Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •4 usuarios en línea • Miércoles 30 de Septiembre de 2020

"Más sabe el Diablo" Por Miranda Collet

Miranda Collet. 17.11.13 
CAPÍTULO VIII
Padre Guadalupe, Tercera Parte.
Yelapa y Jícaro, agosto, 1984

María, una abogada cristiana anarquista de EEUUA, y Amanda tratan de ver a Guadalupe, sabiendo que va y viene entre Yelapa, donde viven ellas, y Jícaro, pero el hombre es una hormiga loca, y no lo logran. Luego deciden viajar a Jícaro. Trabajan con Acción Permanente por la Paz, una organización ecuménica, pacifista, de EEUUA que pretende parar la participación de EEUUA en la guerra contra Nicaragua. Piensan combinar su deseo personal de conocer a Guadalupe con su trabajo de guía en la zona de guerra. Deciden Viajar a Jícaro y hablar con Guadalupe sobre la vivienda y la programación de una delegación de veinte personas que va a venir de EEUUA. De esta manera, o sea, en plan de trabajo, irán conociendo a este personaje en una situación más normal que sólo ir a verlo.
Principios de agosto, 1984

Padre Guadalupe, Padre Guadalupe. Él había llegado a la Casa Cural en Yelapa, donde viven, cuando andaban María y Amanda en Jícaro. Luego habían estado en Yelapa juntos, sin darse cuenta.
Él llegó otro día pero estaban fuera. Ni acá, ni allá. ¡Uuuuup!
Se cruzaron. ¡Uu!
¡No está!

Miércoles, 22 de agosto, 1984

El bus de Nacho Mantequilla sale de en frente del mercado de Yelapa, 7 a.m.
Treinta y dos kilómetros, dos horas.
Pasando por las montañas, dejando nubes de polvo atrás, hay verde encendido, verde polvo, verde tierno en nuestro camino serpentino a Jícaro. Subimos, bajamos, subimos, bajamos, y la gente en el bus repleto conversa:
-Otro retén. Bajémonos.
-Todo bien, dice el soldado.
-Súbanse, dice Nacho
-Otro retén. Bajémonos.
-Todo bien, dice el soldado.
-Súbanse, dice Nacho Mantequilla, aquí nadie se queda atrás. Hay lugar para todos. Acomódense bien, sí, así... un poco más. Arrímense tantito. Bueno.

Bebés y guacales con tortillas, niños, llantas, mochilas, fusiles, municiones, refacciones, libros, cartas, cuadernos, bultos envueltos en morrales. Plátanos, polvo, color, calor, y la vecina con un pastel en el regazo. Leche en polvo y cereal infantil de la URSS. Pañales y arados. Todos alegres, todos encimados, todos con la mira de llegar a Jícaro.

En el camino la gente platica de diarrea, la contra, las montañas, la lepra de montaña, los secuestros, un suicidio, cuatro asesinatos por la contra en una emboscada. Nueve contras aniquilados, una escuela nueva, una casa nueva, un asentamiento nuevo, casas nuevas, los muchachos en el frente de guerra.
Amanda platica y toma notas, pero no es fácil por las varias conversaciones que se desarrollan durante el viaje, y que se crucen entre los quince pasajeros del bus. Todos van sentados en las bancas largas del bus, que es una suerte de casita de madera montada en la tina de la camioneta de Nacho Mantequilla.

-¿Cuando van a comenzar las lluvias?
-Carlos está estudiando en Estelí.
-El marido de ella estudia los sábados.
-Las clases las imparten en nuestra casa.
-Sí, dan clases en la iglesia, también. Madre Esperanza es la que imparta.
-La maestra Mercedes se fue para Quilalí. Sigue dando clases en primaria.
-¿Jorge es primo tuyo?
-Pues todo este año nos ha dado clases. Ya estamos en segundo nivel.
-¡Mira lo que me queda de este lápiz!
-Jorge está casado con mi hermana, hermana de padre.
-Parece que nos van a llegar lápices. Apenas nos dieron dos para este año, y el menor mío perdió uno de los suyos.
-Y no se hallan.
-A veces en el mercado hay, ¡pero a treinta y ocho córdobas!
-¡Imposible!
-Nos van a llegar de parte del MED.*
-Si hay pase...
-Mi marido y yo compartimos un cuaderno, mira.
¬
Ni el calor, ni los duros asientos, ni el peligro rebajan los deseos de convivir y conversar.

-Fui a Yelapa a ver a mi prima. Acaba de parir.
-Pues, la semana pasada no hubo pase por aquí.
-Voy a Jícaro para ver a una media hermana mía, Adela.
-¿Adela Ortez? Es sobrina de mi marido.
-Acaba de dar a luz: hembra. Le pusieron Teodoro.
-Por el padre.
-Toma un poco de queque.** Tomá. Tomá.

-Así que en Yelapa el médico Felipe nos dijo que tomáramos limón. No hay enterovioforma en Jícaro. Fue por eso que fui a Yelapa, pero tampoco. Ni antibióticos.
-¿Se acabaron tan pronto? Hace un par de semanas había un montón de medicinas de Cuba.
-Sí, pero tanta gente está con diarrea.
-Se ve muy cansado Felipe. Es un gran muchacho. Un buen médico.
-Aún sin medicinas.
-¿Pero qué hace sin medicinas?
-Hace mucho con la escuela de medicina natural en Estelí.
-Nunca le he visto novia.
-Pero todas las enfermeras del hospital están embarazadas.
-¡Vaya!

-Hay una lista de espera para las medicinas.
-Casi no duerme.
-Ni come.
-El turno es de tres días y tres noches, luego tiene tres días y tres noches de descanso.
-A menos que haya una emergencia.
-O un combate.
-O un accidente.
-El tractor de la reforestación se volcó, ¿supiste? Catorce muertos, veintiocho graves.
-Le habían dicho al tractorista que no subiera la cuesta.
-Pero igual lo hizo.
-Sí, y luego se ahuevó. No es más que un muchacho.
-El tractor se fue con todo y todo.
-Ser joven no es una justificación.
-Una de las mujeres estaba embarazada. Perdió el niño.
-La gente maneja con demasiada velocidad, Magdalena. Eso creo yo.
-Es para no caer en una emboscada.
-Eso dicen. Ha de ser cierto.
-Sí, es cierto. En este tramo hubo una emboscada, ¿te acuerdas?
-En junio. No, fue mayo. Arnoldo iba en la camioneta con cuatro más.
-Mataron a dos, secuestraron a dos y uno se salvó por milagro.
-Arnoldo era primo mío.
-Su esposa quedó mal, mal.
-Francisca, sí. Es prima mía.
-¿Ah, sí? Pues la han escogido para directora de la primaria el año que viene.
-¿No me digas!
-Sí, y sigue estudiando. No perdió el semestre.

* Ministerio de Educación
** tarta
Esta noticia ha recibido 2543 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998