Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•5 usuarios en línea • Viernes 24 de Noviembre de 2017
banner

Crónicas del otro Macondo -Historias para ganarle al olvido-
 Jaime el relojero o el dueño del tiempo

Cuentos y relatos globales. 25.06.17 
*Deja que el tiempo pase; todo está por venir.
Escribe; Walter E. Pimienta Jiménez.- Yo no sé si Jaime sigue siendo relojero; en ese oficio lo conocí hace unos años…De entonces tenía Jaime la virtud de mirar el reloj dañado y sin abrirlo siquiera y, adelantándose al dictamen, decir  de qué padecía la máquina del tiempo; es decir, por qué no andaba  o se atrasaba cuando no  era que de pronto  se adelantaba…Siendo lo bueno  que luego de abrirlo, te decía: “No te lo dije… yo tenía la razón”. Y no era que no la tuviera sino que nunca le faltaba… Si no que lo  diga Jaime…
Soy de los que cree que el oficio de relojero no se aprende. Se trae en la sangre y, con la práctica, luego de mil relojes que van a quedar más dañados de lo que estaban, se compone el primero, luego el segundo y todos los demás…Jaime no lo confesará pero  tuvo que haberle  sucedido… de otro modo ni hubiese sido relojero…Si no que lo  diga Jaime…
Un relojero como Jaime, no es un relojero cualquiera… Abundan  muchos pero no como él que en cambio echan a perder mucho más los relojes y, de paso,  a la noble profesión. El relojero no busca  trabajo, monta su negocio que es como poner a prueba su honradez, su capacidad y,  en el ramo,  a lo sumo,  se vuelve un especialista en relojes despertadores,  de pared o de manilla…Si no que lo diga Jaime…
El del relojero es un trabajo fino, delicado, de manos y dedos para lo microscópico… de manos y dedos que no dan para ser herrero ni remachador de calderos y  palanganas… si no que lo diga Jaime…
Tiene su  gracia y su razón de ser el oficio de relojero. Me imagino por ello que cuando Jaime le arregló el reloj despertador a Fermín y  la maquinita repleta de tic tacs  le despierta, Fermín, antes de mirar la hora, se acuerda de Jaime que en la distancia, sin estar presente, le llama y le  hace el  favor de llegar  temprano a dónde  él quiere ir… Si no que lo diga Jaime…
Jaime es en el pueblo el dueño del tiempo… Hay quienes arreglan zapatos  rotos, mesas cojas, máquinas de escribir  que no escriben, máquinas de coser que no cosen; pero Jaime arregla el tiempo, no cualquier cosa, el tiempo de todos… dejando saber a los demás su posición  o filosofía de anarquista en   oposición y abolición del Estado entendido como gobierno y, por extensión, de toda autoridad, jerarquía o control social que se imponga al individuo, por considerarlas indeseables, innecesarias y nocivas…Si no que lo diga Jaime…
Hay en los relojeros un revolucionario novelesco, algo que no les queda mal. El relojero prevé las consecuencias, por eso es relojero. Y los relojeros son hasta poetas… nos permiten vivir  horas felices dándole cuerda a la vida…Y nos hacen  caer en la cuenta de que volver las cosas atrás es imposible, que  todo va siempre hacia adelante, hasta la historia…e  incluso predicen la muerte, muerte que se esconde en los relojes descontándonos minutos…Si no que lo diga Jaime…
Admiro la paciencia de Jaime al componer relojes, él es  maestro de ella  (de la paciencia) y por  lo  tanto es maestro de todo lo demás…Es un artista de la minucia, de la pequeñez de un tornillito  que salido del engranaje paraliza algo que parece imparalizable: el tiempo,  y sin tiempo daría  cierta tristeza  vivir…Si no que lo diga Jaime…
Jaime es un ciclope, tiene un ojo que todo lo ve, un ojo para lo nimio y que con pulso y mano firme corrige tornillitos que hacen lo que no deben: volver lento el tiempo… o acelerarlo con las  irritaciones domésticas del “qué  tarde es”…Si no que lo diga Jaime…
En ocasiones Jaime es callado, se lo exige su oficio casi sagrado porque el silencio es oro y como conocedor de su arte  casi  mágico, confecciona la hora precisa y otras horas: las horas de las clases en los escuelas, las horas  laborales en las empresas, la última hora o mala hora, la hora buena o buena hora, la hora del matiné y la vespertina, la hora del té, la hora que no se ve cuando uno dice “no veo  la hora de hacer  tal cosa”… Y la  hora del  ahora y en la hora de nuestra muerte amén… Si no que lo diga Jaime…
-------------------------------
Walter53pimienta@hotmail.con
Esta noticia ha recibido 1564 visitas y ha sido enviada 63 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998