logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •9 usuarios en línea • Martes 25 de Febrero de 2020
banner

El Valorador
Capítulo IV

El Valorador. 20.05.17 
Mis puños sangraban por cada golpe dado negando lo que la noche parecía haberse llevado para siempre. Ya no sentía mis piernas después de haber caminado en la oscuridad del bosque, de los caminos en su búsqueda. Familia, vecinos, la Guardia Civil; todos los que queríamos y sabíamos lo especial que era Silvia, y que seguro que sería Laura recorrimos cada lugar de los que ella solía frecuentar. Mi corazón se encogía al ritmo en que los rayos de sol lo iban iluminando todo. Tan solo una esperanza, un engaño, al que aferrarme. Si aún no había aparecido, todavía era posible que aquella pesadilla quedase en eso: en un horrible mal sueño. Al fin y al cabo Silvia no tenía enemigos. Y a pesar de su belleza, ningún perturbado le haría daño a una mujer evidentemente embarazada.
El sonido de mi móvil me trajo de vuelta a un salón ahora muerto sin la presencia de la persona que le daba vida. No quería cogerlo; el miedo a la noticia definitiva, a la que pusiera fin a mi vida a su vida, me había atenazado. Sonó una vez, dos veces, tres veces. Hasta que finalmente decidí acercarme a el con el miedo de aquel que se enfrenta a su destino. En la pantalla aparecía el nombre ¨abogado¨. Descolgué desconcertado por su llamada en ese preciso momento.
-¿Dónde estás? Tenías que haber llegado hace media hora.
    Me había olvidado del maldito juicio por el accidente de tráfico. Quedaba una hora y debía haber repasado algunas cuestiones con mi abogado. Ahora ya me era todo indiferente. El dolor me hacía verlo todo muy claro: en este momento solo había una cosa importante en mi vida. Todo lo demás era irrelevante.
    -Lo siento. Haz lo que consideres. Yo no voy a poder ir.
    -¿Sabes que tengo más cosas que hacer que perder el tiempo contigo?, respondió de forma prepotente el abogado.
    -Lo supongo. También supongo que tú harías lo mismo si tu mujer hubiese desaparecido. Sin más le colgué el teléfono.
    Mario ya había solventado el último cabo suelto del atropello de Silvia, a primera hora de la mañana, en la rotonda con más siniestros de tráfico de la ciudad, había cogido el carril de fuera para hacer un giro completo, sabedor de que a esa hora alguien le golpearía en donde ya tenía la pequeña abolladura tapando así el rastro del impacto de la noche anterior. 
Esta noticia ha recibido 918 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998