logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •9 usuarios en línea • Sábado 29 de Febrero de 2020
banner
"Más sabe el Diablo" Por Miranda Collet
Miranda Collet. 10.11.13 
CAPÍTULO VII
Padre Guadalupe, Segunda Parte
Yelapa, Nicaragua, julio, 1984

Nunca faltan comentarios cuando el tema es Padre Guadalupe.
-El Espíritu Santo iba a la montaña, y Guadalupe nos acompañaba.
-Más bien nosotros íbamos con él.
-Él conocía las montañas, y llevaba la guitarra y la armónica.
-¿Cuándo voy a conocerlo?, pregunta Amanda.

-Vive rodeado de gente.
-Lo queremos bastante.
-Es uno más de nosotros.

-Me acuerdo que solía escribir largas listas de todo lo que tenía que hacer en el día.
-A veces caminábamos varios días de un solo tirón.
-A veces llevábamos ganado para alimentar a los muchachos, los guerrilleros.
-Y andar con ganado era más lento y más arriesgado.
-Era cansado, porque, además, íbamos cargados de arroz y frijoles. Era comida que les mandaba sus familias. Caminábamos día tras día. Guadalupe iba cargado, también.
En aquel entonces la Guardia estaba en todas partes, y nos estaba buscando. Quería matar al Espíritu Santo.

-La Guardia no se atrevió a matar a Guadalupe directamente, y nunca nos agarraron en esos viajes montaña adentro.
-Llevábamos cartas, fotos y mensajes para los muchachos.
-Ellos vivían esperando nuestra llegada; algunos llevaban meses de estar en la montaña.
-También les llevábamos medicinas.

-Guadalupe toca varios instrumentos.
-¡Cómo nos dolían las patas!
-Guadalupe andaba tan a prisa, mientras nosotros nos íbamos quedando atrás. Caminaba rápido, y platicaba a la vez.
De repente lo perdíamos de vista, pero allá adelante estaba, esperándonos.
-Estaba descansado, sentado en una piedra. Cuando lo alcanzamos, Guadalupe se levantaba, se estiraba y decía, ¡Bueno, seguimos, hermanos!

-Por fin llegábamos arriba. ¡Allá estaban los muchachos!
-Guadalupe entraba primero, alegrísimo.
-¡Los muchachos tan felices de vernos! Y nosotros de verles a ellos.
-No sabes cuán feliz. Allá estaban, todavía con vida.
-Y con más vida al vernos.
-Allá Salvador me pidió la mano.
-Me acuerdo, me acuerdo. Y tu hermano, Rubén, estaba de acuerdo.
-Y Guadalupe prometió casarnos después del triunfo de la revolución.
-Pero para entonces ya había nacido Yaosca, y yo ya estaba embarazada de Byron. A mi hermano, Rubén, lo había matado la Guardia. Todo eso sucedió en dieciocho meses.
-¡Qué hambre tenían, pobrecitos!
-De comida, amor, y música. No dormíamos de noche. La pasamos platicando de todo. Hablando tonterías y riéndonos.
-Les contábamos lo que había sucedido en el pueblo, y cómo iba la lucha contra la dictadura.
-Cantábamos a veces, pero bajito. Todo tenía que ser bajito, porque un ruido en las montañas se escucha.
-¡No te imaginas las ampollas que teníamos en los pies!
-Turnamos con la guitarra y la armónica.
-Nadie tenía botas entonces.
-¡Estábamos rendidos! Pero aún así nos desvelamos.
-Allá en la oscuridad hacía frío sin fogata.
-Entregamos a los jóvenes su cartas, y de regreso llevábamos las cartas que habían escrito ellos. Algunas eran cartas de amor. Pero antes de bajar, nos quedamos allá un par de días. Para cuando nos íbamos ya les quedaba poca comida. Al final nos despedíamos alegres. Nadie estaba triste.
-Sabíamos que íbamos a ganar. Contábamos con vernos de nuevo.
-Pero unos, sí, se murieron.
-Sabíamos que íbamos a ganar.
-Por eso no nos sentíamos tristes. Y cuando los dejamos arriba, no volteamos atrás para verlos.
Esta noticia ha recibido 2471 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998