logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •9 usuarios en línea • Martes 2 de Junio de 2020
banner

Retorno al pasado: El Reencuentro de los antiguos trabajadores del Punto Industrial 
Fiesta del 25 aniverdario. Día de San Sebastián.20.01.07
  Imágenes:     
Fotos de la fiesta                  Fotos antiguas del Punto Industrial
   Vídeos:       Joaquín Villanova                 Miembros del Comité de Empresa
Fotos Luis  Bravo

Punto Industrial. 20.01.07 

El 20 de enero de 2007 va a constituir una efeméride en la vida social de Alhaurín de la Torre. Veinticinco años después de la desaparición por cierre de la empresa emblemática que tanta vida, trabajo y riqueza dio a este municipio, el Punto Industrial, unos novecientos antiguos trabajadores de esta industria acompañados de sus parejas o familiares cercanos completaban las más de 1.600 personas que han asistido al reencuentro de antiguos empleados que pasaron toda o parte de la vida laboral de la empresa en las instalaciones de la pionera empresa textil. Esta empresa tenía como norma de convivencia y confraternización realizar anualmente por San Sebastián una comida para todos los empleados. Comenzó esta tradición en 1971 y duró hasta 1981 que fue el último año que se celebró. La del siguiente ya no era momento de fiestas, se encontraba en una situación económica dramática a punto de quiebra y con una traumática regulación de empleo.


Por ello un grupo de ex trabajadores retomaron esta iniciativa y plantearon en el ayuntamiento, que hoy ocupa las antiguas instalaciones del Punto Industrial, celebrar de nuevo este evento, con un reencuentro que ha constituido todo un éxito.

Fiel a la tradición se ha realizado un programa de actos que siguiera la pauta instituida en las celebraciones anteriores. De entrada una Misa en la iglesia parroquial de San Sebastián celebrada por un sacerdote que, cómo no, también fue trabajador del Punto, aunque entonces aún no había tomado los hábitos, D. Francisco González Gómez, antiguo jefe de producción.

Como en las grandes solemnidades la iglesia se encontraba llena a rebosar y muchísimo público en la plaza, ya que en el interior del templo, literalmente, no se cabía. Tras el saluda del alcalde a los allí congregados, ha dado comienzo la ceremonia en la cual ha cantado la Coral Santa Cecilia de forma magistral. Una ceremonia un tanto atípica, ya que el ambiente festivo y sobre todo el que muchos ex trabajadores venidos de fuera han tenido allí su primera toma de contacto, con otros compañeros, hacía que hubiera un murmullo a lo largo de su desarrollo, nada importante para el desarrollo de la ceremonia y en cierto modo comprensible.

A su finalización todos se encaminaron hacia las antiguas instalaciones que para muchos de ellos volvían a ver y a pisar desde que salieron de allí hace muchos años.

La primera impresión para ellos muy favorable, pues si bien la estructura de las diferentes naves que conformaban la industria se mantienen, la transformación efectuada en ellas al adaptarse a edificios municipales, hace que para algunos fueran poco reconocibles a su anterior uso.

A la entrada, en cuatro stands, se les entregaba la correspondiente acreditación con su nombre impreso y el departamento en que laboraban con anterioridad como una forma de identificación fácil para todos, evitando tener que ir dando sus nombres a quienes los saludaban y no eran fácilmente reconocibles tras el paso del tiempo. Junto con su identificación, un libro elaborado por servicio de bienes culturales del ayuntamiento y realizado por Miguel A. Huesca que contiene una somera historia de la vida de la empresa, así como de la transformación que las instalaciones de la misma ha tenido acomodándose a su nueva fisonomía municipal. Junto con el libro, también se les ha entregado de recuerdo unos llaveros y una insignia con el anagrama de la empresa y el escudo municipal.

A partir de ahí, ya dentro del recinto, grandes paneles con una exposición de fotografías, cedidas gentilmente por sus poseedores en las cuales se reproducían distintos momentos, de hace mas de veinticinco años. Fiestas, grupos de trabajadores, eventos de deportivos, lúdicos, de instalaciones, de trabajo. Los asistentes se agolpaban ante ellos, reconociéndose en muchas de las instantáneas o recordando viejos compañeros y amigos. Todo muy emotivo y entrañable. Rememorar momentos de hace tantos años, inolvidables para la mayoría ya que el Punto Industrial, ha marcado para muchos de ellos parte de sus vidas.

La comida sencilla, abundante y exquisita, entremeses distribuidos por las mesas, sandwichs, ensalada malagueña y unos exquisitos callos. De postre natillas. De beber, refrescos y cerveza.

Lo demás, tiempo para recordar anécdotas, reencuentros, vivencias y una conversación única e inexcusable, aquellos años. Todos hablaban de su paso por la empresa, del trabajo que realizaban, de la camaradería y amistad, algunos incluso de los amores o relaciones sentimentales surgidas entre aquellas paredes.

Antonia Bonilla de Alhaurín el Grande de cómo el autobús la recogía cada mañana para trasladarla a la fábrica o de las 17.000 Ptas. mensuales que ganaba Antonia en 1981, con sólo 20 años, como costurera.
Francisco González Gómez, el cura, antiguo jefe de producción, contaba sus siete años en la empresa donde entró el 8 de enero de 1973 y salió el 1 de junio de 1979, una vez que tenía decidido dejar la vida seglar y tomar el hábito religioso tras pasarse las noche, como él decía, estudiando teología. O cómo había amenazado varias veces con irse de la empresa por algunas diferencias con la dirección por intentar ésta despedir a alguno de sus subordinados.
Paco, ‘el cura’ no ha perdido muchos de sus contactos y amigos durante este tiempo, ha casado a parejas integradas por antiguos compañeros como a Loli Rando y recordaba cómo luchó por implantar en la empresa el hilo musical. Para él, el día era inolvidable. Un reencuentro con la villa que ha notado muy cambiada y mucho más agradable.

El botones Joaquín Villanova

Joaquín Villanova, el alcalde, que durante el día de hoy ha dejado la vara de regidor y ha sido uno más de los allí congregados, ha descubierto que se ‘ennovió’ con Águeda, que trabajaba también en el Punto, en 1976, durante un viaje de la empresa a Almuñecar. Joaquín, que entró como él dice de “botones”, de chico de los recados con 14 años en 1971 y aguantó hasta el final en 1982. Iba todas las tardes en el autobús a Málaga a seguir estudios de contabilidad en la Universidad laboral, terminando su ascenso en la empresa, en el cargo de adjunto al jefe de contabilidad en el departamento de administración. Un claro ejemplo de superación.
Juan Arias, la friolera de 16 años en la firma, desde el 11 de abril de 1966 hasta 1982. Conductor del furgón de reparto de prendas. A las 4, 30 de la mañana salía a diario hacia Málaga a recoger a los trabajadores y directivos que allí vivían y a las seis, ya estaba de vuelta. Después, a lo largo del día, algunos viajes más a retirar el correo en la estafeta de calle Pelayo, a repartir bultos y prendas, a llevar las letras impagadas y la correspondencia. Incluso se encargaba de llevar y traer a la secretaria del gerente y dueño D. Alfonso Sánchez Pinilla. Toda una vida laboral al volante sin ningún accidente y lo más increíble, ‘sin ninguna multa de trafico’ ni siquiera de aparcamiento, recordaba con satisfacción.
Andrés Bonilla, de sus años como trabajador en la nave de la nappa (hoy Casa de la Juventud), que se montó con posterioridad en 1975, donde confeccionaban los acolchados para la Ford de Almusafes y el enguatado de las batas.
José Viñolo, hoy jefe de electricidad del Ayuntamiento y antes 13 años en los servicios de mantenimiento del Punto. “En estas naves comencé mi vida laboral y en ellas me voy a jubilar”. Por sus manos han pasado el montaje y desmontaje de la mayoría de las máquinas que trabajaban en la factoría textil y por su puesto de miembro en el comité de empresa, ha sido quien ha recordado los años más duros, los de la reconversión y el cierre. La desinversión que subrepticiamente estaba realizando la dirección, montando otras industrias en Antequera o en la Concha mientras no se renovaba la maquinaria de Alhaurín de la Torre. Los primeros conflictos laborales derivados de la aparición de los sindicatos en la transición, en 1977, con peticiones de fuertes aumentos salariales o solicitando la desaparición del ‘sobre amarillo’, un extra que se entregaba fuera de la nómina, en efectivo, y fuera de todo control.

Los conflictos laborales

Viñolo ha explicado cómo se originaron los problemas económicos, según él, derivados de una intención empresarial de dejar morir la industria por falta de rentabilidad, y que provocó una primera regulación de empleo de seis meses, para 120 trabajadores en septiembre del 81. Cómo ‘misteriosamente’ se produjo un cortocircuito en marzo del 82, unos días antes de que finalizara el plazo de la reconversión, que provocó un importante incendio que afectó a parte de las instalaciones. El proceso de división de la empresa en dos y el cierre definitivo a finales de ese año.
Viñolo ha recordado el proceso posterior de desmantelamiento y venta de la maquinaria realizado por el sindicato de CCOO para pagar salarios atrasados. La ‘mamut’ una muy buena máquina que terminó en una fábrica de colchones en Mollina, el mobiliario urbano o la maquinaria de nappa que la quería comprar una empresa de Ecuador. Incluso, con muy buena memoria, recordaba que el despacho del gerente-director se trasladó a la sede de CCOO en Málaga.

Anécdotas, vivencias y recuerdos han sonado hoy en las antiguas calles del Punto Industrial, incluso ‘alguien’ ha dicho: “yo no he querido venir con mi mujer, no me fuera a encontrar con alguna de mis antiguas novias en el Punto”. Porque el lugar de trabajo ha dado también para muchas relaciones sentimentales, teniendo en cuenta la gran cantidad de mujeres que formaban parte de los talleres de costura.

La fiesta ha terminado como solían terminar las celebradas en aquellos años, con el baile, una orquesta sobre un escenario en la plaza del Ayuntamiento ha vuelto a hacer sonar canciones de entonces y de hoy, y los asistentes (sobre todo féminas, que son mas desinhibidas para estas cosas) en un gran ambiente festivo, moviendo las caderas al ritmo de la chica ye-ye.

De vuelta al presente

Hoy 20 de enero de 2007, día de San Sebastián, veinticinco años después, el entorno del antiguo Punto Industrial ha vuelto a recuperar su lejana fisonomía, la que le han aportado los 1.600 ex trabajadores de la empresa, que por unas horas han realizado un maravilloso viaje en el túnel del tiempo.
    
Sin embargo, nada de este evento hubiera sido posible sin el trabajo de varios de los servicios municipales y a los que es de recibo rendir un merecido aplauso por su trabajo y dedicación. Sólo por poner un ejemplo, destacar que toda la infraestructura montada para la comida, -que sirvieron los trabajadores de Servicios Operativos como camareros improvisados- estaba desmontada y limpia cuando aún bailaban en la plaza los asistentes al acto. En apenas una hora, dirigidos y coordinados con el servicio de limpieza viaria y basura, lo habían dejado todo en condiciones.

El operativo municipal ha estado coordinado por el concejal Rafael Gómez Chamizo, quien ha contado con la participación de Servicios Operativos, Protección Civil, Policía Local, Juventud y Deportes, Protocolo, Bienes culturales y otros. Durante semanas, se ha buceado en las listas de antiguos trabajadores del Punto Industrial para enviarles la correspondiente carta de notificación, recogida de solicitudes de asistencia, confección de acreditaciones, libro, paneles fotográficos, obsequios, planificación de actos, montaje de estructuras, comida, limpieza, etc.

La organización, en consideración de los asistentes, perfecta, no hubo colas en la recogida de acreditaciones, todos tuvieron su obsequio, la comida buena y abundante sin ningún tipo de ostentación buscando la economía y todo dentro de un ambiente festivo y agradable. Un éxito total por la gran movilización de gente que participó en el evento y por el buen servicio que discretamente realizaron todos  los trabajadores municipales, a quienes hay que felicitar efusivamente por su trabajo.

Al acto asistió el alcalde y la mayor parte del equipo de gobierno, las dos concejalas de IU y los concejales Roque Manchado y Félix López del PSOE, estando el evento desprovisto totalmente de connotaciones políticas y protagonismos. Los importantes eran los trabajadores del Punto Industrial y ellos fueron los actores principales y a quienes se les rendía el homenaje.

Esta noticia ha recibido 4254 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998