Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •3 usuarios en línea • Sábado 28 de Noviembre de 2020
 Exilio  y  diáspora
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.10.20 
Podemos decir que lo que es llover ha llovido casi siempre, pero ya sabemos de sobra que nunca llueve a gusto de todos. Los humanos nos hemos caracterizado por no estar contentos con lo que tenemos ni encontrarnos demasiado a gusto en ningún lugar. Es lo que decía el poeta: “este eterno viaje de no estarnos nunca quietos”. Sin embargo unos nos aguantamos más que otros esperando a que pase el chaparrón. Si son cuatro gotas, esperamos que no sean ni muy gordas ni muy frías.
El exilio no es nunca un plato agradable, pero siempre dependerá de los aderezos con que cuente para ser más tragable. Hay exilios de muchas clases. A diario nos llegan noticias de exilios tremendos que están soportando muchos humanos compañeros de viaje. Nos parece que nos estamos pasando de la raya y cada vez estamos construyendo más fronteras y más muros para las personas. Los exilios desesperados y desesperantes no deberían tener ningún lugar y menos acotado, como hemos podido ver en los medios.
Hay exilios interiores, que apenas son visibles, pero que llevan su carga de dolor. Dolor que duele con miedo añadido a perder hasta la vida. Hay exilios dorados, tan voluntarios, que llamarlos exilios no pasa de ser una ironía, ya que nos suenan más a capricho que a desarraigo, más a viaje de placer que a condena.
En este mundo tan edulcorado de noticias amables para que no se nos amargue la existencia, los medios nos traen partes que nos informan de los españoles y de los andaluces que hacen su vida por el mundo, así como de extranjeros que se nos han venido a vivir con nosotros porque se sienten bien en esta edénica piel de toro. Esta mirada agradable de exilios exitosos no tiene nada que ver con la cara oculta de las penurias  de quienes no pueden ni volver, porque “el dorado” no tenía certificado de calidad. Cara oculta como la de la Luna, que no deja de estar ahí, ante nosotros extasiados, por más vueltas y más vueltas que nos siga dando y con la tristeza de una foto que se ha hecho fija sin una garantía de fácil retorno.
Estamos viendo que exilio a exilio se teje el paño de la diáspora y que el mundo se nos ha quedado pequeño, porque ya nos podemos comunicar y mover como nunca habíamos soñado. Sin embargo, no todos han tenido tanta suerte como la que tuvieron los históricos indianos.
Es hoy, en el siglo XXI, cuando estamos viendo que los caminos que Europa y su Comunidad había construido para colonizar, explotar, expropiar, esclavizar...han quedado abiertos para la salida de las personas que han quedado sin sus riquezas, sin su sustento, sin su presente y sin su futuro, si siguen viviendo donde fueron descubiertos, porque la apropiación indebida y rapaz del capitalismo los enajenó hasta de sus tradiciones. Sin embargo, los caminos se volvieron asimétricos, pues siguen siendo fáciles de transitar para los europeos, pero imposibles para los desposeídos.
Hoy arde el mundo por los cuatro costados y no solo por los efectos devastadores del cambio climático que está devorando masas ingentes de territorios forestales, sino que el fuego puede acabar, como hemos podido ver, con extensos campamentos de refugiados, como el reciente de Moria.
El fuego, que no tiene nada de sagrado, de la guerra también amenaza con no extinguirse y lanzar a infinidad de criaturas, fuera de sus tierras y países y que cada día, en mayor número, se lanzan a lo desconocido, porque la vida que conocen y que le han dejado ya no les sirve y les empuja a otros horizontes totalmente desconocidos.
Ante este panorama que tan profundamente hiere nuestros ojos, los medios nos distraen con un exilio dorado y emérito, como si fuera lo más hiriente que nos podría afectar, cuando nadie ha forzado a nadie a dejar ni su casa ni su país. Por si fuera poco, resuelto el problema del paradero y agotadas de cansancio tantas dudas, ahora nos vienen con el regreso, que no tiene nada de emérito, para tenernos entretenidos  hasta que llegue la Navidad.
Por lo visto, seguimos muy bien abastecidos por frivolidades que nos hacen pasar de los problemas que verdaderamente importan, porque tarde o temprano nos pueden rodear y de cerca, aunque el alma se nos vuelva de corcho para solo poder salir a flote en la riada.
josemª  
Esta noticia ha recibido 398 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998