a la Constitución que en el 78 detestaban y ahora defienden, aunque, al parecer, la Constitución sigue en reposo o al menos con cierta rigidez cadavérica para ellos en algunos de sus artículos.
Nuestra escuela pública está desconcertada, porque en otras escuelas se defienden términos de la Constitución que no aparecen ni por asomo ni por equivocación. Nos explicamos, porque se ha invertido el tema del derecho a la elección de centros, que no existe en el artículo 27, y que ha sido revestido de una privilegiada justificación  para la elección  del alumnado por muchos centros concertados y privados. Millones de alumnos no pueden elegir centros, porque ni en sus localidades ni cerca de ellas hay centros distintos de los públicos, cuando la Constitución confirma que tienen derecho a una educación de calidad para todos y no a un centro privilegiado hasta ideológicamente.
Nuestra escuela pública está deconcertada, porque, como decía el profesor Aranguren, “la  sociología y la ética van detrás de la praxis para comprenderla y criticarla..., no para bendecirla como hace la ética conservadora” para que perduren solo los privilegios y no los derechos de todos (entiéndase: de todos). Y Aranguren nos lo explicaba diciéndonos que “sólo  Karl Marx llevó a cabo la tarea sincrónica de interpretar el mundo y, a la vez, transformarlo”.
Nuestra escuela pública está desconcertada, porque acoge al alumnado menos favorecido cultural, económica y socialmente y, salvo honrosas excepciones que nos merecen todo nuestro apoyo, respeto   y reconocimiento, la concertada y privada sigue siendo tan elitista como  siempre.
Nuestra escuela pública está desconcertada, porque es la única que tiene la obligación de llegar a las zonas, pueblos y rincones más difíciles, incluso geográficamente, tan alejados de zonas urbanas.
Nuestra escuela pública está deconcertada, porque es consciente de que con fondos públicos no se dé una formación y educación ciudadana para todos, sino que se concede favor al adoctrinamiento, que,  como nos decía el astrólogo Rafael Lafuente en el 1972, “es la falacia deformadora de una visión clara y veraz..., porque la verdadera educación...estriba en formar caracteres auténticos... capaces de  salvarse o condenarse ante la propia conciencia”.
Nuestra escuela pública está desconcertada, porque sabe que el franquismo cerró escuelas populares que había creado la II República, dio al traste con la Institución Libre de Enseñanza y empobreció la educación de todos y a los maestros de todos (sin contar los perseguidos), además de echar mano para atender algunas escuelas a sargentos chusqueros de la guerra y a “idóneos”, que todavía no habían acabado la carrera de Magisterio, hasta avanzados los años sesenta (ojo al parche, porque hay personas que ven poco o no han visto nada) en la enseñanza privada también o sobre todo.
El transporte público tiene que estar al servicio de todos los ciudadanos (cuestión que también está fallando ahora) y, si alguien quiere un transporte especial tiene que pagárselo aparte, igual que sus manifestaciones especiales, con globos llenos de aire y con extemporáneos gritos de libertad que proclaman solo para sus privilegios y caprichos; o sea, una libertad depurada y depuradora.
josemª       
Esta noticia ha recibido 726 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998