Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Telf. de interés Su opinión Clientes Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•16 usuarios en línea • Martes 26 de Septiembre de 2017
banner
Entrevistas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 17.12.16 
Desde pequeños nos hemos acostumbrado a querer saber, a adquirir conocimientos de las cosas. Es que el mundo nos trae fritos con tantas incógnitas. Nos gusta experimentar, descubrir,  satisfacer  nuestras expectativas, colmar nuestras esperanzas de saber. En todos los medios de comunicación proliferan las entrevistas. En general parece ser que las entrevistas tienen de suyo más verdad que otras artes de comunicación. Sin embargo sabemos que no siempre es así.
Hay entrevistas que están llenas de verdad, de verdad humana, de verdad de vida, porque hay vidas que tienen tantos valores, que el principal es la sinceridad, la claridad; tienen tantos valores que no tienen ningún precio y que son las que, en general, apreciamos más, porque el entrevistado se entrega en cuerpo y alma.
De todos modos las entrevistas son saludables. Las entrevistas, en este mundo tan totalizador y totalitario de la imagen, nos brinda la oportunidad de la apertura de la palabra, de esas palabras que despliegan toda la dinámica que las personas llevamos en cierne, porque lo propio de las personas es “personar”, resonar, hacer sonar nuestras palabras a los cuatro vientos para que todo el mundo pueda oírnos de alguna manera.
Hay entrevistas que nos dicen más de lo que se dice y es ahí donde comienza a trabajar y recuperar su espacio la imagen visual. En primer lugar hay en las entrevistas un camino entreabierto por donde se largan las evasivas, porque las entrevistas se llevan a cabo para ponerse bien el personal. Lo que pasa es que ese ponerse y parecer bien va guarnecida de algunos entresijos. Es ahí donde podemos desarrollar una deportividad mental que ayude a nuestro entendimiento a aclarar lo que no queda tan claro a primera vista y es entonces donde las cosas quedan, al menos, “entrevistas”. Hay asuntillos que no quedan oídos, pero si quedan entrevistos. Por esto mismo no podemos decir que las entrevistas deberían llamarse “entreoídas”.
    Siguiendo con el tema visual de las entrevistas, sobre todo, claro está, en los espacios televisivos, es la imagen la que nos ofrece la oportunidad de entresacar informaciones de las mismas contradicciones entre lo que se nos cuenta y lo que podemos ver. El entrecejo nos depara unas informaciones que son las verdaderas joyas de la corona, pero, muchas veces se abusa de la entrevista realizada de perfil, como si fuera más verdad el mirar al entrevistador que a nosotros, Nosotros, en este caso, vemos dos ojos, pero uno es del entrevistador y el otro del entrevistado. Ahí se nos obliga a pensar que las palabras nos dicen toda la verdad.
    Como somos unos buenos oyentes visuales, consideramos que no está todo perdido y podemos observar que las verdades no son tan diáfanas y el ritmo, entrecortado, de las palabras nos ayudan  escuchar con mayor profundidad. Si además el entrevistado se tapa la boca con la mano, podemos pensar que no está dispuesto a que se le escape una mueca traicionera o al menos mal entrenada.
    El entrevistador está obligado, por oficio, a entresacar todo lo que pueda; sin embargo, no siempre le acompaña el éxito. No digamos, si el entrevistado contesta con preguntas, como un buen gallego. En este caso sucede que no se nos da la oportunidad ni de leer entre líneas, porque la respuesta ha puesto un punto final gordo a la pregunta con otra pregunta por respuesta.
    Ahora bien en estos días pasados, hemos podido ver y escuchar de todo, tanto de entrevistadoras y entrevistadores que no dejan contestar  ni hablar al entrevistado, como entrevistados a los que no les da la gana de mostrar sus entretelas, ya que son una propiedad más de su imperio y emporio.
    Es difícil mostrarse al mundo y entreabrir lo que queda entrecubierto. Cuando una entrevista  pasa al papel quedan muchas cosas “entrecomilladas”, porque no todo el mundo está  dispuesto a exponerse del todo. Entretanto, así nos queda que una entrevista es una entrega más para entretener a una sociedad que está entregada y que se mueve menos que un caballo de fotógrafo.

Esta noticia ha recibido 586 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998