logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•14 usuarios en línea • Miércoles 21 de Noviembre de 2018
banner

De un perro casi humano…
“Coffee”, (un perro dulce, un dulce perro…)

Cuentos y relatos globales. 06.05.18 
'El perro es el único ser en el mundo que te amará más de lo que él se ama a sí mismo' (John Billings).
Escribe; Walter E: Pimienta Jiménez.-
Esta mañana (jueves 19 de abril de 2018), me enteré de la muerte de “Coffee”, la fiel y cariñosa mascota por 17 años de Jesús, de mi cuñada Ludís; y “el pechiche” de Mónica y Javier, sus hijos y mis sobrinos… Lo habían llevado en la noche del miércoles, en muy malas condiciones, a la veterinaria de la familia después de tres días de no querer comer. Elsa, la profesional del caso, al verlo, puso la cara más triste que se le conoce, pues el animalito era hijo de “la Niña” una perra que fuera de ella, de su mamá Cristina y de su papá Omar, quienes después de una cría que aquella tuviese, escogido entre los más bonitos, se lo regalaron a mi hermano.
…Y ocurrió que con nudo en la garganta y una lágrima de dolor del alma, diciendo: “ ya nada se puede hacer”, humanamente y contra el suplicio que el animal en ese instante sentiría, Elsa, para evitarle más sufrimiento, con los ojos cerrados, le aplicó la eutanasia…

…Y dirá la historia del “perruno ciudadano” que Coffee, el mismo que siempre fuera considerado por sus amigos de la cuadra como “un buen vecino” cuando a la hora de ahuyentar a los ladrones, desde la terraza de su casa públicamente a estos asustaba evadiendo la piedra siniestra que los bandidos, con rabia y a la cabeza le tiraban, y que él en solemne deseo de devolvérselas y no poder hacerlo, con cantaleta de perro valiente y atrevido, vuelto una alarma de cuatro patas, a pesar de lo pequeño que era ponía en evidencia y ya no les ladraba sino que, en cambio, como un agresivo león, les rugía y les rugía… ahora no está, no está porque… se fue al cielo de los perros buenos y nobles… sí, eso, eso dirá su digna y meritoria historia…
“Coffe” no usaba reloj y no obstante esto, era un perro puntual, de costumbres sanas, a quien la asistencia de Jesús, su dueño “y padre”, nunca le faltó…Y de mi hermano sabía él más que yo en el mudo lenguaje de su mirada si cuando mirándole dos veces seguidas a la cara, de lo que se trataba era de una urgente necesidad fisiológica o de un caprichoso y vespertino paseo callejero por las calles del barrio para ir a ver a las perritas; y en tal caso, él, dirigiéndose a su amo, como ya quedó indicado, sin avergonzarse de su ahora no secreta exigencia de orinar, ajeno a códigos policivos y similares, en cualquier equina levantaba la pata y meaba, para eso, para que las perritas lo vieran, en la seguridad de que unos metros más adelante, hacía del cuerpo a la exacta hora de hacerlo y que critique quien quiera criticar...Coffee fue disciplinado en ello, de tal modo y precisión que nunca se adelantó ni se retrasó un solo segundo cuando con todos sus ademanes decía: “Pilas, Jesús que me estoy…” . Parecía en esto, un caballero perro que tuviera adentro un invisible reloj de fabricación suiza pero para perros y que así mismo le avisaría cuando se iba morir…
…Pues bien, el caso es que “Cofee” murió, murió sin salir de su casa ni perderse por días como los perros vagabundos porque no era un perro callejero, y por lo preciso y exacto que siempre fue, tal que si le dieran cuerda, no ladrando más allá de lo permitido… y cuidadoso y metódico en ello, no murió ni antes ni después de haber consumido su dieta normal de perro viejo, advirtiendo en su lento masticar que si desayunaba, de pronto no almorzaba ese día de acuerdo con su comprobada puntualidad proverbial…
Pocas horas después de su ultimo día, “Coffe”, el diligente “cachorro viejo ” que fuera el afecto y la predilección mi hermano Jesús, era noticia, noticia de muerte, dejando a sus dueños en el sitio de la catástrofe su última y amorosa mirada de adiós…
“Coffe”, por graciosa ocurrencia de Mónica, tuvo apenas un apelativo lógico para así llamarse…”Coffee”, una cosa tan pequeña y dulce como el caramelo que fue su nombre…
Los perros que en vida conocieron a “Coffee” allá en el barrio Campo Alegre, y que fueran sus amigos, asistirán sin duda a su velación y tomarán del buen café negro que brindan en los velorios y “conversarán” entre ellos a cerca de las extraordinarias cualidades del muerto, de acuerdo con las mejores tradiciones…Y entonces “se le dará cristiana sepultura” y “Coffe” ingresará directo a la nómina de los perros que fueran bautizados con nombres dulces, sobreviente en quienes de pronto, dentro del mundo canino, se llaman o se llamaron: “Azúcar”; “Arequipe”; “Cocá”, “Bombón”; “Arrancamuela”; “Bocadillo”, “Panela”…y “Coffe”… como él; nacido dulce por derecho de bautizo y para dar ejemplo de dulzura, de bondad y de ternura…
Me cuentan que “Coffe”, el domingo anterior, bien temprano, se levantó como de costumbre y que se encontró con su dueño cuando este bajaba las escaleras de su casa procedente del segundo piso, y que en el instante en que el jefe del hogar preparaba sus tortillas de jamón con huevo, de las que como buen padre, sacó un poco para darle a él, el animalito no comió y que desde el umbral de la cocina lo miró con amor avisándole algo… Jesús, como si todo fuera normal, sabiéndole enfermo pero no de muerte, le dijo: “Ven, come”…, pero “Coffee”, sin que en esto hubiese nada anormal, con mirada de perro que habla con los ojos, triste le dijo: “No, no quiero comer. Vine a decirte que me estoy muriendo; es algo así como si uno se fuese a dormir para siempre. No me llores ni me lloren…morir no es ningún inconveniente… Gracias por todo”.
…Y “Coffe”, tres días después murió a la hora en que orinaba y hacía de lo otro como “un hombre perro caballero”…
Adiós “Coffe”…en pocas letras, como las de tu dulce nombre, me despido de ti en el merecimiento ganado porque nada te impidió dedicarte al oficio más edificante de todo noble perro: el de querer, a cambio de nada, a sus amos…

Ver más historias en www.cuentosglobales.es  

Esta noticia ha recibido 1426 visitas y ha sido enviada 21 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998