Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Telf. de interés Su opinión Clientes Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•64 usuarios en línea • Martes 25 de Abril de 2017
banner
MUSEUM  Jorge Rando
“La Sala de estar del Arte en Málaga”
Jose Maria Barrionuevo Gil. 14.06.14 
(Calle Cruz del Molinillo, 12. De lunes a sábado, de 10:00 a 20:00 horas. Entrada libre)
El día tres de junio nos abrió sus puertas el Museum, con la humilde intención de que no nos diera por pasar de largo. No es que Málaga se haya vestido de largo ahora, sino que esta apertura (pues es precisamente la apertura lo que tanto caracteriza a nuestra ciudad) va dejando entrar la luz del Mediterráneo y es ahora cuando esta luz inversa del expresionismo nos viene de la mano de un paisano que ha sabido traerla desde Alemania.
La luz del Mediterráneo tiene también sus sombras y sus tristezas, pero por ser Jorge malagueño no ha renunciado a que seamos testigos de las duras sombras que siempre nos han acompañado en esta nuestra ciudad, llamada “Ciudad del Paraíso”. Sin embargo no nos deja abandonados, no nos permite que renunciemos ni a la esperanza ni a la acción. Lo que no puede dejar de hacer Rando es  dejarnos plantados en la tristeza. La oscuridad quizá sea el primer acicate para la búsqueda de la luz, y en esa búsqueda estriba el que nos aupemos a nosotros mismos, sin la necesidad de hundir a los otros, para cabalgar todos juntos hacia la puesta en pie del empeño de sus verticales paisajes.

    Nos conviene entrar y ver y palpar y mascar la vida tal y como es, no con edulcorantes que ajenamente nos hacen borrosa la mirada y ausente la conciencia. Si  Rando nos muestra “esto es lo que hay”, no es la entrega del vencido, sino la liquidación de unos sentimientos burgueses que siempre nos han obligado a mirar para otro lado. ¿Qué cuerpo se nos queda y qué alma se nos rebela ante una escultura de fibras de un hombre de cara a la pared y apoyado en ella, en una revuelta de la sala dedicada a África, y junto al cuadro de un niño africano que más que llorar grita, porque quizá se le ha secado ya el pozo de las lágrimas?  ¿Es un hombre que también llora o es un hombre que se afana, sí, pero por mirar para otro lado, a pesar de encontrarse desnudo también?  ¿Cómo se le queda y nos deja el cuerpo de fibras y de qué fibras están confeccionados su cuerpo y nuestras miradas? ¿Estamos ante unas fibras petrificadas, humanas, enajenadas...? No podemos olvidarnos de África, un continente que posee el título de la primera vida humana y que se nos muere, un territorio tan extenso y tan rico y donde sus gentes viven y mueren hacinadas, mientras pasa de largo la caravana de los que miran para otro lado, después de haberse llenado sus valijas. Un continente del que parece emigrar hasta la esperanza.
    El Mediterráneo parece estar condenado a no cambiar mucho de latitud y se asoma a la Pasión de Cristo, que aparece con los ojos vendados, pues no necesita asomarse a nada, ya que está al corriente y no peca de ignorancia, sabiendo lo que hay.
    Rando no puede dejarnos huérfanos y nos permite una vez más volver los ojos a la mirada, al abrazo, al cuidado, a la soledad...de las madres.
    Pero el cielo es muy amplio y alcanza todas las latitudes, pero se extiende profundizando y hurgando en nuestras vidas sin conformarse con la superficialidad. Sabe que nuestro aire, celofán  de nuestras vidas, cobija y abriga otros mundos que nos dejan fríos y que pueden helarnos el corazón. La prostitución, incluida la explotación infantil (grupo escultórico de fibras con una puerta cerrada detrás), no puede estar ausente de las manos del artista, que se sumerge en los callejones de poca luz, en los polígonos de múltiples ángulos de vista, con escenas de poliédricas caras y rostros...
    La luz nos viene de las mismas flores que nos resaltan su belleza entre trazos negros. La luz no viene de fuera, sale de las mismas flores. No hay más que ver...
    Pare usted de contar, porque los cuentos no son ciencias exactas. Sin embargo, cuente con nosotros, porque es una necesidad que vayamos contando qué nos pasa y qué nos pasa por la mente. Rando nos invita a que, al menos, contemos con él, no por lo que nos cuenta, sino más bien por lo que nos hace falta reflexionar, aunque nuestras consideraciones no coincidan con las suyas. Ni falta que hace.
    Pasen y vean. Aunque cada cuadro tiene un texto a sus pies, no hace falta tomar notas, basta con tomar conciencia.

Josemª

Esta noticia ha recibido 1876 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998