logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•4 usuarios en línea • Sábado 22 de Septiembre de 2018
banner

Crónicas del otro Macondo -Historias para ganarle al olvido-
Cuando mi mamá cantaba… “En un beso, la vida”

Cuentos y relatos globales. 25.03.18 
Escribe; Walter E. Pimienta Jiménez (del patio).- Así como mi mamá me cantara canciones de cuna cuando yo apenas era un bebé y su repertorio a lo mejor no iba más allá del “duérmete niño/ duérmete tú/ antes que venga el currucuctú” entonado a la sombra de un palo de guayaba que había en el patio de la casa, igual la vi y oí cantar sentidos y llorosos boleros de los de antes…
Cantar siempre formó parte de mi entorno familiar, invariablemente fue así, yo, a esa edad (8 a 9 años), cantaba rancheras… “Cielito lindo”; “La malagueña “; “Corazón de a peso”; mi padre, por su parte, en tono bajo y apenado, tarareaba canciones del “Trio Matamoros”… (“Mamá yo quiero saber de dónde son los cantantes/ que lo encuentro muy galante y los quiero conocer/ con su trova fascinante que me la quiero aprender/”)… y vallenatos de Guillermo Buitrago… (“Este es un bonito cantar, un bonito cantar/ Que dedico a un amigo/Porque lo quiero entusiasmar, lo quiero entusiasmar/Pa' que beba conmigo/No es que lo quiera destacar, lo quiera destacar/ Como algún buen tesoro/Es que para bien parrandear yo no encuentro otro igual /Que a mi compae Heliodoro”); Carmen lo hacía a una muñeca que siempre estaba vestida de azul (“Tengo una muñeca vestida de azul/ zapaticos blancos/delantal de tul/”);
Cristina. mientras, le cantaba a una pastora que hacía unos quesitos…(“Estaba una pastora/larán, larán, larito,/estaba una pastora/cuidando un rebañito/”); Jesús, con ganas de artista y gran seguidor de los programas de aficionados en la radio, se jalaba su lamento borincano a todo pulmón…(”Sale loco de contento con su cargamento/para la ciudad, ah, para la ciudad/lleva en su pensamiento todo un mundo lleno/ de felicidad, ah, de felicidad/”)…Y mi mamá, de bonita voz, digna de aplausos, a lo Libertad Lamarque, su infaltable… (“En un beso la vida/Y en tus brazos la muerte/ Me sentencio el destino/Y sin embargo prefiero verte/”)… Y a continuación con…”Bésame, bésame mucho/como si fuera esta noche la última vez/”… despercudiendo con “Jabón Tusica Verde Puro” la ropa de monte de mi papá, para mí, hacía de cada canción una historia instruida en letras casi poemas, testimoniando en su sentir una especie de honra al sentimiento más puro que la humanidad conoce: el amor.
A lo largo de mi infancia, cuando en la familia no había calamidades y como si fuera poco las vacas parían hembra y daban buena leche y llovía y había cosechas, aquellas canciones escuchadas iban construyendo dentro de mí, un objeto de culto por los boleros casi poemas cantados por Nank King Cole, Daniel Santos, Toña la Negra, María Luisa Landín, Julio Jaramillo, Lupita Palomera, Agustín Lara, Orlando Conteras, Javier Solís, el doctor Alfonso Ortiz Tirado y tantos más cuando en el “AEG” de onda larga y corta que “la Niña Sara”, tenía en su billar, el disco y la radio eran una puerta apreciadísima de entrada a otros mundos que se me antojaban lejanos y deseados al escuchar de Gardel …”Lejana tierra mía/Bajo tu cielo, bajo tu cielo/Quiero morirme un día/Con tu consuelo, con tu consuelo/”…
Por ello, cuando mi mamá cantaba… “En un beso, la vida”, aquello, para mis escasos nueve años de edad, más que una canción, tenía la valía de un relato cual confesión de alguien diciendo a los cuatro vientos , y para que todo el mundo lo oyera, que él quería ser solo de ella y ella solo de él pero expresado así:
Besándome en la boca me dijiste
Sola la muerte podrá alejarlo
Y fue tan hondo el beso que me diste
Y a mi cariño lo encadeno.

Qué culpa tengo yo si otros amores
Me arrancan de tus labios lo traidores
Qué culpa tengo yo de amarte tanto
Si fue tu boca quien me enseño.

En un beso la vida
Y en tus brazos la muerte
Me sentencio el destino
sin embargo prefiero verte.

En un beso la vida
Me entregue yo al destino
Y si ayer me hirió tu olvido
Hoy me matara tu amor.

Si el eco de esta pena te conmueve
Haré que cure mí mal de ausencia
Veras que el pesimismo que me que me envuelve
Será alegría para los dos.

Aquello era música contada y cantada o, mejor, era música confesión, música relato, con protagonistas que me parecían reales preguntándose esto…” ¿Dónde estás, corazón?/No oigo tu palpitar/Es tan grande el dolor/Que no puedo llorar/Yo quisiera llorar/y no tengo más llanto/Le quería yo tanto y se fue/Para nunca volver”… Música monólogo confesional donde la palabra tenía espacio, llena de algo así tan sencillo como charlar hasta con la luna, así tal que si nada…”Luna ruégale que vuelva/Y dile que la quiero/Que solo la espero/En la orilla del mar/”…
Era música para sentarse a escucharla y hablar con ella escuchando a Radio Reloj a toda hora, multitudinaria en boleros y en oyentes faltos de amor o enamorados en exceso…Canciones de una vida, escritas con un idioma humano hecho de palabras que así buscaban el amor…”Amor perdido/Si como dicen/Es cierto que vives dichoso sin mí/Vive dichoso/Quizá otros labios te den la fortuna/Que yo no te di/”…
Hoy mi madre ya no está y, mientras escribo esto, la escucho en mi corazón cantando estas canciones sensibles y expresivas y vivo otra realidad desapacible y cargada de ingratitudes y, haciéndola presente lavando con “Jabón Tusica Verde Puro” la ropa de monte de mi papá bajo el palo de guayaba del patio de la casa, termino creyendo que en el pasado hubo amores de boleros con personajes capaces de dejar …”En un beso la vida”…

Escribe; Walter E. Pimienta Jiménez (del patio)
Esta noticia ha recibido 1551 visitas y ha sido enviada 42 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998