logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •4 usuarios en línea • Sábado 29 de Febrero de 2020
banner

"Más sabe el Diablo" Por Miranda Collet

Miranda Collet. 06.10.13 

CAPÍTULO II. El sueño de los calcetines rojos
Arizona, EEUU, 1953

Aquí un sueño que llega a una Amanda con siete años, cuando ella duerme en la finca familiar, en su pequeña cama en el desierto. 
La camita se abre como libro, convirtiéndose así en baúl. Adentro yace la ropa de invierno inglés que sus padres en 1947 trajeron consigo cuando se mudaron de Londres a Arizona. Adentro todo huele: las camisetas de lana, los guantes, un muñeco relleno de aserrín, vestido de terciopelo azul con la cabeza de porcelana partida en dos, y varios pares de botas de hule negro para la lluvia. Todos guardan el cargado olor de un lugar y de un tiempo de los cuales Amanda no se puede acordar. Estos objetos desplazados también guardan, año tras año, su melancólica y reprimida energía británica.

El sueño comienza cuando ya es demasiado tarde: un grupo de vaqueros, montados a caballo, forma un apretado círculo alrededor de Amanda, y ella sabe que la van a matar a tiros.
Un hombre solitario se acerca a galope, gritando, ¡Aquí están! 
Éste ondea un par de calcetines rojos: la irrefutable evidencia en contra de Amanda.  Ella sabe que los hombres estaban esperando esta prueba para matarla.  Aunque la niña no entiende el significado de los calcetines rojos, sí entiende que están inseparablemente  relacionados con ella.

Los hombres levantan sus rifles y apuntan a Amanda.  Ella cierra los ojos.  En el instante antes de ser disparada, ella se da cuenta que no está lista para morir.
-¡Espérense!  ¡Espérense!  ¡Sólo un momento!, grita. 
Los hombres bajan sus rifles mientras se tranquiliza.

Se endereza, hombros atrás; ahora está lista.
Otra vez los hombres levantan sus armas.  Otra vez en el parpadeo antes del apretón de gatillos, Amanda los detiene con, ¡No!  ¡Espérense!  ¡Espérense sólo un momento! 
Sabe que no necesitará más que unos segundos para tranquilizarse.

A los hombres se les está acabando la paciencia. Cada vez que ella se cree capaz de morir, se enfrenta al paredón. Cada vez, antes de ser asesinada, ella vuelve a  perder su valentía.  Cada vez el miedo aumenta, y finalmente ella levanta los dos brazos para detener su ejecución.

Se despierta y ve que la luz de la luna invade su cuarto en Arizona.  Las manos aprietan la sábana y el latir del corazón va disparado.  Ella espera sin moverse hasta que el miedo se disipa. Exige a este sueño que se vaya y que no vuelva ya.  Acepta la responsabilidad por la llegada del sueño, pero no siente haber hecho algo que haya merecido ser matada.             

No sabe preguntarse el significado de este sueño y durante cuarenta años no se da cuenta que el sueño es un goteo en el tiempo, proveniente de una vida anterior suya.

Ver capítulo anterior
http://www.malaka.es/columnista.php?fuente=Miranda+Collet

Esta noticia ha recibido 2592 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998