logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Viernes 6 de Diciembre de 2019
banner
De la caza a la escuela
"Lucy in the sky with diamons" (1)
Eduardo Saez Maldonado. 18.11.19 
A pesar de ser un país aconfesional, en España se sigue impartiendo doctrina religiosa en la enseñanza pública (por parte de la Iglesia Católica, por cierto). No tengo nada que objetar a que, en centros privados (no en públicos), y una vez impartidas las enseñanzas regladas aprobadas por los gobiernos competentes, se imparta Doctrina Católica. Pero los alumnos deberían haber estudiado previamente el Hecho Religioso, como algo inherente a la especie humana, su importancia histórica en las distintas civilizaciones y la enorme influencia que las distintas religiones y creencias han tenido en la historia universal. Asimismo, los estudiantes deberían conocer en profundidad los fundamentos históricos de origen grecorromano de nuestra organización social y política así como nuestros fundamentos morales de origen judeocristiano. Historia, que no doctrina. Los profesores nombrados por la Iglesia (sin pasar por unas oposiciones que les acrediten como funcionarios docentes) pueden seguir impartiendo, sin embargo, doctrina en las escuelas públicas de forma sorprendente.
Pues bien, lejos de solucionarse este anacronismo, la Junta de Andalucía pretende incluir, siguiendo un criterio similar, la caza en las escuelas públicas (aún no sabemos muy bien cómo) con la clara intención de adoctrinar, también en este aspecto, a los niños:
"se procederá al impulso de un programa de actividades complementarias para la promoción y conocimiento de la actividad cinegética en los colegios en colaboración con la Federación Andaluza de Caza (FAC), que exponga la importancia de la actividad cinegética para el mantenimiento de nuestro medio rural, la conservación de la fauna y los espacios naturales" (2).

Por mucho que, cuando negociaban PP y Ciudadanos para formar gobierno en la Junta, disimulaban como si Vox no tuviera nada que ver, las decisiones como estas demuestran que la influencia de las políticas reaccionarias fueron determinantes en el pacto (oculto) que posibilitó la formación de un gobierno alternativo al PSOE que, aunque llevaba ya mucho tiempo haciendo méritos para salir del gobierno, nos deja a merced de una preocupante deriva claramente neoliberal.

Me comentaba el otro día un amigo docente que, al comentarles a los niños en clase algún detalle anatómico humano relacionándolo con nuestro origen evolutivo dentro de la familia de los primates, se quedaron muy sorprendidos y le preguntaron acerca de Adán y Eva con preocupantes dudas sobre cómo "casar" ambos conceptos. Quizás el profesor de religión no les explicó bien el sentido figurado del Génesis. La evolución biológica es crucial para entender lo que somos y, en este sentido, la caza ha sido sin duda determinante en tanto que fue una parte fundamental del sustento de la línea evolutiva que, a partir de nuestros antepasados del género "Australopitecus", fueron incrementando su ingesta de carne en detrimento de la dieta de origen vegetal lo que, según las hipótesis más aceptadas en la actualidad, posibilitó el desarrollo de la singular inteligencia de nuestra estirpe (3). Es decir, el consumo de carne es inherente a nuestra especie (otro día hablamos de veganismo). Nada que objetar, pues, a que Lucy empezara a cazar hace tres millones de años. La invención de la agricultura y ganadería hace unos 10.000 años empezó a disminuir la dependencia de la caza por parte de nuestras sociedades. No obstante, se mantuvo muy arraigada a lo largo de toda nuestra historia incluso como un complemento necesario de la dieta de muchas poblaciones hasta bien entrado el siglo XX. Hoy día, sin embargo, se ha convertido en una actividad lúdica exclusivamente hasta el punto de que la ley andaluza que la regula (ley 8/2003 de 28 de octubre) define la caza como una "actividad deportiva". Sobre todo esto no habría ninguna objeción que hacer si no fuera porque esta actividad "deportiva" implica el sufrimiento gratuito (y este es el concepto clave) de animales. De hecho según defiende el Catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Málaga, Antonio Diéguez, "Los animales empiezan a ser considerados como bienes de protección jurídica, y esto es algo por lo que todos deberíamos felicitarnos" (4)

Afortunadamente, esta intención del gobierno andaluz de adoctrinar a los niños en favor de la caza, claramente influenciada por VOX, ha sido acogida con gran rechazo por grupos importantes de la sociedad que se resisten a que iniciativas tan reaccionarias y anacrónicas se abran paso (5).

Aducen los defensores de la caza que, gracias a esta actividad, se mantienen en buen estado de conservación grandes superficies de monte que, de otra manera, hubiera sido usada en agricultura u otros usos de mayor impacto. No es falsa esta afirmación, ciertamente. De hecho, y en una línea parecida, el Parque Nacional de Cabañeros fue hasta hace pocos lustros un campo de maniobras militares lo que supuso que este magnífico entorno se mantuviera libre de presiones que alteraran su esencia. Algo parecido pasó con el actual Parque Natural del Estrecho. En ambos casos, sin embargo, se ha procedido protegiendo las zonas de acuerdo con las figuras de protección ambiental en lugar de mantener la actividad militar como excusa de su preservación. ¿Qué tal si empezamos a pensar en medidas de este tipo para los cotos de caza públicos?

Otra de las justificaciones que se esgrimen en defensa de la caza es que esta actividad ayuda a mantener los "equilibrios ecológicos de los ecosistemas". Esta afirmación es ciertamente discutible porque, más allá de que, como se dice habitualmente, se produce una selección "inversa" (es decir, se matan los ejemplares más fuertes, con mejores cuernas etc.), hay otras actuaciones perversas ya que los propietarios de los cotos tienden a gestionar los mismos de forma que la abundancia de las especies cinegéticas sea máxima (incluso haciendo suelta de perdices de granja eventualmente, por ejemplo, cuando la cosa baja) en detrimento de las especies depredadoras que se tratan de controlar e incluso erradicar en muchos cotos. Hace poco, por ejemplo, apareció una hembra de lince acribillada en La Mancha lo que supuso, además, la muerte días después de los cuatro cachorros que intentaba sacar adelante (6). Para mantener los ecosistemas en equilibrio ecológico habría que permitir una autorregulación con depredadores naturales (lince, lobo) en áreas lo suficientemente grandes y exentas de vallados como para permitir un flujo genético continuo entre regiones. La intervención humana de control poblacional, que eventualmente puede ser necesaria, deberíamos tender a que fuera excepcional. No es esto lo que se busca en los cotos de caza pero es hacia lo que deberíamos ir dirigiendo nuestros esfuerzos.

La última de las justificaciones habituales es, como no, la sagrada actividad económica asociada a la caza. También es verdad. Pero es lo de siempre. Si la sociedad decide que una actividad debe abandonarse por injusta, perjudicial o anacrónica (no digamos ya ilegal), los puestos de trabajo no son justificación alguna. Como no lo son los relacionados con la actividad minera del carbón en Asturias, por ejemplo. Para eso están los gobiernos que deben idear alternativas que ofrecer a las personas que se vieran perjudicadas por decisiones de este calado. En este sentido, y por dar ideas, la actividad turística relacionada con el disfrute de la naturaleza, como el simple senderismo pero también otras actividades emergentes como la observación de grandes carnívoros (lobo, oso, lince...), berrea de ciervos, observación de aves (birdwhatching, que se dice ahora) etcétera están proporcionando cada vez más negocio a zonas rurales. La Feria Internacional de Turismo Ornitológico de Monfrague se ha convertido en el segundo certamen más importante de su género en el sur de Europa y la decana de las ferias de su especialidad en España con más de 20.000 participantes en 2017. Una apuesta decidida por proteger grandes áreas conectadas entre sí por pasillos ecológicos (zonas más humanizadas pero que permitan la permeabilidad y los flujos genéticos) es el objetivo al que deberíamos dirigirnos. Esto pasa, necesariamente, por una toma de conciencia de que no podemos estar creciendo eternamente (ni económica ni demográficamente) pues ya nos acercamos a situaciones de colapso ante la escasez de recursos (territorio, minerales, agua), empezando por el cambio climático que tenemos ya encima.

Pero más allá de estas consideraciones, cada vez más pertinentes en mi opinión, el hecho de incluir esta "doctrina" en los colegios con la intención de moldear las mentes de los niños en favor del mantenimiento de actividades como la caza (o los toros) que tienen cada vez más detractores por lo que suponen de causantes de sufrimiento gratuito a animales, es en sí mismo deleznable por lo que supone de intención manipuladora de mentes en edad aún muy moldeable. Y que sea desde la administración pública desde donde se impulse esta iniciativa en lugar de cortar toda ayuda económica pública a estos fines no es admisible. En esta línea hemos leído que Vox pretende que se destinen 2 M€ públicos al fomento de novilladas (7) cuando la posición debería ser declararse, al menos, "aconfesional" y dejar que la evolución normal de los acontecimientos, una vez cerrado el grifo público, fuera poniendo estas costumbres anacrónicas en su sitio que, a medio plazo, es sin duda su extinción.

Nuestra antepasada Lucy no podía más que cazar para completar su dieta; no tenía elección. Nosotros sí.

Eduardo Sáez Maldonado.

(1) Título de una famosa canción de los Beatles que sonaba en la excavación paleontológica dirigida por Johanson cuando descubrieron los restos de una hembra joven de "Australopitecus afarensis" a la que, por ese motivo llamaron "Lucy".

https://www.youtube.com/watch?v=mn9-4x7tmLM

https://es.wikipedia.org/wiki/Lucy

(2) https://www.eltiempohoy.es/latierra/medio-ambiente/lince-iberico-peligro-extincion-caza_18_2833170163.html

(3) https://elpais.com/sociedad/2010/12/21/actualidad/1292886007_850215.html

(4) https://riuma.uma.es/xmlui/bitstream/handle/10630/15372/causa%20de%20los%20animales.pdf?sequence=1&isAllowed=y

(5) https://www.diariodesevilla.es/juzgado_de_guardia/actualidad/caza-escuelas-abogados_0_1403860056.html

(6) https://www.eltiempohoy.es/latierra/medio-ambiente/lince-iberico-peligro-extincion-caza_18_2833170163.html

(7) https://www.diariodesevilla.es/andalucia/enmienda-Vox-Presupuesto-millones-novilladas_0_1409259582.html?utm_source=facebook.com&utm_medium=smm&utm_campaign=noticias
Esta noticia ha recibido 508 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998