logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •12 usuarios en línea • Viernes 28 de Febrero de 2020
banner
El algoritmo número 15
Capítulo XIII
El Valorador. 09.07.17 
Hoy, veinticinco de junio he sido testigo de lo imposible. Con las cenizas de una noche de San Juan todavía humeantes ha aparecido sobre mi mesilla del dormitorio la libreta donde guardo las modificaciones del algoritmo que nos iba a hacer ricos. Tenía la precaución de no dejar ninguna conclusión al alcance de los hackers, y tenía la superstición de pensar que si Silvia, mi mujer, me acercaba aquellas hojas a la mesilla nada más levantarme fluirían las mejores ideas. Ante mí estaba el cuaderno abierto en la última modificación; la número 15, y a su lado, mi lápiz favorito: un Faber Caster  de cedro cuya punta afilada como una aguja aún no había sido desgastada. Me gustaba pensar que todo en la vida se podría arreglar con una goma de borrar para volver a ser construido nuevamente, porque en cada error se escondía una nueva enseñanza que me guiaría a la perfección.


    Silvia había sido atropellada hacia casi tres meses. Eso, era lo imposible. Me levanté gritando su nombre, recorriendo la casa esperando que alguien o algo hubiese encontrado la forma de utilizar una goma de borrar para volver a dibujar la vida mi mujer y la de mi futura hija Laura. Únicamente el olor del humo que lo invadía todo me contestaba con el doloroso recuerdo de esas noches mágicas en las que ella y yo saltábamos todas las hogueras que podíamos esperando que en cada nuevo salto nuestros deseos pudiesen estar más cerca. Humo, todo había sido humo: ella continuaba muerta, como mi corazón consumido por el dolor de un fuego inextinguible. Aún así, allí estaba la libreta y el lápiz. No era posible. Y menos, un veinticinco de junio.
    -¡Te necesito!, grite ¡No sé vivir sin ti! ¡No puedo vivir sin ti!
    No hubo respuesta. Para la muerte no se había inventado ninguna goma de borrar; ninguna, que la pudiese engañar. El silencio, y poco después el sonido del cedro golpeando el suelo de pizarra que tanto odiaba yo y que tanto le gustaba a ella.
Subí corriendo a la habitación: una libreta cerrada, un lápiz con su punta fracturada y mis lágrimas de desesperación, me mostraron una cama vacía abierta solo por la mitad.
Recogí el lápiz, lo volví a afilar esperando convertirlo en el estilete de mis ideas. El algoritmo número quince no sería el definitivo…

Esta noticia ha recibido 1092 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998