logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•12 usuarios en línea • Domingo 21 de Octubre de 2018
banner

Crónicas del otro Macondo -Historias para ganarle al olvido-
Nostalgia de los gratos olores del pueblo   

Cuentos y relatos globales. 26.02.17 
Walter Pimienta. Los pueblos, como las ciudades, como las personas o las casas, tenían antes sus olores gratos, o, mejor, placenteros… un olor particular… Y me sucede que mientras  recorro las calles del mío, en viaje  mental al  ayer, me siento  envuelto en   la traspiración secreta que anteriormente  emanaba de cada calle; de cada rincón;  de las cocinas; de las caballerizas;  de los patios, haciendo  presencia  en  las  narices  más cercanas y lejanas… Uno llegaba a ciegas a él, y lo reconocía de inmediato por un efluvio que no extrañaba… Su plaza, por ejemplo, en otro  tiempo, olía a interminable celebración, a fandango, a cumbia, a ron, a cerveza, a ropa nueva estrenada para  la fiesta  de  la  Inmaculada  Concepción; a raspao de cola de los que vendía  José María…y,   allí  cerquita, en  la  iglesia, a incienso ardiendo y  a la  pólvora del historico cañón disparado por  Julián,  anunciando   las que  fueran  lejanas  juergas  y   convites…
…A fragante  madera serruchada y cepillada, junto  con  el  miasma de la cola pegante, olía invariablemente la  Calle de las Flores desde el  taller de carpintería de Josecito fabricando día  con día, en la  intimidad del martillo  con  los  clavos: asientos, puertas de entrada y de salida que son lo mismo, ataúdes y  ventanas…

A leche recién ordeñada  y  a queso  rancio, olía  la esquina de la  casa de palma de Carlos  Higas, entretenida  en la reunión de calambucos y de  voces que  hablaban de haciendas y  de  vacas que, conmovidas, ante  la corpulenta presencia  de  Vicente, el ordeñador, resolvían  por  ejercicio ordeñarse solas…

A huerta y  humedad, con  promesa de pepinos, ajíes, tomates, berenjenas,  limones,  guayaba,  guanábanas, mamones y  mangos… perfumaba Vicente Echeverría  la Calle del  Golero…Y con el  olor  citadino  de la espuma del  jabón en la  brocha, “Girito”, desde su  peluquería concedía  a la  Calle del Palenque una fragancia  de talco  y  de agua  de colonia consecuente  con  la naturaleza de cada  remembranza…
Un olor  a carne  frita, a carne asada, a mondongo hirviente,  a sopa de costilla y a arroz der lisa, en medio  del  tintineo  de cuchillos y cucharas, desde la casa  de Josefa, de lado a lado , atravesaba la Calle del Repaso vuelta un restaurante proletario ausente de comida a la carta pero  valorada  en la sazón de antigüedad que ella heredara de familia…En tanto que a libreta nueva y a lápiz recién tajado olía la Calle Grande desde “la escuela de Demetrio”, esencia por  siempre  ligada al simbolismo  de  los números  y  letras traducidas con  la blanca  tiza  en  la  negrura  de  un  tablero cargado  de saberes…
…Y  yéndose para nunca más   volver, desde distintos  lugares porque  vivió  en diferentes  calles,  odorífero a hierro derretido,  al  calor  de su  fragua, Genitor,  bañado  de chispas, dejó al  pueblo oliendo  a hierro  candente…
Y, así,  llevado  por  el andar de mi  olfato peregrino, llego  al  matadero  del  barrio  “Puntabrava”  bañado  en flujo de res, sitio donde  soñolientos carniceros de parpados  hinchados, cuchillo  en  mano  y  brazo  dispuesto, al  vacuno  de turno quitaban  la  vida  para  que  nos dieran vida…y  todo  allí  olía a degolladero y   a muerte  hecha cuajos  de sangre…

Y retenido  en el  ambiente un olor  a gasolina, calentando  de sus  carros  los rugientes motores y fraguando  en el pedal  y  los timones la  ilusión de una  odisea,  “el Mono  de Girito”, José Vega y  José  Arango, propensos por  vocación a los caminos  y  a las agrestes carreteras, tras una nube de humo, en  viaje raudo   a  la  ciudad, aromatizaron  la aldea…

A pan caliente y  recién horneado, concentrado en trigo y  aliños,  olía por  su  parte la  Calle Nueva con un olor-sabor que saliendo  de  la panadería  de  Juancho  Higgins,  penetraba por  la nariz  y  por la boca y era este un olor  que traspasaba la memoria, era  un olor de cada  día salido  del  sueño  profundo del horno  de  prendida leña, realidad nunca tardía  en  cada mesa… Al  tiempo  que  nacida a la sombra del  techo  pajizo  del alar de  su  casa, una exhalación a cuero crudo que “Piojito” parecía acariciar con el secreto  de su punzante lezna,  conquistaba las aceras de la Calle de las Delicias, sitio desde el cual, él, cabalgado pensativo, estrenaba  monturas  y  sobre  briosos corceles recorría  caminos…Y a pocas casas del  lugar,  oloroso a mozo  quinceañero, para  subyugar a todas las mujeres, Franco Charris olía  a todas  las buenas aromas que  del  Pájaro  Macuá, oculto  y sigiloso extraía…
Quizás no alcanzo a decir en estas líneas todo lo que este tema engendre, y lo pienso y lo entiendo y lo siento. He  dejado  de mencionar  otras circunstancias no  porque no  las evoque sino  porque, callado tengo  tantas  cosas que decir que  desordeno  el pensamiento y  no  me salen  las palabras y  entonces  quiero  que  sea usted, usted lector  amigo, quien,  abriendo  una ventana de su  casa que  yo  creía  cerrada para  siempre, asomándose  por  ella, husmee los olores de su  pueblo y  busque y encuentre  en ellos tantos  momentos  vividos.

Walter53pimienta@hotmail.com

Esta noticia ha recibido 1344 visitas y ha sido enviada 117 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998