logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•3 usuarios en línea • Miércoles 14 de Noviembre de 2018
banner

Vivir viendo -Textos agradables-
La vida no es un problema para ser resuelto, es un misterio para ser vivido

Duerme poco, no es tan malo

Cuentos y relatos globales. 17.06.18 
Escribe; Walter E. Pimienta Jiménez.- Duerme poco, no es tan malo.  Se madrugador; tiene una gran ventaja: te rinde el tiempo. Lo de pasar ocho horas entre las sábanas, a mí no me funciona bien, es por eso que mi señora me dice: “Pareces un búho…, mientras ella se droga de sueño… Por ahí leí que no es la cantidad de sueño lo que importa sino la calidad de este.
Ya en pie, entre las cuatro y las seis de la mañana, en la oscuridad que precede al alba, no sabes de lo que te pierdes: de las últimas estrellas de la noche danzándole al sol para que  a este no se le olvide su trabajo; del prado húmedo rozando tus pies que ahora no viven la crisis de tus zapatos apretados sino el descanso amplio de tus pantuflas caseras…, y en mi caso particular, mientras escribo, de la graciosa escena de ver a mi perra  labrador tendida a mis pies, gimiendo dormida, soñando a lo mejor con el último hueso que ayer se comió.
Levantarme temprano es para mí un acto compulsivo; bajo los pies de la cama, calzo mis pantuflas al tanteo, voy a la cocina en busca de una fruta que me como en ayunas y, luego, a mi medida,   me hago un café cargado y vital mientras afuera, en las copas de los árboles, una repetido trino de pájaros, sin negarme el canto, me dan los buenos días.
No censuro a quienes se levantan tarde. Ya les conozco la respuesta que dan a quienes les preguntan sobre el caso: “ es mi reloj  biológico el que me gobierna”, explicación que a mí como anti madrugador me parece errónea y sospechosa, aliada con la pereza y muy propia de los roncadores irredentos…, bueno, cada cual es dueño de su propia burla… como yo de  la mía que hago que los demás, al criticarme porque me parezco a un búho, para  que se pongan verde de la envidia, les contesto: Al que madruga Dios le ayuda…
Lo de ser madrugador por hábito, me viene de niño. A las cinco de la mañana, en cumplimiento de mi diario ritual, tenía que salir corriendo a buscar la vaca que mi papá nos ordeñaba para la leche del desayuno y así llegar sin falta a la escuela. El generoso animal, exhalando el olor del pasto que digirió en la noche, me esperaba fiel en la puerta del terreno donde por las tardes la encerraba y, en el crepúsculo matutino, contemplando difusa su figura, con un mugido suave por saludo, tomaba el camino a casa llevando en su repleta ubre, en forma de tibia leche, la fuente de la existencia de un Dios viviente…Mientras tanto yo, detrás, le cantaba una canción de arriero que no existía en el mundo…
Hoy, a mis sesenta y cinco, sólo recuerdo aquello… y a esa hora, leo libros que ya he leído y que me cuentan algo que nadie me ha contado, pero que no es nuevo para mí. Y, desde luego, escribo, escribo todos los días. De madrugada es cuando mejor se escribe (pienso yo), sobre cualquier insignificancia como esta, tratando de decir todo antes de que el sol me gane y entonces me vuelva una persona reservada practicando a mi modo el arte ir vivir viviendo.
…¿Qué sobre qué escribo? Anécdotas, confidencias; con letra pobre de buena caligrafía, llevado por la emoción de escribir acaso algo sensato, ojalá con un poco de sabiduría y de razón, ordenando los recuerdos del alma, creyendo que al divulgarlos supongan la verdad, la justicia, la templanza y las virtudes, auxiliado por algunas experiencias y las buenas intenciones…Entonces quiero decirlo todo y lo expreso a mi modo y a la espera de que por mi ventana un sol soñoliento al que le gano cada mañana, me pida un café de mi cafetera y en su lenguaje cifrado de calor me diga: “Buenos días… qué frío hace hoy”…
…Y entonces, ahora sí, con la luz del nuevo día, en la extraña comarca donde vivo, el tiempo toma forma en la cara de un reloj y toman también forma los objetos familiares que me rodean y adquieren  la vida para la que fueron hechos y, en tal caso, el pocillo es el pocillo, el vaso es el vaso, la mesa es la mesa y todo tiene el propósito de servir; todo ello en medio de un silencio ensordecedor que me hace encender mi pequeño radio con sus programas de la dicha y la desdicha,  asunto que no va con los madrugadores  como yo; expertos en vivir a nuestro propio ritmo y por lo tanto cambio el dial y sintonizo música del ayer para liquidar el presente con un bolero de Bienvenido Granda o una balada de Piero que canturreo y diluyo en los recuerdos…
De pronto ya es de día; el reloj que tengo en mi cuarto en la mesita de noche, con su tic tac y sus números romanos no dan la hora sino que la gritan, porque las verdades se gritan, y marca las 6 y el mundo empieza ( no la vida), la gente se baña a las volandas, se mira al espejo y se prepara para no vivir mientras yo, con otro pocillo de café en la mano, aún le  robo al cielo la última estrella que no quiere irse y que me hace compañía.
Mi perra, entretanto, sigue soñando o sueña que sueña con su futuro hueso y mañana, mañana otra vez madrugo para vivir viviendo.
Esta noticia ha recibido 1624 visitas y ha sido enviada 58 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998