logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•5 usuarios en línea • Jueves 13 de Diciembre de 2018
banner
Una manada de despropósitos
(Religión aparte XLIX)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.08.18 
Llevamos tiempo sin tocar temas, que de vez en cuando nos salen al encuentro por los medios de comunicación. Resulta que en nuestra piel de toro hay demasiada memoria histórica de temas religiosos que, a veces, se nos contagian con los humanos y hasta con los políticos. Dejando en sus preferentes lugares  a la libertad de expresión, nos cuesta tener que empañar las visiones de una España democrática con lo que se le pueda ocurrir a un prelado. Todo el mundo tiene derecho a exponer lo que piensa, ya sea sobre “el mundanal ruido” o sobre “el vano dedo señalado”. Sin embargo, está el ambiente cargado de una pólvora no mojada y con los calores pueden saltar las chispas. Por todos sitios saltan los anatemas y la gente, los medios, se  rasga las vestiduras. Incluso en las redes hemos podido advertir algún que otro anatema sobre el Papa Francisco y todo porque hay quien pontifica de tal manera que no se salva ni el mismísimo Pontífice. Con todos nuestros respetos, los obispos y sacerdotes pueden decir lo que crean y quieran; es su derecho. Sobre todo, si lo dicen ante una feligresía que les sigue por ahora y que quizá no les abandone nunca. Otro asunto es lo que los demás podamos opinar y es aquí precisamente, donde viene el derecho a decirlo. Ahora bien, hay muchas maneras de decir las cosas, sobre todo, en esta España que se considera no confesional, aunque las ínfulas de la inmarcesible (es un decir) religión adornen ciertas mentes. Ya va siendo hora de que la religión quede aparte y no nos mezcle los argumentos con consideraciones lógicas que están lejos de avalar tantos principios ("petitio principii"). No es un buen proceder desarrollar un argumento a partir de supuestos mal fundados.
    Podemos ver por ello que el fallo está, según nuestra sencilla opinión, en que en el siglo XXI, al menos, ya no nos pueden soltar un discurso que tiene muchísimos aspectos, que no son solo religiosos. Vamos avanzando y hasta el universo se expande y toma sus nuevas distancias. Un prelado tiene una excepcional preparación, porque, si no, no habría llegado a serlo. Eso sí, entiende mucho de Dios y de su Santa Iglesia. Sin embargo todo esto no le da ningún respaldo para mezclar argumentos de tipo psicológico, antropológico, social... ya que la confusión puede estar servida más pronto que tarde. Hubo tiempos en que hasta a la Filosofía se le llamaba “ancilla Theologiae”.
    Consideramos que es un arte el poner del revés un traje, auque sea a medida. El problema está en que pueden quedar a la vista los hilvanes, las costuras, las entretelas, los dobladillos, los pespuntes descuidados...  Así pasa también con los argumentos que se ponen del revés.
    En el verano del 74, unos amigos fuimos a Italia y en la misma Roma, junto al Vaticano, había una farmacia con una tragaperras en la puerta que ofrecía tres “profilassi” (profilácticos) por una moneda de cien liras, mientras que aquí en las farmacias te podían decir que “no lo trabajaban”.
    Ya llevamos un tiempecito hablando de “La Manada” (no piara), tristemente famosa, que nos está sonrojando a todos los mortales por culpa de unos vivos. En todo lo que se ha contado no han sido los condones (que no se han mencionado) “los causantes de la falta de respeto hacia la mujer”, como ha dicho alguien, sino el machismo salvaje, fruto del patriarcado dominante desde el arranque del Génesis. Tampoco ha sido “la busca” de la chica, sino la “valentía” de los chicos que tienen que ir de cinco en cinco, para poder llevar a cabo sus deplorables hazañas. Incluso algunos de ellos eran defensores de la ciudadanía, de las mujeres y los hombres, que no de la Patria.
    No tenemos por qué “temer que el hombre, habituándose al uso de las prácticas anticonceptivas, acabase por perder el respeto a la mujer", ya que está claro que es, precisamente, la falta de respeto a la mujer la que hace que “los hombres la puedan utilizar como un simple instrumento de goce egoísta y no como compañera respetada y amada".
    Tampoco "La malicia de la anticoncepción ha llevado tras de ella el deterioro moral que hemos podido verificar en torno a la sexualidad humana, en torno al matrimonio, las familias y las ideologías que han surgido". Podemos hasta pensar que es, más bien, el deterioro moral, que viene de la mano de la corrupción política la que nos ha hecho oir  aquello de “un volquete de putas”.
    Todo el mundo tiene derecho a forjarse sus propósitos, a tender a mejorar su vida y la de los demás; pero también todo el mundo debe tener muchísimo cuidado en inflar las velas con una ventolera o manada de despropósitos, que nos pueden hacer naufragar ideológica o mediáticamente.
josemª                                                                                                        
Esta noticia ha recibido 352 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998