logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•2 usuarios en línea • Viernes 27 de Abril de 2018
banner

Cuestión de sentidos… no de morbo… PIERNAS
Estoy convencido de que al mundo lo sostienen las mujeres con sus piernas…
A “La mamá de los pollitos”.

Cuentos y relatos globales. 10.12.17 
Escribe; Walter E. Pimienta Jiménez.- Entro al bar para guarecerme de la lluvia que se venía. Entro no por otro interés ni porque busco el consuelo que aquí venden…digo consuelo pues soy de los que creo que los sentimientos no se negocian… pero quién sabe… es cuestión de sentidos…
En el sitio, ahora, estamos el administrador del bar, ella y yo. Afuera la lluvia es inclemente.
Me siento en cualquier silla. En la rockola, Julio Jaramillo canta en forma de disco en medio de luces cambiantes. Mi tiempo no está aquí, mi mente tampoco. La diligencia laboral que había salido a hacer, por el temporal de octubre, ya no tiene lugar. Estoy atrapado donde menos me lo había imaginado: en un bar por culpa de un cielo roto… La gente en la calle corre buscando techo.
De pronto, alzo la vista y, en frente, de corto medio paso rojo y cruzada de piernas, como ofrecida en una atractiva vitrina, indiferente a mi fija mirada, mal sentada y en forma de deseo, aquella mujer me invitaba a la oferta… Todo, su rostro responsable de una belleza de ojos expresivos y de una pequeña boca sujeta a besos cortos, su cabello negro próspero en crecimiento y su porte, lo usa para su fin y lo une a sus eróticas maneras seductoras haciéndome prisionero del momento en busca de alguna decisión de parte mía…¡Qué piernas tiene! Son el objeto de su ofrecimiento…
Simula no mirarme pero un leve y agradable gesto de agrado sale de la muda fábrica de besos de sus labios rojos…Es una sonrisa impunemente virtuosa en su técnica de fascinación de los 25 años. Me parece una muñeca grande, conocedora del tema de la fuerza femenina que arrastra a los hombres al “paraíso de los placeres”… ¡Qué piernas tiene! Son el señuelo estimulante e imprescindible de lo que muestra aliada a una elección sin rival de momento porque el resto de mujeres que allí supongo trabajaban en el oficio más antiguo del mundo, por causa de la lluvia, no llegan aún.
Me siento frágil. Todo armonizaba con ella. Sus negros ojos me miraban más allá de lo que miran los ojos; buscaban marcarme, empujarme en pos de su golosina. Con un sugestivo paladeo, humedeciendo sus labios con la punta de su lengua, envuelve una palabra que no escucho porque Julio Jaramillo seguía cantando. No existen allí reglas morales y, dueña de su morbo de cine rojo, me ha hecho suyo sin tenerme… y sin desvestirse ni desvestirme. Ahora, al compás del bolero, balancea la pierna izquierda que tenía encima de la otra y siento que me miraba por debajo de sus largas pestañas de falso sueño. Un ápice de diminuta pantaleta me dice que es negra con leves encajes del mismo color…
Atrapado en su monólogo gestual, sin capacidad de ser quien soy, tengo pena de la situación. No lo niego, mi naturaleza está viva… Yo soy su objeto… e igual que un niño llevado por la curiosidad, fijo mi mirada en sus piernas… siento que lo necesito; ella también… Sólo tengo ojos para sus piernas y ella piernas para mis ojos…Pero el caramelo, estando tan cerca, a la vez está lejos…
Llueve a placer. Quiero perder la vergüenza, la mesura, el sentido del orden y el respeto…Sus piernas me llaman sin necesidad de saber mi nombre, sin decir palabra. Enciende un cigarrillo. Todo allí llama al sexo aunque fuese fugaz. La copa rota en la voz de Alci Acosta, sale aturdida de la rockola dejando conocer un drama humano. Vivo mi propia crisis existencial. El mundo ignora el otro mundo secreto que por circunstancia de la lluvia habito…Quisiera hablarle, pero no tengo voz… sólo la miro dejándome ver todo lo que permite… todo, reparando en que también, adrede, ese botón del vestido que deja al descubierto, muestra la mitad de unos senos que no son para mirarlos sino para tocarlos…
Mantengo mi condición de clandestino bajo un techo robado y nada ordeno para beber en el bar… Olimpo Cárdenas pide su turno y canta en la sinfonola algo llamado “desde que tú te fuiste”...La lluvia revienta en los cristales de la puerta de entrada y por esta que está semi abierta observo que la calle es un río turbio. El presente es eterno y su fantasía me asesina y entonces se me ocurre pensar en cuánto costará el goce efímero de su cuerpo. Se hace la indiferente y por lo pronto disfruto, disfruto con todo lo que veo… ¡Qué piernas tiene! Y ahora no sé si irme o quedarme cuando deje de llover…
…Y pasó que roto los límites de la carne, viviendo en la exacta temperatura del amor de ocasión, llevado por el animal de fiebre que nunca puedo adiestrar, me quedo y me hago esa noche súbdito de ella y de su perfecta simpatía en la embriaguez ardiente de un licor de regocijo…
…Y pasó que así como José Alfredo Jiménez confeso en una de sus canciones haber amanecido en brazos de una mujer, igual, yo, con Luz Elena, amanecí esa vez entre sus piernas…

Esta noticia ha recibido 1652 visitas y ha sido enviada 24 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998