logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •35 usuarios en línea • Miércoles 22 de Enero de 2020
banner

25 años de Punto Industrial
El día 20 de enero habrá un gran encuentro de los antiguos trabajadores del Punto Industrial, al que asistirán unas 2.000 personas

Oficina de Prensa del Ayto. 11.01.07 

Una jornada para confraternizar y recuperar las relaciones con los antiguos compañeros. Esto es lo que ocurrirá el próximo día 20 de enero en el encuentro que ha preparado el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre y que reunirá a los trabajadores de la fábrica Punto Industrial, una de las empresas más importantes de la provincia que se emplazaba en este municipio. Veinticinco años después de su cierre, los compañeros podrán volverse a ver las caras, con algunos años más, y comentar con cariño las anécdotas de la época. Una oportunidad que ha decidido poner en marcha el Consistorio.


“Cuando comenzamos a barruntar la idea de recuperar la memoria de la antigua industria textil de Punto Industrial de Alhaurín de la Torre, aparecieron en nuestra imaginación diferentes soluciones: por una parte queríamos rescatar en la medida de lo posible, y a pesar de la ausencia material de documentos, lo que fue y significó para nuestro pueblo la implantación de la industria; por otra, no queríamos dejar en el olvido todo el caudal humano que suponen los recuerdos, las vivencias y las amistades surgidas de tantos empleados, no sólo de Alhaurín de la Torre”, señala el alcalde de Alhaurín, Joaquín Villanova.

El acto coincide con las fiestas patronales de San Sebastián, por lo que el festejo comenzará a las 11:30 horas con una misa en la parroquia del pueblo en honor a San Sebastián, al igual que se hacía cuando estaba en funcionamiento el Punto Industrial, y en el que intervendrá la Coral Santa Cecilia.

Posteriormente, a las 13:00 horas en la puerta de la Casa de la Juventud, donde se emplazaba esta industria, el alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, dará la bienvenida a todos los asistentes, que serán aproximadamente 2.000 personas, y se realizará una exposición fotográfica con instantáneas de la fábrica textil y los trabajadores de la misma. Unas fotografías que traerán muchos recuerdos a las numerosas personas que pasaron por esta empresa, entre ellos el propio regidor municipal. Y es que este gran evento congregará a vecinos de Málaga, Cártama, Coín, Alhaurín el Grande, Marbella, Benalmádena, Fuengirola, Madrid, Sevilla o Córdoba, entre otros lugares.

Tras dar un paseo por la memoria, la confraternización continuará entre todos los asistentes con una comida popular que se desarrollará en el entorno de la casa de Juventud y la Casa Consistorial.

“Fueron precisamente en aquellos días de San Sebastián de hace ya muchos años cuando se celebraban también, promovidos por la empresa, los almuerzos de hermandad de la plantilla de Punto Industrial. Creo que nadie mejor que los antiguos trabajadores y aquellos que de alguna u otra forma tuvieron que ver con la antigua industria textil sería capaz de recuperar la memoria de la misma y hacerla viva”, comenta el regidor municipal.

Para cerrar el acto se repartirá entre los trabajadores un libro denominado “El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre y su entorno arquitectónico y urbano. La recuperación para uso público de la antigua fábrica textil de Punto Industrial”, que ha sido realizado por el técnico de Bienes Culturales del Ayuntamiento, Miguel Ángel Huesca.
Dentro de este ejemplar se recogen todos los datos sobre el origen y evolución del Punto Industrial hasta llegar a convertirse en las dependencias municipales actuales y la repercusión en la provincia de esta empresa.

Parece que la decisión de instalar en la localidad la empresa textil que sería conocida con el nombre de Punto Industrial fue un hecho más o menos fortuito. Fue el vecino Juan Ortega Martínez, quien entabló relaciones de amistad con la familia Sánchez Pinilla en la barcelonesa ciudad de Tarrasa, adonde se trasladó a comienzos de los años sesenta, y quien sugirió, ante el deseo de la familia de expandir su empresa por Andalucía, la posibilidad de crearla en el pueblo que lo vio nacer, Alhaurín de la Torre, hecho para el cual contaría con el determinante concurso de su padre, el por entonces Alcalde, D. Cristóbal Ortega Navarro. Es en este contexto cuando a finales de 1.963, D. Alfonso Sánchez Pinilla visita nuestra localidad y, tras una entrevista con la primera autoridad local, se convence de los beneficios de la misma, siendo el propio Cristóbal Ortega Navarro quien gestionó la búsqueda y adquisición de los terrenos donde la industria quedaría emplazada, que no eran más que un conjunto de pequeñas fincas dedicadas a la producción de productos hortícolas y batatas, que finalmente fueron adquiridos por la familia Sánchez Pinilla a D. Rafael Gómez Segura.
La industria, cuyas obras se iniciaron en 1.964, comenzó a funcionar en Junio de 1.965, limitándose su producción a la confección de combinaciones; por entonces se utilizaban las dos plantas de las instalaciones del ala oeste del actual edificio que alberga la Casa Consistorial y Ayuntamiento de la localidad, mientras en paralelo se construía la nave que albergaba la instalación de las calderas necesarias para suministrar energía a la maquinaria textil (1966), que ocupó después el parque móvil de los servicios operativos municipales y hoy, totalmente transformada, las instalaciones de los servicios sociales de nuestro Ayuntamiento.

Posteriormente, se decidió fabricar el tejido en Alhaurín y proceder a su acabado, con lo que se evitaba la dependencia de suministros textiles desde Cataluña. La empresa creció y se realizó una prolongación de esa primera nave completando el perímetro del actual edificio consistorial, hasta el actual Centro Municipal de Artes, en 1968, terminando el ala este en 1974. El resto de naves que conformaban el complejo se realizó a principio de los años setenta, presentando ya la industria su fisonomía definitiva, e incluyendo también como productos destacados la confección de bragas, batas y prendas militares.

El punto Industrial tuvo además una enorme repercusión social y económica para Alhaurín. En un pueblo de unos 4.500 habitantes, 612 eran trabajadores directos, y un número bastante importante de la población complementaba su economía familiar gracias al trabajo indirecto que suponían los diferentes encargos proveídos por la empresa (bordados, recortes y otras labores), contándose por miles los distintos trabajadores empleados en Punto Industrial a lo largo de sus años de existencia. En este sentido es importante el revulsivo que supuso la implantación de la industria desde la perspectiva de género: la mayoría de las mujeres jóvenes fueron beneficiarias de Punto Industrial, hasta el punto de que la demanda exigía la incorporación de vecinas de Alhaurín el Grande y Coín, sin olvidar Cártama.

En cuanto a su volumen comercial redundante en sus cuentas de explotación anuales, la dimensión del mismo puede aquilatarse si atendemos al hecho de que en España la fábrica facturaba género a través de sus comerciales a toda la península, al archipiélago balear, Canarias, Ceuta y Melilla, y tampoco hay que olvidar que exportó prendas acabadas a más de veintidós países contando con una facturación media a finales de su período de existencia de unos 1.700 millones de pesetas.
Desde el punto de vista humano, entre las actividades de ocio y confraternización destacaba entre todas ellas la celebrada anualmente el día 20 de enero, festividad de San Sebastián, patrón de la localidad, tal y como se hará 25 años después.

Sin embargo, Punto Industrial no fue insensible a los procesos económicos y políticos de una España cambiante. Como al resto de las industrias malagueñas, la crisis energético-económica mundial de 1973, coloquialmente conocida como crisis del petróleo, cuyos efectos se dejaron sentir en España un año más tarde, afectó de forma notable la situación financiera de la misma. El ambiente de conflictividad política y social que se vivió en España durante la transición democrática, supuso también un elemento de inestabilidad económica, social y laboral de la que Punto Industrial no pudo recuperarse. Su propietario, D. Alfonso Sánchez Pinilla, se vio en la necesidad de proceder a una serie de expedientes de regulación de empleo, que concluyeron en la quiebra y en el cierre definitivo de la industria, no sin que se produjeran distintas movilizaciones y encierros de sus empleados ya en el ayuntamiento, la iglesia parroquial o la propia fábrica, en 1982.

Esta noticia ha recibido 2517 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998