logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Sábado 7 de Diciembre de 2019
banner

Una ruta por la cuerda de la sierra de Mijas
Desde Jarapalos a la venta Los Morenos en Alhaurín el Grande
Ver imágenes

Senderismo. 15.12.11 

El pasado viernes 9 de diciembre un grupo de amigos hicimos un recorrido singular. Atravesamos la sierra de Mijas de este a oeste pasando por las cumbres hasta desembocar  en el otro lado de la sierra, en la carretera de Alhaurín el Grande-Mijas. Fue una ruta especial y cada uno de los participantes ha escrito una pequeña crónica con sus impresiones, resultando un poco largo el relato en su conjunto.
Gran parte del recorrido se hace fuera de senderos y carriles. Partimos desde las canteras de Mijas, actualmente cerradas, hasta Jarapalos. Desde ese punto caminamos hasta desviarnos por el sendero que sube a la Bola (1200 mts. aprox) y desde aquí anduvimos por la cuerda de la sierra hasta el punto más alto cerca de Alhaurín el Grande. Desde aquí una larga pendiente por cortafuegos y senderos nos llevó hasta el Puerto de Pescadores (venta Los Morenos). Las impresionantes vistas de este recorrido (Guadalhorce, África, Sierra de la Nives..) es su principal atractivo. Ver la aplicación informática creada en Wikiloc. http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2293885. Rafa Calasanz.

Mar, montaña, valle, pueblos…, ¡qué privilegio!

Unas horas de caminata por la cuerda de Sierra Mijas siempre es sorprendente. Puedes ver las dos vertientes, una más árida como consecuencia de tantos incendios sufridos y otra más frondosa y mejor conservada. Las vistas impresionan, mirando hacia el sur, con el mar de fondo puedes comprobar la ocupación intensiva del territorio pero levantando y girando la vista hacia el oeste puedes disfrutar de los picos de Sierra Bermeja, Sierra Blanca, Sierra de las Nieves con la deseada Torrecilla coronándola, y con la vista al norte, la inmensidad te muestra el Valle del Guadalhorce, difuminado por manchas blancas de pequeñas construcciones y por huertas, con trece pueblos dispersos por la geografía más cercana yel horizonte se pierde con El Torcal y los Montes de Málaga. Todo lo que ves emociona: cómo estando a poco más de mil metros, pero sintiéndote en lo más alto, puedes contemplar la variedad de paisajes: mar, montaña, valle, pueblos…, ¡qué privilegio!, que tenemos que esforzarnos por conservar y proteger.  Isabel Sánchez.


Sierra de Mijas, el balcón de la biosfera malacitana

Mañana fría pero apacible para emprender una ruta en ascenso casi de forma continuada, así comenzamos los cuatro peregrinos la marcha del día 9 de diciembre hasta las cimas de la Sierra de Mijas. El camino discurrió casi en sus dos primeras horas principalmente por caminos pedestres de gran anchura que no ofrecía variedad apenas, es solo cuando alcanzamos la proximidad de la estación meteorológica  (La Bola) y emprendimos la subida a su cota, cuando abandonamos el camino  y lo continuamos a través de sendas, veredas y casi torrenteras.  Las vistas que se obtienen desde la estación meteorológica son de unos 360º espectaculares de belleza natural y desde donde divisamos toda la cuerda de la vertiente montañosa de la sierra que teníamos que atravesar. Tras este remanso visual conquistado por los sentidos emprendimos la fase más dura del camino al sortear todo lo agreste de la vegetación entre matorrales, encinas y chaparros, lo pedregoso y abrupto del terreno y el viento frio propio de las alturas, y en plena transición por la cúspide y con esas circunstancias. La Sierra te sorprende y te vuelve a regalar una azotea natural en su cota máxima desde donde divisas el poderío natural geográfico de una grandísima parte de la provincia malagueña.

No pudimos dejar pasar la ocasión de tan excelente mirador y nos dispusimos a tomarnos un merecido descanso y a reponernos algo del esfuerzo ejercido con unos cuantas delicias, delicias por su valor energético y por lo mucho que nos gusta degustar (valga la redundancia) de la compañía y de nuestras conversaciones atertuliadas.Retomando la cresta de la sierra, pero repechándola, a veces cual si fuésemos cabras, por las rocas que son de las características de los conjuntos kársticos que predominan en casi todas las sierras malagueñas sobresaliendo las serranías de Ronda y El Torcal de Antequera las cuales nos muestran su abruptuosidad de piedras enormes erosionadas y con tajos cortantes cual si fuese pura piedra levantada que engendra acuíferos internos y que en tiempos pasados cimentó como esqueleto para ser cumbre de montañas más altas; pues tras dejar un pertrecho camino de escabrosidad durante un tiempo retomamos el camino hacia el final de la sierra en su vertiente noroeste mirando hacia la cumbre de la siguiente y más cercana que es la de la Sierra de Las Nieves, nombrada Reserva Natural de la Biosfera; el último trecho lo emprendimos, esquivando encinas en la bajada para encauzarnos en un estrecho camino que nos llevase a la última cumbre desde donde emprenderíamos  el descenso.

Cuando llegamos al final de la correa de la Sierra, entendí la belleza de esta Sierra de Mijas; es una Sierra que mira de frente al Pico Torrecilla el punto montañoso más alto de la sierra de Las Nieves (1.919) y entre medio de ambas Sierras cruza un enorme valle que atraviesa desde Alhaurín El Grande hacia Fuengirola. Después de haber tenido el gusto de encontrarnos en ese mirador único y especial donde no quiero recrearme en exaltar su belleza, ni su esplendor rodeado de montañas por casi todos los horizontes, entendí que estaba en uno de los balcones privilegiados desde donde se divisaba el inicio de La Reserva de La Biosfera Malagueña y más cuando la visión que tiene uno del paisaje se obtiene oteando por encima de las nubes, percibiendo sensaciones celestiales remasterizadas por la retina. Tras culminar, solo quedaba la bajada a una hora del final del camino, bajada que se emprende entre matorrales, caminos, cortafuegos anchos y largos y unas veredas y sendas preciosas en el último trayecto inmersas en bosques que te llevaban hasta el final de etapa en La Venta Los Morenos (Alhaurín El Grande). Fue una jornada de 6 horas sin prisa alguna que nos sugirió otras tantas jornadas por realizar y que ya relataremos. Gracias, salud y ¡¡Feliz Navidad¡¡ Antonio Barba.

La vegetación de la sierra de Mijas

El caminar de estos cuatro amigos andarines, los mismos del Camino de Santiago,  -Isabel, Antonio, Rafa y Federico-  por lo más alto de la sierra de Mijas, por la cuerda, que se dice en el argot montañero, nos ha deparado muchas sorpresas: paisajes, aire puro, ruidos de animales de la sierra y también abundante vegetación, una flora imponente que no sospechábamos que pudiera existir tan cerca de nosotros, aquí en el centro de la Costa del Sol. Desde el pico más alto de esta sierra, donde se encuentra una estación meteorológica estatal, la cual se distingue desde aquí abajo porque tienen una gran bola, se contempla la panorámica más amplia de todo el conjunto. Se divisan perfectamente todos los cerros y lugares de la sierra de Mijas y su entorno: Jabalcuza, Jarapalos,  el valle del Guadalhorce, el Torcal, casi toda la costa y una extensión de masa forestal asombrosa.

La cantera de Mijas

Iniciamos nuestra excursión a pie dejando el coche en la cantera de Mijas, restaurada hace años y en proceso actual de recuperación, que la naturaleza está llevando a cabo poco a poco de forma natural. La mayoría de los pinos y algarrobos  plantados en la cantera y alrededores están vivos, se han secado algunos, pocos, pero al haber sido plantados en los bancales estériles de grava de la mina, el crecimiento de los árboles es lento y raquítico. Parecen bonsais puestos en un escaparate y los que conocemos algo de estos árboles enanos, sabemos que no crecerán mucho más. Así y todo me pareció que la cantera de Mijas restaurada por Compañia General de Canteras goza de buena salud y se está recuperando, aunque sea de forma lenta.

Dos pistas forestales

Hemos descubierto que la Sierra de Mijas está atravesada por dos pistas forestales que tienen la pecualiaridad de no estar conectadas entre sí. Son independientes una de otra y ningún vehículo, por suerte, puede hacer la ruta que estamos relatando. Las dos pistas se pueden describir así: una tiene dos entradas, por Mijas y por el arco de Jarapalos de Alhaurín de la Torre que suben por la cara sur y norte de la sierra respectivamente y se unen en lo alto de Jarapalos para continuar como una sola pista que cruza la cara norte de la sierra y llega hasta Alhaurín el Grande. La otra pista sale de la carretera de Mijas, cerca de la venta Los Morenos, y asciende por la ladera oeste hasta alcanzar la cumbre, donde está situada la estación meteorológica. En la cumbre de la sierra las dos pistas se encuentran muy cerca y paralelas, pero no se encuentran y para pasar de una a otra hay que coger una vereda a pie, los coches no pueden hacer el cambio de pista.

La vegetación de la pista que sale de nuestro pueblo y que discurre por una cota más baja que el segundo comeno forestal, está compuesta fundamentalemtne de pinos, procedentes de la reforestación llevada a cabo a mediados del siglo pasado, de la que fue testigo y actor principal Salvador el Guardamontes, al que ofrecemos nuestro recuerdo y reconocimiento por su labor de capataz forestal durante su vida laboral (Ver escrito de Manolo Porcel a raíz de su fallecimiento)  http://www.alhaurin.com/columnistas/porcel/salvador.htm 
Hay ya en la sierra una masa forestal de pinos muy importante, de la que ya se han realizado varias entresacas. En general está bien conservada y los servicios forestales de la Junta se han encargado de limpiar este bosque de pinos sólo en los márgenes de las pistas, por ser estos lugares los más peligrosos y expuestos al fuego. Nuestra impresión (de neófitos) es que debería limpiarse todo el bosque, no solo a lado y lado de los caminos; se obtendrían así  tres beneficios como mínimo: se daría trabajo a parados, la limpieza de toda la sierra proporcionaría en pocos años cantidad de troncos de madera, y se lucharía más eficazmente contra cualquier incendio.

Conforme se va ascendiendo la sierra, se empiezan a alternar los pinos con otra vegetación, fundamentalmente mediterránea y en lo más alto, en la cuerda que discurre de este a oeste, los pinos desaparecen casi por completo y dan paso a las encinas, los chaparros y plantas de alta montaña. Llama la atención el gran bostque de encinas que hay en la cara norte. Parte de este bosque de quercus ha sido limpiado y ofrece en las zonas desbrozadas un aspecto magnífico. Las encinas no son muy grandes porque están en una cota bastante alta y conforme más se sigue ascendiendo nos encontramos que las encinas no crecen y se quedan en chaparras, que es el arbusto de la encina. Federico Ortega.

Isabel Sánchez, Rafa Calasanz, Federico Ortega y Antonio Barba.

Esta noticia ha recibido 6332 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998