logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Domingo 8 de Diciembre de 2019
banner
¿Qué es una dehesa? ¿Para qué sirve?
Ver imágenes
Tatiana Diaz. 15.04.12 
Siguiendo la propuesta de Federico, yo me declaro a favor de la Dehesa, y más aún de la Dehesa Boyal.
Tener un huerto en una dehesa, es rizar el rizo, y vivir en el paraíso. Pues si tiene pozo y placas solares, ¿algo más se puede pedir ?
Buscando información para mostrar, se explica que: en la dehesa el arbolado da cobijo a la fauna, tanto doméstica como silvestre, evitando la necesidad de construir refugios para el ganado; fertiliza a través de la deposición de materia orgánica en forma de hojarasca (menos cuantiosa si se compara con los bosques convencionales). Éste uso múltiple del árbol se expresa en toda su extensión al convertirse la broza en fertilizante del suelo (Cuevas et al., 1999); extrae nutrientes profundos que no pueden alcanzar arbustos ni herbáceas, hecho que se denomina “enmienda orgánica”.
Por otro lado, la sombra ralentiza la combustión de la materia orgánica, sobre todo en épocas de alta insolación.

Se puede asegurar que las producciones más valiosas del monte mediterráneo son las dehesas.
La dehesa es un bosque claro de encinas o alcornoques, con estrato inferior de pastizales o matorrales, donde la actividad del ser humano ha sido intensa, y generalmente están destinados al mantenimiento del ganado, a la actividad cinegética y al aprovechamiento de otros productos forestales (leñas, corcho, setas, etc.).

Este ecosistema seminatural se compone de un estrato arbóreo, formado por vegetación xerófila esclerófila, en donde predomina la encina, Quercus rotundifolia, sobre el alcornoque, Quercus suber. Quejigos, rebollos y robles aparecen en zonas más húmedas (San Miguel, 1994).

La encina es uno de mis árboles preferidos que sembraría siempre que se puediera en Andalucía, es un árbol que puede alcanzar los 25 m de altura, aunque en la dehesa raramente supera los 15 o 20 m.. Su porte es variable, dependiente de la zona donde vegete. El tronco es derecho, cilíndrico, de color cenicienta. Las ramas son abiertas entre erguidas y horizontales, robustas y muy ramificadas; la copa suele ser amplia, densa y redondeada (Fernández et al., 1998). La encina presenta una raíz muy penetrante, axonomorfa, pivotante y de fuerte crecimiento inicial, (Montoya, 1993). Se ramifica pudiendo dar renuevos y alcanzando los 10 metros de profundidad y gran extensión superficial, lo que indica su gran adaptación. Las hojas son simples[20], alternas, más o menos pelosas y membranosas, con 3 o 4 años de vida. La forma es variable, así, las que se sitúan cerca del suelo son más coriáceas y presentan espinas, mientras que las superiores suelen ser más redondeadas. La foliación se da en primavera y caen en el período de reposo vegetativo (Fernández et al., 1998). Las flores son monoicas. Los amentos masculinos aparecen agrupados y las femeninas en grupo de dos. Debe mencionarse que el desarrollo y fisonomía de la encina van a depender en gran medida de la presión de los herbívoros ramoneadores (Gómez, 1992).

Ahora las encinas están en flor, y son preciosas flores pequeñas amarillas en ramillete.

Sin presencia de herbívoros, el crecimiento es más regular, el porte erguido, casi recto y cubierto de ramas laterales desde la misma base, lo que permite rebasar los 20 cm de tronco a 1,50 m de altura en menos e 30 años. Cuando un rebrote consigue sobresalir, pasa a constituir un pie dominante que llega a alcanzar un porte destacado, formando unidades más cilíndricas que semiesféricas, salvo en el casquete superior. No forman brazos poderosos como las encinas cuidadas de las dehesas, sino un tupido ocaso de ramas menores.
Así se encuentran las sabrosas perdices en sus nidos entre las ramas menores.
En la dehesa, hay que poner panales para las abejas, ya que ahora está cubierta de las moradas lavanda y de verde romero. Y ¡qué rica la miel! "Anoche cuando dormía soñé ... que el humo había de poner...""Anoche cuando dormía soñé, ¡bendita ilusión!, que una colmena tenía dentro de mi corazón; y las doradas abejas iban fabricando en él, con las amarguras viejas blanca cera y dulce miel".

Los árboles cuidados por el hombre presentan un desarrollo en función del tipo de poda (Calvo, 1999). Igualmente, la estructura del árbol denuncia la historia de la utilización de la dehesa en los últimos siglos (Gómez, 1992). Forman de tres a seis brazos debido al desmoche, que se realiza cada 15-20 años y, con el que se consigue que el árbol soporte una copa lo más amplia posible. Este desmoche descarga al árbol de la mayor parte de su fronda, dejando los brazos principales que rehacen la copa semiesférica. Otra modalidad de poda es el olivado, más ligero que el desmoche y más frecuente (cada 5-10 años), consiste en limpiar el árbol de chupones y material activo en el que la respiración supera a la producción.

El hábitat del encinar es típicamente mediterráneo, aunque muy amplio al extenderse desde el nivel del mar hasta los 2000 metros de altitud, ya que soporta bien las limitaciones. No es exigente en cuanto al suelo, prefiriendo los suelos sueltos, ligeros y permeables, en los que adquiere el máximo desarrollo (Fernández et al., 1998). Se adapta a suelos pedregosos, tolerando mal los encharcables, salinos y yesosos.

La función productiva del encinar se debe su aprovechamiento como recurso alimenticio para la cabaña ganadera, ya sea en forma de ramón, forraje cuya calidad varía con la fenología, aunque en general es baja, pero con un valor estratégico importante en la dehesa, o bien por su fruto, cuya producción se denomina “montanera”. Sus producciones son variables, al rondar entre los 200-400 kg/ha/año, (Martín, 1986), 740 kg/ha/año en la dehesa salmantina según Gutiérrez (1992), aunque al tratarse de un árbol vecero, las producciones oscilan sensiblemente (Fernández et al., 1998), dependiendo de las condiciones climáticas durante la floración (heladas tardías y primaveras secas) o el posible ataque de plagas.

Hasta tal punto es productivo, que ya a principios de siglo Joaquín Costa (1912) afirmaba “...como se ve, la producción del suelo con arbolado es superior a la renta que produce sembrada de cereales”. La bellota de encina se caracteriza por un elevado valor nutritivo, que supera al del quejigo y el alcornoque (San Miguel, 1994). Tiene un bajo contenido en proteínas y es rica en hidratos de carbono que fácilmente pueden ser transformados en grasa, materia prima ideal para la alimentación del ganado porcino en especial (Fernández et al, 1998).

En suma, la importancia del arbolado en el ecosistema es muy superior a la que le corresponde por la superficie que ocupa.

Si no quieres tanto lentisco, ni jaras.... pues pones unos corderitos de corta césped, y después lo metes uno de corderos en el horno. (Ay omá que rico)...
Si quieres espárragos...pues siembras semillas en las zonas que se encuentren las piedras amontonadas y crecen como el del anuncio del "carretillero"...
Si quieres huevos de dos yemas... pues ya sabes, pones un corralito al lado del huerto....
En las dehesas son felices los caballos y las yeguas, los pastores alemanes y los mastines, las vacas y los toros de Domeq y Osborne.

¡Y qué nunca falte que darle de comer a tus chiquillos: tomates y pimientos, melocotones o almendras, naranjas o lo que te dé la gana!... ¡Ay omá! ¿quién no quiere una dehesa?

Un saludo a los amigos de Alhaurín desde la Sierra Norte de Sevilla.

Esta noticia ha recibido 7760 visitas       Enviar esta noticia

Noticias relacionadas
Laboreo en la huerta Los Álamos
Sobre huertos urbanos



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998