Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Telf. de interés Su opinión Clientes Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•5 usuarios en línea • Sábado 23 de Septiembre de 2017
banner

¿Tomamos un café?  -Textos de vainas-
De mi mamá y  las compras por la Internet

Cuentos y relatos globales. 30.07.17 
Con la tarjeta de crédito se puede comprar un lugar en el cementerio, pero no un lugar en el cielo.  Francisco Gutierrez Sumastre.  www.francisco-gutierrezsumastre.com
Escribe; Walter E. Pimienta Jiménez.- Mi mamá nunca compró en los supermercados. En su tiempo no los había…, compraba en la tienda de la esquina o en los graneros y de allí venía cargada de bolsas y paquetes con viveres y artículos apostando por el éxto de que esta vez, a diferencia de las otras, le rindió más el dinero.
Mi mamá no hubiera dado en la tarea de realizar el mercado por la Internet como se hace en el “evolucionado” mundo de hoy…, con puntos por redimir y con pagos no con billetes y monedas sino con tarjetas de crédito y débito.
Mi mamá era de esas compradoras que debía tener a la mano el plátano y la yuca que compraba y  despicando el promocionado tuberculo, ver si ésta estaba buena; es decir, harinoza y, entonces, sin intermediarios, pesarla pidiendo “la ñapa” pagando el precio justo de lo que en verdad la misma valía.
Mi mamá no compró nunca empujando el carrito de los supermercados. En un talego apropiado, luego de cancelar los artículos, metía desde medio galón de aceite hasta las indispensables cuchillas de afeitar “Barba Roja” conque mi papá se afeitaba.
Mi mamá tampoco hubiese dado para ver en la Red las ofertas y los servicios de que disponen  ahora las inmensas cadenas de almacenes y centros comerciales. Ella iba a donde iba la gente que le decía a la otra gente que en tal parte vendían bueno, bonito y barato sin perderse la oportunidad de hacer negocio en efectivo pues, lejos, muy lejos de su mundo sencillo, descomplicado y práctico donde todo se hacía para vivir viendo, estaban las compras online que no le hubieran permitido la contra oferta del regateo.
Mi mamá, anti sedentaria hasta los ochenta años, no viviendo los tiempos de la Web, jamás escatimó esfuerzos para caminar las cuadras y cuadras que le fuera preciso para encontrar lo que necesitaba con la diferencia de que lo hayado valía diez pesos menos en una esquina que en la otra. Eso de que con sólo “un clic” de distancia y  a tiempo le llevaran a la puerta de su casa la compra, la hubiese llenado de dudas al no haber visto de antemano y de manera directa lo adquirido.
De acuerdo, muy de acuerdo, los tiempos cambairon precio por comodidad; pero no tiene la comodidad de hoy en día la compulsión del comprador que toca, palpa, saborea y huele  lo que adquiere, único canal de venta que mi mamá conoció: “atalamercadopublico@hotmail.com”..., sitio donde al fin de cuenta estaban siempre los clientes que por años y años, sin necesidad de Red y con el valor agregado de resivir en Navidad un almanaque y un  buen regalo por la calificación de cliente excelente atendido a satisfacción, le compraban a los Fedullo, a los Quijano, a los Caicedo, sin más recursos, a veces, que el de un fiao con palabra de cumplimiento y rentabilidad.
A pesar de lo intuitivo, fácil y confortable que parezca comprar en el mundo de hoy, estoy seguro que mi mamá, si viviera, seguría siendo consumidora de las que no hacen “clic en el datáfano” asegurándose la ganancia de pedir rebaja y “ñapa” en persona por confianza y reputación.
Alejada de la tecnología, ya me me imagino a mi mamá, amiga del saber vivir viendo en todo el sentido de esta especie de pleonamos permitido, un acto de tortuosa ofuscación embromada con la tarjeta débito bloqueada porque pulsó mal la clave…No sé, pero me parece que el háibto recreativo y sano de hacer mercado en estos días de la Internet, hubiese sido para ella, más bien, comprarse en el mercado libre de lo virtual un cipote dolor de cabeza.
Esta noticia ha recibido 1259 visitas y ha sido enviada 30 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998