Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •16 usuarios en línea • Martes 14 de Julio de 2020
Hoy, de parto, se murió la Valentina
Cuentos y relatos globales. 31.05.20 
(Dejó 8 perritos huérfanos de un  día  de  nacidos)
Un buen perro nunca muere. Siempre se queda. Camina junto a ti en los días de otoño cuando la escarcha está en los campos y el invierno se acerca. Su cabecita siempre estará en tus manos.
“Valentina”,  “Vale”,  como  te decía, no  quiso la  vida que estuviera a  tu  lado hoy, en  el  día  de tu  partida. No lo quiso…No  te  alcanzó la vida para  que me  volvieras a ver y  para yo  abrazarte otra  vez como  el  día que te rescaté del  refugio donde, por  tistes circunstancias familiares, casi  por  un  año,  me  vi precisado a dejarte con  indolentes extraños  que sé  no  te  trataron  bien no  obstante que te mandaba puntuales recursos para  tu sostenimiento.
Mueres,  pero  estás viva…Estás  viva en  mi  corazón  y  en  el  corazón de  quienes  te  conocieron y  te  trataron…Ahora  estás muerta, pero  estás viva  en mi  corazón y yo  en  el  tuyo…Estoy  solo y tu  sola sin mí y  yo  sin  ti…Y  los  dos,  igual solos hasta que en  el  cielo de los humanos y  de los animales, nos  encontremos y  cruzando yo  la  puerta del puente del  arco iris,  grite tu nombre y  tú, ladrando amable, altiva y  agitando  la  cola,  porque me  vas a estar  esperando, en  medio  de  otros  perros  que  también  ladrando te  dirán: “Valentina,  corre,  ves  a ver, llegó  tu  papá,  saltarás de alegría…
En  este  momento “Valentina”,  estoy con  tu  muerte…Yo que quería que  tu hubieses  sido la  perra de  mi vejez hasta la muerte… Yo,  ahora con tu  pasado cuando ya casi  no  tengo casi presente y  el  futuro  es  una  conjetura especulada de lo irreal.
Fuiste “Valentina”,  dueña de  la única riqueza que  te tuve,  la  de mi  corazón y  yo  la del  tuyo;  con eso me  bastaba…
Con  qué alegría, hace  10  años, de chiquita te  recibí en mi  casa. Lo  desordenabas  todo…como  una forma de entrar  en  mi vida y para  que ahora muerta,  tu  recuerdo de mi  memoria no  desaparezca.
Ahora “Valentina”, estás en  mi  pasado; pero más  que en mi  pasado, ahora  vives presente en lo eterno al  dejar en  tu primer  y  único  parto,  ocho huérfanos e  inocentes perritos que  lloran  tu  calor de  madre y  el  olisqueo suave de  tu aliento y el  lamido de  tus  besos y que quisieran encontrar un dueño o  duela buenos que les sustentes pero  quién sabe…
Ahora “Valentina”,  estás en mi  pasado y  en esto  que escribo a tu  memoria,  amiga  regalo  grato  de  la  vida, de dorado  paleo y  de  ojos delineados como  mujer egipcia pintados  de añil…
De  tal  manera me  acostumbré a ti,  a tu  nombre y  a  tus sentimientos…tú siempre a  mi  lado,  siempre  allí echada a mis  pies,  los  que, descalzo,  colocaba en  tu  lomo para  que me los calentaras  cuando sentía  frio en  tanto,  sentado a mi  mesa, algo escribía…la  misma mesa donde  hoy  escribo  de ti y  de  tu  adiós…Y  entonces  recuerdo que  me  mirabas y  guiñándome un  ojo, me  guiñabas el  corazón.
…Tu  cabecita siempre estará en mis manos…
Esta noticia ha recibido 499 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998