logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Jueves 23 de Mayo de 2019
banner
Ellos eran el tango
El tango es un pensamiento triste que se baila
Cuentos y relatos globales. 20.01.19 
Escribe Walter Pimienta.- Los rincones de la cantina de “la Niña Sara” y los de la “Cantina del “Montecristo”, igual que la siempre concurrida esquina de la casa de Conchita Arteta, en la Calle del Repaso”, no han olvidado todavía que ellos fueron el tango; aquellos sentidos tangos de letras arrabaleras que se metían despacio donde más golpea la vida: en el corazón, en tanto una guitarra y una voz que ningún destino callaba esto decía….”Adiós muchachos, compañeros de mi vida/Barra querida de aquellos tiempos/Me toca a mí hoy emprender la retirada/Debo alejarme de mi buena muchachada/”…Era Argentina en Juan de Acosta interpretada en las voces de “el Niño Quin”; Vicente Rafael Molina Consuegra, “el Filú” y Hernando Pernet, quienes con su….”Tomo y obligo/ mándese un trago/Que hoy necesito el recuerdo matar/Sin un amigo, lejos del pago/Quiero en su pecho mi pena volcar/Beba conmigo y si se empaña/De vez en cuando mi voz al cantar/No es que la llore porque me engaña/Yo sé que un hombre no debe llorar/Si los pastos conversaran”…buscaban en sus cantos una señal de ellos mismos y de Gardel ya muerto del todo pero negándose a morir cantando…¡Adiós, pampa mía! Me voy, me voy a tierras extrañas/Adiós, caminos que he recorrido/Ríos, montes y cañadas/Tapera donde he nacido/Si no volvemos a vernos/Tierra querida/Quiero que sepas/Que al irme dejo la vida/ ¡Adiós!...
…Ellos no conocieron a “Corrientes, calle 8” pero la nostalgia, “cuesta abajo” los llevó hasta ella por caminos llenos de adioses y yo, yo haciendo de cronista que hoy lo cuenta y dice que los tres, los tres ya no están y las cantinas de otros días, tampoco, siendo escenarios ahora de otras cosas muy distintas: mientras ellos, aguardiente en mano, buscaban en el agrado de sus tangos una forma de soñar o de llorar por dentro…

Tuvo en ellos mi pueblo, cantores que cantaron tangos asesinando la noche en este decir…”Hoy que la lluvia/Entristeciendo esta la noche/Y las nubes en derroche/Tristemente veo pasar/Viene a mi mente/La que lejos de mi lado/El cruel destino ha posado/Solo por verme llorar/”… Tangos opuestos al olvido y a la muerte, tangos que escrutaban corazones con el pertrecho de las palabras y la novia que se asomaba a la ventana oyendo…”Acaricia mi ensueño/El suave murmullo/De tu suspirar/Como ríe la vida/Si tus ojos negros/Me quieren mirar/Y si es mío el amparo/De tu risa leve/Que es como un cantar/Ella aquieta mi herida/Todo, todo se olvida/”…

Ellos fueron el tango. Todo se inició con ellos y todo murió con ellos sin sonido de bandoneón en la distancia y, muertos los tres, no hubo más tangos en las calles del pueblo, o hubo un lloroso tango que en la voz de otros, impidiera el olvido del olvido y que, aferrándose a sueño malogrado, buscara en los recovecos del alma otra manera de sentir que dijera tanto como esto: “En un café de céntrica avenida/ bailaba tango suspiraba amor/era de negro como ella se vestía y resaltaba más sus perdición/oh negra vida como te desprecio, tu eres la causa/de todo su baldón /porque tú le ofrendaste el oro en abundancia/porque tú le pintaste de negro el corazón/”…
Tangos domando soledades y ausencias, tangos monólogos de recuerdos, rezos de pecado…Nadie, que yo sepa, cantó más tangos después. Eran aquellos tangos, tangos para llorar a solas, tangos portadores de tristezas y de dolores ocultos en los amores inconfesos, tangos plegarias jamás respondidas…Tangos que se fueron, retrato de Gardel sonriendo en la pared y muriendo de nuevo sin morir en su…”Lejana tierra mía/Bajo tu cielo, bajo tu cielo/Quiero morirme un día/Con tu consuelo/ con tu consuelo/Y oír el canto de oro/De tus campanas que siempre añoro/No sé si al contemplarte al regresar/Sabré reír o llorar/”…

…Ellos fueron el tango, tangos cantado con ganas y con voces que silenciaban conversaciones necias y apagaban pensamientos torcidos…

Ya no hay brindis ni choque de copas en las referidas cantinas y “ el Niño Quin”, “el Filú” y Hernando Pernet sólo son hoy el recuerdo inolvidable de otra vida en la que ellos recorriendo fantasmales por las calles del pueblo, en sus nombres se obstinan a no morir para siempre cantando…”Volver/Con la frente marchita/Las nieves del tiempo/Platearon mi sien/Sentir, que es un soplo la vida/Que veinte años no es nada/Que febril la mirada/Errante en las sombras/Te busca y te nombra/Vivir/Con el alma aferrada/A un dulce recuerdo/Que lloro otra vez/”…certidumbre de voces que aconsejan vivamos hoy como si no hubiese mañana porque, como dice el tango…”es un soplo la vida”…

En el corazón, donde anidan los recuerdos de las cosas más buenas que se fueron, están ellos, ellos que fueron el tango y que permanecen en las aceras ineludibles de la parranda cantando…”Mano a mano”…

Tangos cantados al murmullo de un arrume de hojas secas que en el parque arrastraba el viento; tangos nostálgicos memoria hoy de esta reminiscencia. Tangos de voces alicoradas que dieron vida a la cantina, tango canción con letra de dolor y muerte que nadie puede mandar al carajo…

Eran los tiempos en que el pueblo, en ellos tres, que eran el tango, tuvo cierto sabor a Buenos Aires...” Mi Buenos Aires querido/cuando yo te vuelva a ver/no habrá más penas ni olvido/…viviendo la emoción de amores clandestinos…Pero qué vaina, se murió también la señora cascarrabias y el tango se fue de las esquinas…
Esta noticia ha recibido 1586 visitas y ha sido enviada 61 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998