logo
banner
Edgar Torronteras en El Pinar: “Tengo el cuerpo lleno de clavos, pero sigo dándolo todo cada vez que me subo a la moto”
Ver imágenes
Colegio El Pinar. 16.10.19 
El piloto catalán, Campeón del Mundo de FreeStyle y medallista olímpico en Deportes Extremos, se reinventa en Málaga con un espectáculo internacional en el que ofrece lo mejor de sus más de dos décadas de carrera deportiva
El también medallista olímpico en Deportes Extremos reivindica en una charla ofrecida ante más de un millar de alumnos, el valor “de la disciplina, el trabajo y el esfuerzo” en la consecución de metas profesionales: “El talento no es más que el punto de partida, pero mantenerse en la elite de cualquier actividad exige constancia y persistencia”.
Con 39 años, casi un cuarto de siglo de carrera profesional a la espalda, una treintena de títulos Nacionales e Internacionales y cuatro medallas en las Olimpiadas de Deporte Extremo (X-Games), el Campeón del Mundo de FreeStyle Edgar Torronteras aún tiene mucho que decir en la disciplina que le ha convertido en toda una leyenda internacional del deporte de las dos ruedas. En una singular charla en formato exhibición y ante más de un millar de alumnos de enseñanzas obligatorias y postobligatorias del Colegio El Pinar, el piloto catalán afincado en Málaga ensalzó el valor del “esfuerzo y la disciplina” en la consecución del éxito profesional en cualquier faceta de la vida. “El talento no es más que el punto de partida, pero mantenerse en la elite exige además mucha constancia y persistencia”, aseguró el también Campeón de España de Motocross, quien tras decenas de lesiones y más de un centenar de caídas fruto del nivel de exigencia en un práctica de alto nivel, añadió en tono distendido que “aunque tenga el cuerpo lleno de clavos, sigo dándolo todo cada vez que me subo a la moto”. 
A lomos de su máquina y también herramienta de trabajo -una Yamaha de 250 centímetros cúbicos con distintas mejoras para adaptarla a esta exigente disciplina- el motociclista, que reside junto a su familia en Alhaurín de la Torre, animó a los niños y niñas de las etapas de Infantil y Primaria, así como a los jóvenes de Secundaria y Bachillerato, a aprovechar las oportunidades que ofrece el sistema educativo actual y a perseverar en su formación; “una preparación” que, según dijo, será clave “hagáis lo que hagáis el día de mañana porque el conocimiento os ayudará a tener una experiencia vital mucho más rica”, a lo que añadió: “Os lo dice alguien que lleva años viajando por todo el mundo y que ha tenido que aprender a relacionarse con gente de muchos países y aprender, casi a la fuerza y por motivos de trabajo, hasta ocho idiomas diferentes”.

“En mi etapa de estudiante, la educación era más rígida. Las horas en clase se hacían largas y todo era muy estático. Ahora las cosas son diferentes y, por lo que veo en mi hija, el colegio es un lugar al que los chavales acuden con ilusión y donde las clases son divertidas. Creo que un elemento que debéis aprovechar a vuestro favor, al igual que el aprendizaje de otras lenguas”, siguió explicando.

A preguntas de los estudiantes, que se interesaron por las características de un deporte extremo como el que él practica, comentó que, “aunque los riesgos siempre están ahí, la experiencia, el entrenamiento y la disciplina ayudan a minimizarlos; si bien es un hecho con el que uno debe aprender a convivir”. Dicho esto, añadió que no se plantea su retirada y que estará subido en una moto "hasta que el cuerpo aguante".

También se refirió al nivel de concentración con el que un deportista de sus características debe encarar cada cita. Ante la cuestión de qué es lo que piensa antes de subirse a la moto, respondió que es fundamental mantener “la cabeza fría, nervios de acero y tratar de tenerlo todo bajo control. Vas a la rampa, aceleras, te lanzas al vacío y una vez en el aire tienes que dejarte llevar por las sensaciones y aplicar lo que has ensayado y practicado mil veces. El objetivo es no fallar y eso es lo que hago en el 99% de las ocasiones”.


Esta es la filosofía con la que emprende su último proyecto que tiene previsto llevar por las principales capitales del país y del circuito internacional –‘Solo Flow FreeStyle’- y para el que ha elegido Málaga como ciudad de arranque en Andalucía. Torronteras ha aprovechado el acto que ha tenido lugar en las instalaciones de la institución académica alhaurina para ofrecer algunos detalles de esta singular performance acrobática de alta exigencia técnica en la que lleva más de un año trabajando y que, según adelantó, sintetiza lo mejor de su carrera: “Es el fruto de toda mi experiencia. Se trata de una iniciativa muy personal, por la que he apostado en solitario y que espero que tenga una gran acogida entre la afición”. El espectáculo, en la que estará acompañado por algunos de los ‘grandes’ de la disciplina -pilotos como Dani Torres, Guillem Navas o Miguel Espada, entre otros- tendrá lugar en el Pabellón Martín Carpena a mediados del próximo mes de noviembre.  

Finalmente y tras una breve exhibición en motocicleta realizando algunas piruetas básicas, quiso despedir el acto animando a los alumnos y a sus familias a no escatimar recursos ni medios en el desarrollo formativo de sus hijos, “pues está claro que la Educación es la mejor inversión en los jóvenes” y, sin duda, “la más importante herencia que les podemos dejar”.

Esta noticia ha recibido 734 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998