Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •34 usuarios en línea • Jueves 26 de Noviembre de 2020
Molino de papel
“El Mono de Átala” 

Cuentos y relatos globales. 25.10.20 
Escribe Walter E. Pimienta Jiménez.- Había una vez un pueblito, muy diferente a este, ni muy grande ni muy pequeño, y donde todas las personas que allí vivían se querían mucho, eran amables y compartían todo lo que tenían:  la yuca, las mazorcas, las papayas, el guandú, los frijoles, el queso, la mantequilla, los bollos, los huevos de gallina, los animales de caza y nadie se costaba sin haber comido. Ah… y que cuando alguno de ellos se enfermaba, los demás lo visitaban y le llevan un pollo pelongo de tres meses para que se lo hicieran en caldo y se recuperara…y se apoyaban unos a otros y como la ropa lavada la ponían a sol para que se secara, cuando venía la lluvia, a gritos de: ¡Recojan la ropa que se les va a mojá! Le advertían de buena voluntad a otros En ese mismo pueblito, las niñas practicando para mujercitas, iban a las casas vecinas y con un “déjame lávate los platos y bárrete la casa”, jugaban a ser adultas y se sonreían cuando el hijo de la colindante, enamoradito y en agradecimiento, les picaba el ojo…
En aquel pueblecito, muy diferente a este, cuando una persona fallecía, todos iban al funeral: las mujeres de vestido negro y los hombres de camisa blanca y de pantalón de dril color gris, zapatos negros, sombrero de tartarita y paragua también negro por si llovía. Y los carpinteros, cuando era un niño o niña el que moría, pintado de blanco y con cintas moradas, le regalaban el cajón al angelito que se iba… y los albañiles le realizaban con ladrillos recogidos y cemento comprado por libras, el sepulcro…  Allí se vivía del amor, de la generosidad y de la solidaridad. Y sin alcalde y sin policía y sin ladrones…
En ese pueblito, muy diferente a este, los campesinos, en comunidad limpiaban los caminos y juntos desmontaban la misma tierra y la sembraban y la cuidaban porque el pan que la labranza les daba era de todos.  De todos era la auyama, de todos los ajíes, de todos los tomates y de todos el “llévale a Tomás Alfonso estos limones que me pidió y dile que mañana le consigo los plátanos” …
Y en ese mismo pueblito, muy diferente a este, la vida se valoraba y se enseñaban en la escuela cosas buenas a los niños y los domingos, todos, en la plaza, cantaban, danzaban y ayudaban a pintar de mil colores las casas de sus amigos y los viejos platicaban sus fábulas de cuando jugaban    fútbol y   dizque metían goles olímpicos…y nadando se cruzaban los jagueyes y pozas más grandes y profundas y corriendo hacían los cien metros planos en tres segundos sin caerse…Y los niños competían cogiendo caballitos del diablo en el aire y mariposas y moscas de fuego llamadas cocuyos…
Y en ese pueblito, muy diferente a este, no faltaba la mujer forzuda que en competencia contra las forzudas de otro pueblo llamado Tubará, se ganó una vez la medalla de oro de las pilanderas pilando sin cansarse veinte pilones de maíz zarazo …Y qué lástima que ya acabe y que no tenga más que decirles porque lo que estaba escribiendo era un cuento…Un cuento donde ya así no es la vida…
Esta noticia ha recibido 1260 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998