logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •11 usuarios en línea • Miércoles 26 de Febrero de 2020
banner
El Valorador
Capítulo VIII
El Valorador. 10.06.17 
No había huellas de frenada; no hubo intención alguna de evitar el atropello mortal. Escrutaba con detenimiento cada centímetro del asfalto blanqueado por el agua y el sol, esperando encontrar un indicio de arrepentimiento de un conductor que me había robado a mi mujer y a mi hija. No existió el miedo de un accidente fortuito. Me podía imaginar a un hombre suficientemente fuerte para arrojarla al monte, bajando despreocupado por la carretera, y en un despiste, su vida y la mía quedarían unidas para siempre por el pánico a ser descubierto y por la necesidad de descubrirlo. Bajaría de su coche para ver a Silvia lejos de la defensa abollada que la había disparado a decenas de metros debido a su exceso de velocidad, como constataba el informe de la Guardia Civil al saber que las piernas se habían roto como un cristal al precipitarse al suelo. Un bocinazo me hizo apartarme hacia el arcén. Parecía difícil que sólo el exceso de velocidad fuese el causante, ya que Silvia siempre caminaba por su mano izquierda con su brazalete reflectante, porque el chaleco ya le apretaba su prominente barriga. A la salida de esa curva todos los vehículos tendían a abrirse al lado contrario. Un despiste, una llamada de teléfono, unas copas de más. Al ver el terraplén por donde había tirado a Silvia mi visión se volvió borrosa con las lágrimas que recorrían mi rostro. ¿Cuántas veces habíamos recorrido ese trayecto sin problema alguno? ¿Por qué? ¿Por qué aquella noche?

Mario había comenzado a mover sus hilos al tener constancia de que habían encontrado a la mujer que había atropellado. Lo primero era llamar al forense, un viejo amigo el cual le había rebajado alguna vez que otra una indemnización.
    -Buenos días Héctor, ¿sabes que tenemos una comida pendiente?, dijo a bocajarro Mario.
    -Debo suponer que no me llamas por eso. ¿En qué te puedo ayudar?, respondió el forense de forma cortante.
    -La mujer de un ¨me duele el cuello¨ de nuestra compañía ha fallecido por un atropello.
    -¿Y…?
    -¿Se sabe quién ha sido?, preguntó Mario con una casi imperceptible inflexión de voz.
    -Me extraña tu pregunta. Lo que si te puedo decir que atropellar y arrojar al monte a una madre embarazada, es un crimen inhumano.
    -¿Em…barazada? No puede haber nadie capaz…
    -Sí que lo hay, Mario. Y cuando den con él, imagínate lo que hará la opinión pública y los medios de comunicación. Más le habría valido morir en ese mismo accidente.
    -Entiendo, fue lo que dijo Mario antes de colgar agradeciéndole la información.

Antonio Sánchez Varela

Leer capítulos anteriores

Esta noticia ha recibido 1195 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998