logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •10 usuarios en línea • Miércoles 19 de Febrero de 2020
banner
Get Brexit Done
Francisco Miguel Gómez. 23.12.19 
Como habrán leído en otros artículos de la prensa internacional, el Brexit va para adelante. La sensación que tenemos en el Reino Unido es que una gran mayoría de votantes le ha conferido al primer ministro británico, Boris Johnson, el mandato para poner su programa en funcionamiento.
Pero como dicen por aquí, the devil is in the detail (el diablo está en los detalles):
Para empezar, la mayoría de los votantes en el Reino Unido votó por partidos anti-Brexit o a favor de un segundo referéndum. Desafortunadamente, estos partidos no consiguieron ponerse de acuerdo. El partido Laborista no quiso comprometerse y su líder, Jeremy Corbyn, anunció que apoyaría un segundo referéndum después de negociar su propio tratado con la Unión Europea. De esta manera, el partido Laborista creyó que se metía en el bolsillo tanto a los pro- como a los anti- europeos. Sin embargo, consiguió lo contrario: Muchos pro europeos (Remainers) decidieron votar por partidos con una agenda clara en el Brexit, como los Demócratas o los Verdes. Los votantes pro-Brexit (Brexiteers), por otro lado, pensaron que un segundo referéndum podría dar lugar a la cancelación del Brexit, de modo que votaron a los Conservadores.
En el Reino Unido, los MPs (diputados) se eligen por el sistema 'first past the post'. Esto quiere decir que, en cada condado, sólo se elige un representante: el que tenga más votos. Los demás votos no cuentan. Esto tuvo varias consecuencias: los partidos anti-Brexit diluyeron el número de votos en cada condado, perdiendo muchos escaños. En el bando pro-Brexit sólo había dos partidos: Conservadores y Brexit party. Inicialmente, el partido Brexit party anunció que batallaría todos los escaños y acusó al partido Conservador de ofrecer un Brexit diferente (demasiado blando) de lo que los británicos votaron en el referéndum de 2016. Sin embargo, después de una interesante entrevista entre el el presidente americano Donald Trump y líder del Brexit party Nigel Farage en la cadena de radio LBC, éste último ordenó la resignación forzada de la mayoría de los candidatos de su partido. Como consecuencia, el partido Conservador no tuvo competición en las áreas pro-Brexit.

El primer ministro británico ha vendido su brexit como un plan completamente diferente del que su antecesora, Theresa May, había negociado con la Unión Europea. Pero en realidad este Brexit es el mismo. La única diferencia es la manera en la cual se va a implementar: la declaración política, y el llamado 'backstop*', que se ha excluido del texto.

Para los Brexiteers, este Brexit se ha vendido como un nuevo tratado. Para los Remainers, se ha vendido como una manera de acabar con la conversación del Brexit. El slogan del primer ministro “Get Brexit Done” significa, “completar” o “terminar” el Brexit.

Durante la campaña se abordaron otros asuntos, pero ninguno ha tenido tanta atención como el Brexit. Este tratado tiene la ventaja de estabilizar los mercados durante los próximos meses, porque habiendo tratado, hay periodo de transición (acaba al final del 2020). Mi predicción es que este Brexit va a desilusionar a muchos votantes. Los Brexiteers verán que este tratado obliga a las empresas británicas con ámbito internacional a adoptar las medidas de la Unión Europea, pero sin tener el Reino Unido voto para crear o modificar estas medidas. Los que pensaban que este tratado pone fin al Brexit también están equivocados: Las negociaciones y los problemas de territorio con Irlanda son una consecuencia directa del Brexit y, al no haber solución, continuarán durante varios años.
Mi twitter: @Fran_Gomez_1

*Backstop: El backstop fue la respuesta europea a la pregunta formulada por Theresa May sobre la frontera del Reino Unido en Irlanda del Norte.
El Brexit implica dos sistemas completamente diferentes entre el Norte (RU) y el Sur (UE) de la isla, pero estos dos sistemas se han de poner en funcionamiento sin barreras físicas (como especifica el tratado del Good Friday, que puso fin al terrorismo del IRA).
Theresa May no aceptaba que la ley aplicable en Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido fuera diferente tras el Brexit. Esta diferencia podría abrir las puertas a un referéndum sobre la reunificación de Irlanda, y con ello, el Reino Unido perdería este territorio. Con el backstop, el Brexit no podría materializarse hasta que pudiera encontrarse una solución para este problema.
El Brexit que Boris Johnson ofrece, permite que haya una diferencia legislativa entre los dos territorios, de modo que las barreras físicas en la isla irlandesa no son necesarias. A pesar del riesgo que esta decisión implica para la integridad territorial del Reino Unido, el partido Conservador británico ha conseguido una mayoría absoluta en el parlamento británico.
Esta noticia ha recibido 504 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998