logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •7 usuarios en línea • Martes 15 de Octubre de 2019
banner
Relatos de "el Mono de Atala"
-Para  qué escribirlo  si  no  se  ha  vivido-
Cuentos y relatos globales. 11.08.19 
MI PELO  BLANCO
Vivo  en  paz, por eso mi  pelo  es blanco

Un poco más allá de los cuarenta mí pelo se me empezó a poner blanco. Ahora lo está del todo. Al fin y al cabo, lo sería, iba a llegar…me abordaba…
Mi pelo de mono a castaño, se fue un día de vacaciones y nunca más volvió…no quiso regresar. Sus últimas briznas las cortó, con una tijera marca “Barrilito”, Joselito el peluquero del pueblo…
Alguna vez en viaje de Barranquilla a Bogotá, en avión, un puesto después del mío, una señora y su compañera se referían a mi pelo y calculaban mi edad…
El blanco de mi pelo no es para mí una evidencia cruel ni inhumana…es la vida, mi vida pasando en mí, existiendo en mí…algo así como como un cuento de nostalgia…
Me abroché el cinturón jugándome una vez más la existencia, mi existencia de ahora a bordo de un avión que se sabía el secreto de no estrellarse; era aquel el avión más más optimista en el aire cargado de gente que, como yo, llevaba su historia abrochada a un ceñidor, hora en que no se debe pensar en qué edad tiene uno ni los demás…
Mi pelo blanco no me preocupa para nada, no es mi desasosiego…Me miro al espejo y me alegra recordar que en la gallardía de la juventud, fui portero titular del equipo de fútbol de mi barrio tirándome de palo a palo en el límite de goles que no permitía, y entonces por heroísmo mi novia de tal tiempo me regalaba un beso…

Cierro mis ojos y los vuelvo a abrir y allí, allí frente al espejo está mi pelo blanco adoptado a mi edad; no me hace ninguna mella y lo llevo en nombre de mi familia en la profundidad del amor por mis abuelos…
Algo de confiabilidad da a las personas mi pelo blanco, algunos se me acercan y me preguntan la hora…

Mi pelo blanco hace parte de mi personalidad. Yo no lo elegí, fue el destino, el destino que todo lo cambia de color y que pareciera decirme: “disfrútalo”…
El pelo blanco es propio de quienes después de los cincuenta vuelven a los parques y venerables se hacen de nuevo niños y en diciembre son capaces de rayar un triquitraque…y entonces se ríen por su dicha…

Mi pelo blanco hace hablar a otros a mis espaldas a lo mejor preguntándose si aún hago el sexo…a ustedes les dejo también la misma inquietud…

No arremeto mucho contra mi pelo blanco, me lo corto poco, lo considero un acto punitivo. Siento la agresiva tijera del peluquero y en ese momento me hago a la idea de que está podando en mi cabeza una hierba de nieve y me acuerdo igualmente de mis pantaloncitos cortos y de Joselito el peluquero, de hablar pausado hablando una palabra cada tres minutos la una con la otra como explicándose así mismo las virtudes sanitarias del alumbra en su oficio que le divertía...

Contra los de pelo blanco pareciera haber un frente unificado que no nos tolera porque debemos ser obedientes a tintes y otros menjurjes de la televisión donde no muestran a un viejo chupándose un bombón como un niño sino como un “ser” abrumado empujando un caminador que se le vuelve aparato de la vida… ¡Qué desdicha! Y él con ganas de comprarle al de la música de armonio en el parque una papeletica de la suerte sacada por su perico…Y él con ganas de comerse un algodón de azúcar que le pinte de rojo los tres dientes que le quedan sin eludir ningún sentimiento de vergüenza…

Deberían crear la ciudad de “jubilandia” con gente, hombres y mujeres, de pelo blanco viviendo de atardeceres y de amaneceres cabalgando sobre caballitos de palo sin temor a caerse, hombres y mujeres de pelo blanco que se van un día sin decir a dónde se marchan sin despedidas, cumpliendo la promesa de que lo harían porque tenían un camino para irse… el último…
Qué tiránica es la vida cuando algunos ponen a los de pelo blanco a celebrar los cien años y el helado de la fiesta se les derrite en las manos y el canto que le cantan es una estridencia que les hiere el alma…

Deberían crear la ciudad de “jubilandia” con gente de pelo blanco, hombres y mujeres, montados en la montaña rusa después de tiempo, llorando felices porque de ella no se cayeron; capaces de guardar una rana como mascota en los bolsillos, la misma que llevaran a la escuela para sabotear la clase… capaces de batir sin falta la marca de los diez metros planos con sus piernas temblorosas y flacas; capaces de no dejar nada de lo suyo a nadie porque no lo trabajaron; capaces de disfrazarse de monigotes en carnaval; capaces de derribar a un joven con un puñetazo soberano en las narices; capaces de robarle un beso a la mujer que les gusta porque no es ese un beso de mentir, es un beso de sentir…; capaces de ser quienes son rompiendo las normas del “buen juicio”; capaces todavía de llevar en las piernas el ritmo de una cumbia y en el rostro un sonrisa amistosa; capaces de no vivir como un santo si no como un simple mortal…
Esta noticia ha recibido 1448 visitas y ha sido enviada 138 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998