Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Telf. de interés Su opinión Clientes Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•12 usuarios en línea • Sábado 23 de Septiembre de 2017
banner

Entrevista a Ángel Cañizares
Un artística de referencia en Alhaurín de la Torre

Carlos Corcoles. 19.01.14 
Hay personas que han vivido varias vidas, que su trayectoria daría para escribir muchos libros y Ángel Cañizares es una de ellas. Este vecino de El Lagar ha participado en la elaboración de decorados de películas como “Nicolás y Alejandra”, ganadora de un premio Óscar a la mejor dirección artística en 1971, ha diseñado varios edificios, obras, viviendas particulares, hoteles y casinos en las Costa del Sol, así como en  Panamá y Francia y mobiliario urbano como la rotonda de Los Molinillos en Benalmádena donde ha desarrollado la mayor parte de su actividad en los últimos años, formando a la vez la pintura parte de su vida. Hijo de empresarios del mundo de la alimentación, su infancia transcurrió en Almoradí (Alicante) hasta que llegó a la Facultad de Derecho de Murcia,  pero el destino le llevó al final a  la Escuela de Cinematografía de Madrid adscrita a la Escuela de Industriales, donde se especializó en decorados.
Sus primeros años en el mundo del cine están ligados al productor de origen ruso, Samuel Bronston y al veterano decorador Gil-Parrondo, un referente en el mundo cinematográfico, periodo durante el cual fue miembro del equipo de decoración de películas tan conocidas como: “El Cid” en 1961,  “55 días en Pekin” en 1963, “La Caída del imperio” en 1964, “Doctor Zhivago”, “Papillon” en 1973, “Nicolás y Alejandra” o “Patton” premiadas con Óscar a la mejor dirección artística, que sin embargo no llegaron a recogerse debido, según Cañizares a que: “En los años 70 estos premios no eran lo que son ahora y en consecuencia no se les tenía tanta consideración en España”. De esta época, Cañizares recuerda que: “La gente del cine solo vivía para él” y que durante los rodajes “No hay familia ni fines de semana”, aunque por otra parte se trata de una profesión liberal en el que la relación laboral termina una vez que se acaba de rodar la película. Como curiosidad, este diseñador nos cuenta que la  mayor parte de estas películas fueron rodadas en España como en “Nicolás y Alejandra” donde gran parte de sus escenas se filmaron en Segovia, siendo el principal motivo lo barato que era rodar en nuestro país y la estabilidad del equipo existente.

Durante su trayectoria cinematográfica Cañizares compaginó parcialmente su trabajo con su faceta de  diseñador en el mundo de la arquitectura en el que trabajo en el desarrollo de la primera fase de Costa Esmeralda en Cerdeña, centrándose exclusivamente en este mundo una vez que terminó el rodaje de película “Papillon”. Su primer destino fue en el Archipiélago de Las Perlas (Panamá), donde trabajó en el desarrollo de un complejo hotelero que incluía cinco casinos dedicados cada uno de ellos a un continente, un campo de golf que ocupada una isla entera y hoteles de todo tipo, pero “la crisis del 75 dio al traste con el proyecto, Meliá se fue del país y el Banco Nacional del país se hizo cargo del complejo”. A pesar de esta piedra en el camino, Ángel Cañizares siguió trabajando durante una época para compañías hoteleras produciéndose situaciones tan curiosas como cuando tuvo que improvisar a contrarreloj en un mes unos estudios de hoteles para construir en Bagdad debido a que la empresa se había comprometido de forma precipitada con unos inversores árabes a entregarles los planes a pesar de que la compañía no tenía absolutamente nada.

A finales de los 70, Cañizares llegó a Málaga para trabajar en el diseño de la construcción del Puerto de Benalmádena que por diferentes motivos acabó abandonando. A partir de aquí su legado se fue incrementando con la construcción  de viviendas y otro tipos de edificaciones, destacando algunas obras tan curiosas como el edificio que alberga los apartamentos “La Cueva”, que incluyen un tablao Flamenco con una pequeña cavidad dentro, situados en  la calle Loma de los Riscos en Torremolinos o la urbanización “Cortijo Viejo” en El Lagar, en Alhaurín de la Torre.
 
Como todo diseñador que se precie Ángel Cañizares ha realizado estudios  que al final no se han llegado a ejecutar por diferentes motivos y es que pocos saben  que este hombre es autor junto a Gil-Parrondo de varios ante proyectos que pretendía crear un puerto de Indias para la Expo 92 en Sevilla, a imagen y semejanza de los existentes durante la época de la conquista de América así como una  “Ciudad del Cine” , también para el evento que se celebró en la Isla de la Cartuja, que nunca llegaron a ver la luz.

La llegada a la alcaldía de Benalmádena de Enrique  Bolín en 1995 supuso un punto de inflexión en la vida de este diseñador. Cañizares cuenta durante la entrevista, que conoció al ex regidor de la localidad en una cita que concertaron, que dio lugar a una relación profesional durante mucho tiempo en la que realizó obras como la “La Rotonda de los Molinillos”, las puertas de acceso al Parque de la Paloma, la remodelación de la Casa de la Cultura de Arroyo de la Miel o El centro de Exposiciones. Cañizares guarda buen recuerdo de Bolín, del “que le obligó a hacer cosas muy innovadoras” y al que defiende como un buen alcalde, al margen de los errores que tuviera en su momento.

A la pregunta ¿Intentó hacer algo aquí, en Alhaurín de la Torre, donde vive? Cañizares contesta que “En su momento hice tres cosas, fui a ver al alcalde que había aquí en ese momento, fui a Ceutí en Murcia, un pueblo culturalmente excelente, reconocido a nivel internacional y  me fui a ver al regidor de mi pueblo, Almoradí en Alicante. No conseguí nada excepto en Ceutí donde tenía menos vinculación y fruto de eso diseñé una glorieta parecía  a la Rotonda de los Molinillos que fue inaugurada en el año 2007”.

Este artículo-entrevista no se puede acabar sin mencionar la casa donde desde hace treinta años Ángel Cañizares, persona de una gran calidez en el trato, de carácter sencillo y humilde, vive. Su vivienda  cumple  esa regla no escrita  que establece que: “Para un arquitecto, su casa es su tarjeta de visita” y es que su hogar desprender arte y estilo por todas sus paredes. Su vivienda, construida hace 30 años, situada en la urbanización “El Lagar”, es la que da el nombre a esa urbanización, cuenta con 3 talleres diferentes, uno dedicado a la pintura, otro a la artesanía y otro a la arquitectura, edificada sobre un antiguo “lagar”, que sirve de lugar para exponer los cuadros pintados por este hombre polifacético, cuya obra estará a la vista de muchas generaciones.

Carlos Córcoles.
Enero de 2014.


 
Esta noticia ha recibido 3970 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998