logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•14 usuarios en línea • Martes 13 de Noviembre de 2018
banner
La dimisión ecológica
Eduardo Saez Maldonado. 06.09.18 
“…es preferible colocar nuestro dinero aguas arriba … que aguas abajo.” (Nicolas Hulot)

Es verdad que en España es raro que dimita alguien. Y motivos hay a cientos (todos ellos casos aislados, no hay que olvidarlo). No ocurre lo mismo en otros países europeos donde los políticos dimiten cuando se descubre que han plagiado una parte de su tesis doctoral y cosas así (que aquí nos dan la risa). Sin embargo, la reciente dimisión del Ministro de Transición Ecológica francés, Nicolas Hulot, ha resultado muy llamativa porque los motivos aducidos remueven seriamente los fundamentos del sistema socioeconómico que tenemos establecido en Occidente. Ya lo dijo Sarkozy cuando empezó la crisis hace diez años: “debemos refundar el capitalismo”. Nadie hizo ni caso, claro. Ni siquiera él mismo. Y es que hay que reconocerles a los franceses, en cualquier caso, su actitud renovadora desde la misma Revolución Francesa, donde todo comenzó. Sin embargo, la repercusión mediática que ha tenido la dimisión del ministro francés ha sido relativamente escasa a pesar de su enorme trasfondo revolucionario. Veamos.
Hulot es un ecologista clásico muy popular en Francia, donde estuvo a punto de ser el candidato del partido verde a las elecciones de 2012. Aceptó hace un año la propuesta de Macron para encabezar el Ministerio de Transición Ecológica donde chocó con la realidad. De la entrevista (1) en la que anunció su dimisión (y de la que extraigo a continuación algunos párrafos) se deduce un gran desencanto; un reconocimiento a que el problema ambiental es tan global, tan trasversal, tan determinante, que un “simple” ministro se ve desbordado por los intereses a corto plazo que los demás políticos, neoliberales en su mayoría, defienden con convicción cediendo ante las presiones de los poderosos lobbies económicos que, como podemos comprobar una vez más, tienen la sartén por el mango. Y es que Hulot parece haberse dado cuenta de que era un hombre de paja, que lo habían nombrado para pintarse de verde, pero que en el fondo nadie está dispuesto a llevar a cabo las transformaciones que una verdadera “transición ecológica” requiere. Transformaciones que obligan a cambiar el paradigma del (termodinámicamente imposible) crecimiento perpetuo que fundamenta nuestro sistema. Transformaciones que obligan, no ya a refundar el capitalismo, sino a superarlo y construir un sistema que, siendo consciente de los límites físicos del planeta, y desde unas premisas de justicia social y ambiental radicales, siente las bases de un futuro mínimamente esperanzador. Pero como dicen algunos políticos de izquierdas (los que son conscientes de esta situación, que no son todos) anunciar medidas para disminuir nuestra economía y frenar nuestro demencial derroche energético no hace ganar elecciones.
Mientras esta convicción no cale en nuestra sociedad nada cambiará y seguiremos acelerando hasta que el abismo sea tan evidente que la ciudadanía empiece a considerar otras alternativas políticas que sean capaces de plantar cara (o al menos de intentarlo) al sistema. Para entonces, me temo, no será fácil reconducir la situación sin que la sociedad colapse de forma más o menos dramática.
Que uno de los principales ministros de uno de los principales países del mundo no sea capaz de aplicar medidas relevantes para cambiar la política de su país es inquietante y significativo de que llamamos democracia a algo que quizás no lo es. Que son otros distintos de nuestros representantes legítimos los que deciden, y que los criterios de decisión no tienen que ver con el bien común. Y esto es ciertamente aterrador, desalentador y significativo. Y nos recuerda que debemos ser los ciudadanos los que con nuestro voto, pero también con nuestra presión y nuestra participación activa exijamos a nuestros representantes tomar medidas decididas antes de que el capitalismo se nos termine de ir de las manos.
Menos mal que, por lo menos, ya ha empezado la liga.

Extraigo a continuación unas frases de la entrevista en la que el Sr. Hulot anunció su dimisión en una traducción oficiosa encontrada en internet (1).

El planeta se está convirtiendo en una sauna; nuestros recursos naturales se están agotando; la biodiversidad está desapareciendo como la nieve al sol; y esto no está siendo contemplado como el desafío prioritario que es.
…nos estamos dejando la piel en mantener, incluso en reanimar, un modelo económico-mercante que es la culpa de todos estos desastres.

… tengo alguna influencia pero no tengo poder; no tengo los medios.

… y descubrí la presencia de un lobbista, que no estaba invitado a esta reunión, y eso es sintomático de la presencia de los lobbies en los círculos del poder. Y en un momento u otro hemos de poner este problema sobre la mesa, porque es un problema de democracia. ¿Quén tiene el poder? ¿Quién gobierna?.

Pensaba que en este final de verano en que California arde, en que Grecia arde, en que India sufre inundaciones... …Y poco a poco nos acomodamos a la gravedad de lo que sucede; y nos hacemos cómplices de la tragedia que se está gestando.
… no he logrado crear una complicidad de visión con el ministro de la agricultura, siendo así que tenemos una oportunidad absolutamente excepcional de transformar el modelo agrícola. Nos fijamos objetivos pero no tenemos los medios porque con las limitaciones de presupuesto sabemos muy bien por adelantado que los objetivos que nos fijamos no podremos realizarlos.

No hemos comprendido que la causa de nuestros problemas es el modelo dominante de sociedad ¿acaso estamos cuestionando ese modelo?

… Europa sólo ganará en caso de que África también gane. ¿Acaso nos hemos propuesto hacer un contrato de futuro con África? La respuesta es NO. ¿Dónde está la tasa sobre las transacciones financieras que era el mínimo para intentar darle los medios a África de adaptarse, de evolucionar? ¿Acaso no giramos la cara frente al hecho de que una parte de los migrantes que vienen a llamar a las puertas de Europa se ven así por razones climáticas?
… las grandes tendencias se mantienen. No hay un cuestionamiento del modelo agrícola dominante, Sigue buscandose el crecimiento a toda costa. Seguimos sin distinguir lo que tiende a la solución de lo que es parte del problema.
Le voy a poner un ejemplo que le va a parecer anecdótico: nos alegramos de ver salir de Saint Nazaire un gran barco cargado con 50.000 contenedores, lo que es un extraordinario logro tecnológico. ¿Es eso bueno para el Planeta? La respuesta es que no.
¿Nos hemos dado permiso a nosotros mismos para salir un poco de la ortodoxia económica y financiera? ¿acaso hemos llegado a cuestionar la financiación y la especulación que especulan sobre nuestros bienes comunes?

Se podría por ejemplo en la agricultura pasar a un modelo agrícola intesivo en empleo y no intensivo en pesticidas. Aún no hemos considerado seriamente un plan de soberania alimentaria en proteínas vegetales. Una agricultura que no utilice pesticidas es buena para los agricultores incluso desde el punto de vista económico.

Créame que es preferible colocar nuestro dinero aguas arriba donde volverá a caer hacia nosotros que no aguas abajo.

¿Creéis que Europa va a poder vivir rascándose la tripa mientras le hemos infligido al África un cambio climático que ha vuelto sus tierras totalmente estériles?

… llega un momento en que acabas pensando que participas en una especie de "mistificación" [engaño]. Cuando se habla de grandes planes de inversión y que se cuenta que es dinero nuevo, cuando en realidad es dinero reciclado...

… sobre la mesa de un presidente, de un primer ministro, hay tales exigencias sociales, legítimas, tales sufrimientos cotidianos, palpables, que evidentemente el "corto plazo" se adueña de todo.

(1) https://traduccionesinsurgentes.blogspot.com/2018/08/entrevista-de-dimision-de-nicolas-hulot.html?m=1


Eduardo Sáez Maldonado
Esta noticia ha recibido 439 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998