logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•10 usuarios en línea • Miércoles 16 de Enero de 2019
banner
Ecología y justicia: dos caras de la misma moneda
Eduardo Saez Maldonado. 11.01.19 
La frase que encabeza este escrito está tomada de un interesante artículo de Florent Marcellesi (Eurodiputado de Equo) publicado hace pocas semanas. En dicho escrito, Marcellesi analiza la problemática de los "chalecos amarillos" franceses (con mayor conocimiento de causa que nosotros dado su origen francés) y  me lleva a una reflexión en la que insisto con cierta  frecuencia y que, me consta, se basa en una postura controvertida para un grupo muy importante de los militantes de Equo: la tormentosa relación entre la ecología política y la izquierda.  Para los que no tengan "tiempo" de leer el artículo completo de Marcellesi (1), contextualizo la cita en el mismo:
"...Porque lo que está realmente en cuestión es si utilizamos la transición ecológica para reforzar el statu quo y profundizar las actuales desigualdades o, por el contrario, como una oportunidad para construir una sociedad más justa y deseable con sus enormes beneficios en términos de empleo y salud. Por eso no hay duda, para ganarse a las personas atrapadas en el sistema, la transición ecológica sólo puede ser justa y no dejar a nadie atrás. Ecología y justicia son dos caras de la misma moneda." (1)
Aunque el movimiento denominado Ecología política  tiene un peso relevante en países como Alemania desde hace mucho tiempo, en España, sin embargo, no acaba de despegar. La izquierda tradicional, representada en España en las últimas décadas (y hasta la aparición de Podemos) casi exclusivamente  por Izquierda Unida, trató de englobar postulados ecologistas (IU/ Los Verdes) pero, en general,  sin gran convicción. El transcurso de los años ha ido impregnando a las nuevas generaciones de una mayor sensibilidad por el problema ecológico que está, poco a poco, tomando un peso cada vez mayor en el ideario de las gentes de izquierdas. ¿Y por qué de izquierdas? ¿Por qué los intentos de confluencia política engloban grupos de izquierdas y ecologistas? ¿No puede la derecha ser ecologista?  ¿Están condenados a entenderse?
 
La respuesta se vislumbra en el título de este escrito y en el párrafo del que se ha extraído. El Eurodiputado de Equo, Marcellesi, propone utilizar "... la transición ecológica...como una oportunidad para construir una sociedad más justa..." Ahí está la clave: la justicia ambiental no puede darse sin la justicia social. Pero también, lógicamente, viceversa. La izquierda no es compatible con el sistema capitalista en tanto que injusto y depredador (por eso la socialdemocracia ha ido descafeinándose poco a poco a medida que se sesgaba hacia postulados más neoliberales; esto es: depredadores).  El ecologismo político, por su parte, no es compatible tampoco  con el capitalismo en tanto que depredador e injusto. La justicia está en la base ideológica de ambas corrientes; la olvidada "fraternidad" de la Revolución Francesa (donde todo comenzó) . Lo leíamos recientemente en un escrito de Soler y Esteban (2) :
"...y el socialismo olvidó la fraternidad." 
Ni siquiera el capitalismo es compatible con el futuro de la humanidad, pero en este caso, por causas fundamentalmente termodinámicas (ecológicas al fin).
Lo miremos por donde lo miremos, volvemos a las afirmaciones de Marcellesi "la transición ecológica sólo puede ser justa, y no dejar a nadie atrás". Y si bien hay análisis muy interesantes que sitúan a la ecología política como una vía  (un eje) distinto al de derecha/izquierda y con identidad propia [el propio Marcellesi desarrollaba  este aspecto hace unos años en un interesante escrito (3)], es evidente que la ecología política se ha nutrido de gentes que no aceptan que las diferencias sociales sean inevitables (como hace la derecha), y que no aceptan que el mercado se guíe por criterios de beneficio económico exclusivamente (como hace el neoliberalismo). Se ha nutrido de gentes, pues, provenientes de la izquierda, ya que, en el peor de los casos, les unen muchas más cosas que las que los separan.
Izquierda y Ecología Política están, por tanto, condenadas a entenderse. Y en cuanto la izquierda renuncie definitivamente (como el socialismo renunció al marxismo en su momento) a  su inercia crecentista de siglos y la ecología política acepte que ambas corrientes son dos caras de la misma moneda, la confluencia efectiva será inevitable.
Mientras tanto, seguiremos peleándonos entre nosotros permitiendo que ideologías con aires totalitarios de otra época (que ignoran conceptos como justicia social y ambiental, y que desprecian la libertad, la igualdad y la fraternidad), campen por sus respetos.
 
Eduardo Sáez Maldonado

 
(1)    https://www.eldiario.es/euroblog/Chalecos-amarillos-transicion-ecologica-justa_6_842775754.html
(2)    https://www.eldiario.es/andalucia/enabierto/Andalucia-Frente-odio-esperanza_6_843125724.html
(3)    https://florentmarcellesi.wordpress.com/2013/04/16/es-la-ecologia-politica-de-izquierdas/  
Esta noticia ha recibido 305 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998