logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Jueves 20 de Junio de 2019
banner
Salsa política
Jose Maria Barrionuevo Gil. 08.06.19 
En principio podemos estar tranquilos, porque no vamos a hablar de sopa boba ni de, ¡por favor!, pesebres. Ya sabemos que hay guisos más escuálidos, más duros, más resecos, más acartonados, más reacios y que no pueden ser tragados. También sabemos que un adobado, un jugoso empanado, un aderezo a la romana, una guarnición (con perdón) ... pueden hacernos más agradable un yantar tan colectivo como se nos ofrece, cada dos por tres, en la vida política.
Las ofertas se nos cuelan por todos sitios ya en la campaña preelectoral, que a veces empiezan sin que se hayan apagados las ascuas de unas anteriores elecciones. Este año ha sido pródigo en atizar los fogones de todos los partidos. Se trataba de mantener el fuego tan divino, para que nadie tuviera que alzarse para robarlo a los cielos, en un asalto sin precedentes, y que los demás dijeran que se estaba jugando sucio. El problema lo hemos tenido en que “las prisas son malas consejeras” y en esta carrera electoral, los candidatos, además de tragar millas, han intentado hacernos tragar máximas, consignas, mantras... y hasta dicterios, en una frenética carrera que ha dejado en ridículo las vertiginosas carreras de los programas televisivos de masterchefs, de chefs y de minichefs.

Con tanta agitación, el personal elector se ha quedado tocado, además de en casa o en la playa, o al menos eso parece, y no ha querido pringarse tanto en las últimas elecciones, porque parecía que ya estaba todo dispuesto y a pedir de boca, cuando la verdad ha sido que, a la larga, ha resultado que la hemos pringado todos. La cocina está que arde, porque ahora hace falta seguir atendiendo los fogones, porque a nadie le viene bien que se pegue la comida o que se nos pueda producir una indigestión. Los chefs están de los nervios y al personal se los come el hambre, mientras espera qué plato se les puede servir. Al final pasará que será imposible que se pueda contentar al personal elector y no elector con el monolítico café para todos.
Ahora resulta que el contenido de las recetas no estaba claro, porque las había de derecha, de más derecha y de extrema derecha. Por otro lado resulta que las recetas de algunos de izquierdas no han sido convenientemente elaboradas y los equipos de cocineros, ahora, se dan cuenta de que hay que saber añadir y sumar adecuadamente los elementos para que en vez de dos salsas siniestras se debía haber podido aderezar una salsa apetitosa y a gusto de todos, o al menos, de la mayoría y, como “se hace camino al andar”, hay que andar con pies de plomo, por no decir pisando huevos, para no meter la pata y que, al final el personal no esté por la labor ni trague.
Un amigo nuestro nos decía, hace años, que “los españoles pensamos bien, pero tarde”. Aunque no siempre nos sometemos al dictamen de la realidad, y puede ser que lo que se piensa tarde tampoco pueda brillar con las luces de los aciertos. A veces, ni a toro pasado, se piensa y no digamos si tampoco se piensa ni a destiempo. Nuestras cabezas, incluidos los cabezas de lista, propalan unos argumentarios que nos dejan patidifusos a veces, porque los ventiladores echan a andar de forma muy automática y nada autocrítica y para eso están los otros, para las responsabilidades.
“Cuentan de un sabio, que un día / tan pobre y mísero estaba, / que sólo se sustentaba / de unas hierbas que cogía. / «¿Habrá otro», entre sí decía, / «más pobre y triste que yo?»
Y cuando el rostro volvió, / halló la respuesta, viendo / que otro sabio iba cogiendo / las hierbas que él arrojó”. (Calderón de la Barca).
Los marrones no son platos exquisitos a lo “marrons glacés”, sino unas viandas (también para el camino político) que se les puede ofrecer y hasta echar a los que van detrás o por debajo, cuando nos encontramos que en el sendero hay “mucho lider” que parece ser “perito en vereas” o cuando se “han pasado tres pueblos” y hay que volver para reorganizar la fiambrera.
Esperemos que lo que se está cocinando en las alturas, esté en manos de chefs inteligentes y que el guiso no se nos eche a perder, porque los votantes y no votantes, los votados y no votados, una vez que la hemos pringado, no nos podemos permitir ni comer las hierbas de sobra ni un “pot pourri” (olla podrida), que no hay quien pueda digerir. Que tampoco nos falte el pan para mojar.
josemª
Esta noticia ha recibido 243 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998