logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Domingo 18 de Agosto de 2019
banner
Brexit para el alhaurino de a pie
Francisco Miguel Gómez. 15.08.18 
Como alhaurino en el extranjero desde el año 2006, y como yo debe haber unos cuantos, esta es una pregunta que a veces se me hacen cuando vengo a visitar familiares y amigos: "¿Cómo va el Brexit?"
Esto era fácil de contestar en los días previos al referéndum, pero ahora me remito a decir simplemente que "fatal" o que “ya se verá”.
Para empezar, dejemos algo claro, ésta es mi opinión y estoy seguro de que hay muchas otras, pero como nadie tiene una bola de cristal que funcione, mi opinión va a ser tan válida como la de cualquier otro.
El referéndum se batalló desde varios frentes, siendo los más importantes la soberanía y la inmigración. Pero cuando ves que el argumento de soberanía no tiene ni pies ni cabeza, te das cuenta de que el referéndum se batalló en inmigración nada más. Lo de la soberanía es una excusa para que no se te vea el plumero xenófobo.
Los que defienden que las leyes se deben votar en el Parlamento de su país sin influencia extranjera (es decir, en Londres y no Bruselas), no entienden que para hacer negocios con tus vecinos hay tanto que dar como recibir. Bueno, no entienden o no quieren entender.
Por ejemplo, cuando el Rioja o el Manchego llegan a los puertos del Reino Unido, ni hay que examinar el producto, ni se incrementa el precio, ni se le puede llamar a ningún otro producto con ese nombre. La UE protege el nombre y pone las reglas de lo que es aceptable y seguro para el consumidor. Y como al Rioja se le protege allí, al queso Stilton se le protege aquí, si es que a alguien le apetece probarlo, vamos.

Y estas reglas, no las hace una autoridad extranjera, las hacen todos los miembros, así que lo de la soberanía es, como dicen aquí, un "red herring" (una distracción).

Por todo ello y mucho más, me queda cada vez más claro que se votó para reducir la inmigración. Y desafortunadamente para el mundo desarrollado, se echó mano de la xenofobia y el racismo para llegar a este resultado. ¿Que como lo sé? Pues verán:

En primer lugar, se usaron plataformas como facebook para dirigir anuncios específicos e individuales según los datos de las personas de la plataforma. Por ejemplo, en tu móvil u ordenador, si eres varón de cierta edad, veías un anuncio y si eres mujer, pues veías otro. Según investigaciones llevadas a cabo por algunos periodistas de investigación, entre los que destaca Carole Cadwalladr, se hicieron análisis psicológicos de los datos obtenidos en esta plataforma para ver cómo controlar la opinión general; apelando a las emociones más íntimas, y a veces, a las más oscuras.

Mucha publicidad iba de la mano de la posibilidad de que Turquía pudiera entrar en la Unión. Esta anexión causaría que millones de turcos pudieran tener acceso a la NHS (la Seguridad Social británica), con lo que los médicos y hospitales se colapsarían. Lo que no se publicaba es que, si algunos turcos entraran en el Reino Unido, para residir en el país legalmente, tendrían que trabajar (por lo que contribuirían) o pagarse seguro médico.

Otros anuncios destacaban que la inmigración masiva estaba reduciendo salarios y aumentando la crisis que sufren los jóvenes autóctonos para entrar en el mercado inmobiliario y poder pagarse su propia casa. Por otro lado, en ningún momento se comentaba que los inmigrantes pagaban a las arcas del estado desde el primer día de entrada al país: En primer lugar, como consumidores, porque todo el mundo tiene que comer y vivir, y con ello se paga VAT (IVA); y en segundo lugar, porque en el Reino Unido los impuestos se descuentan del salario del trabajador antes de que este lo reciba. Todos estos ingresos, que algunos periódicos estimaron de unos 20 mil millones de libras anuales, podrían haberse empleado en infraestructura y en mejorar las condiciones tanto de los británicos como de los inmigrantes.

De una manera o de otra, los últimos indicios apuntan a que los defensores extremos del Brexit prefieren perder acceso al mercado único, al arancel común europeo (con todo el impacto económico que esto conlleva) y hasta poner en peligro la paz en el norte de Irlanda con tal de que el movimiento libre de europeos en el Reino Unido se termine. E incluso están preparados para aceptar que ellos mismos perderán este derecho de acceso al resto de países de la UE.

No me iré sin destacar lo que muchos de los defensores de esta política esperaban (y aún esperan), y es que este fuera el principio del fin de la UE, y es obvio que tanto Rusia como los Estados Unidos se beneficiarían de que está potencia global perdiera fuerza.

La interferencia de los actuales gobiernos de estos dos países en el proceso del brexit se ve cada vez más clara. No hay más que ver el apoyo incondicional que la empresa estatal RT (Rusia Today) le prestó a la campaña en su momento. Y más recientemente, la solidaridad que tanto Trump como Steve Bannon muestran con los diputados del partido conservador británico Boris Johnson y Jacob Rees-Mogg. Estos dos últimos son muy críticos de la forma de gobernar de la primera ministra Theresa May, especialmente por intentar mediar una solución que satisfaga tanto a los pros como a los anti Brexit. En vez de apoyar una política de consenso, estos dos individuos están posicionándose como sucesores de Theresa, criticando a su propio partido por no ser lo suficientemente duro en su gestión del brexit.

El 23 de junio de 2016 el Reino Unido decidió la salida de la Unión Europea por referéndum con un 51.9% del voto. El 29 marzo de 2019 habrán pasado dos años de la aplicación del artículo 50, el periodo que se estipula para negociar la salida.
Todavía no hay acuerdo.

Francisco Miguel Gómez Villasclaras
(Franmi)
Esta noticia ha recibido 904 visitas y ha sido enviada 6 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998