logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•15 usuarios en línea • Miércoles 21 de Noviembre de 2018
banner

Vainas mías
Flaca, tírame un hueso…
Flaca es la mujer por gorda que esté

Cuentos y relatos globales. 18.03.18 
Escribe Walter E. Pimienta Jiménez..- Corren los  días  en que, al decir de las mujeres flacas,  hasta  el agua  hace  daño  y  si  se bebe  mucho, engorda,  y, siendo  así,  entre  ellas, para evitar a toda costa subir un gramo de peso, se  procede  enseguida, y seguro que aconsejada por otra,  a dar  inicio a   la  eficiente dieta  del  verano,  a la  efectiva dieta  del  invierno, a  la  gran dieta  de la concha  de la toronja, a la  conocidísima dieta de la  yuca asá, a la descansa dieta de la bella durmiente, a la dieta milagro de Hollywood en 24 horas… y a  la dieta  de la dieta  porque  el  vestido  que les  gusta  les exige  una talla menos… y  el sobrepeso …¡Gas!...  no  paga. Y...ah…es anti cristiano.
Por  su puesto que las flacas de hoy necesitan tomar como modelo a una famosa que parece escanearan,  en este caso, a una actriz, a una cantante de talla internacional, y, a continuación, ya en el gimnasio,   hacer  unos  días de ejercicio y… por  qué no,  someterse a una operación y  lo  graso, lo aceitoso, lo grasiento, lo seboso, lo craso, untuoso, brillante, resbaladizo, sebáceo, gordo, pringoso y churretoso, se les  va porque nunca como ahora, “las doncellas” de este tiempo, ponen tanto cuidado en el decrecimiento de sus panzas y en el endurecimiento de sus nalgas para la salvación de sus almas…
Lejanos, bien lejanos que  están los tiempos en que uno iba los domingos a las playas  y sin hacerse el de la vista gorda, en insinuantes vestidos de baños  de dos piezas vive pasión, lo que veía era carne, lo que veía  eran hermosas gordas de rollizos cuerpos, tostándose  al sol, ejemplares de la belle época que nada tendrían que haber envidiado a las famosas  modelos que  Rubens pintaba sacando de su paleta cuerpos rechonchos y corpulentos de  tonos  tornasolados, rosados y de blanco níveo sin curvas para la vida…

Hoy, nadie,  o casi nadie, hace dieta para engordar; se  vive en el mundo de la delgadez, de la delgadez extrema, (hasta  los televisores  son delgados), y para las voluminosas  mujeres del Barroco y de Botero, ya no hay especio…cogieron camino…Pero seamos serios, en atrevido bikini, y  casi que sin este puesto, lo que  lo  volvería a la insignificante pieza de vestir un “nadakini”, ¿qué se le ve a una mujer de 1.90 de estatura y 30 kilos de peso?...Nada  de nada… Y entonces es cuando uno entiende que la piel flácida y la celulitis, alguna vez estuvieron de moda y que las de má de 60 kilos, sin engaños,   reales y en carne viva, nunca dejarán de ser sexis y atractivas.

Sé que las modas cambian, que la belleza es subjetiva y depende de la época. Obviamente, las  gordas  del el siglo XVII tenían un canon diferente, que  gustó y  por ahí  todavía  gusta (como en mi caso), y  no es que esté defendiendo  a  la obesidad en absoluto y  que  no  vea bien  que  las  mujeres hagan deporte y  lleven una dieta sana; pero  una cosa distinta es matarse de hambre y dejar  la piel en el gimnasio, mientras de aquello (‘¿?) – ustedes  saben de qué les hablo-,  sólo  queda  una delgadez  de  faquir que  toca  buscar  con lupa…Y en tal  caso, honestamente  lo  digo,,  yo  prefiero a las que  comen  chocolate a la lata.
 Total  que,  en medio de esta  moderna convulsión de formas  y cuerpos, rodeados de  flacas, delgaditas, escuálidas, enjutas, demacradas, esqueléticas, famélicas, secas, chupadas, consumidas, escuchimizadas y entecas mujeres, y cuando  para  el  ojo  común los   fanáticos criterios  de  belleza están apegados a las  modelos anoréxicos de las revistas femeninas,  los  hombres simplemente  observamos cómo  cambiaron los  tiempos mientras  ellas, en ese intento por  mostrar sin dobleces la belleza,  con huesos deudores de  carne, no  lo  hacen  si antes  no  van a la báscula en la resignación de volverse  cada  vez  más  óseas…
La  revuelta moderna de  hoy  en día  no permite, en consecuencia,   mujeres gordas, esto  hasta  se  ha  convertido en un problema de íntima pulsión de conciencia, y en el acompañamiento  antiguo de las tres sagradas  gracias: desayuno, almuerzo  y  cena, las  mismas en lo posible,  han de ser  precarias por  estética,  en tanto María, por ejemplo,  camino  a ser una línea que  misteriosamente  camina por  las  calles,  ya no  da sentido a la colorida   visita  de  domingos que  los hombres antes  hacíamos a las  playas  para ver, ver y  más ver…y en cambio de ello la pobre sólo se hará merecedora del  ya desmirriado y  gaminero piropo-ofensa que a toda flaca un “perro hambriento de buena carne”,  por estos lares  seguro esto le dice: Flaca…tírame un hueso…

Walter E. Pimienta Jiménez.
Esta noticia ha recibido 565 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998