Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Telf. de interés Su opinión Clientes Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•12 usuarios en línea • Martes 26 de Septiembre de 2017
banner

Cuatro alhaurinos en el Camino de Santiago. Epílogo
Villafranca del Bierzo - Santiago de Compostela. 195Km.
Del tres al trece de septiembre de 2011

Federico Ortega. 16.09.11 

Ya de vuelta en casa me propongo hacer una reflexión por escrito de la experiencia que ha supuesto recorrer unos 200 Km. del Camino de Santiago con mis compañeros  Isabel  Sánchez, Rafa Calasanz y Antonio Barba. Agradecerle en primer lugar a estos tres amigos el ambiente de camaradería, compañerismo y ayuda que ha presidido  los diez días que  ha durado la aventura. Ni un mal gesto, ni un mal rollo entre nosotros. La amistad, las risas y la incesante conversación han regido nuestro caminar. Hemos aprendido unos de otros, cada cual ha comentado lo que más le llamaba la atención por donde íbamos pasándo y lo hemos pasado estupendamente.

Esta es la segunda vez que hacía el Camino de Santiago, hace diez años lo recorrí con mi familia, con mi mujer y mis dos hijos, teniendo éstos 8 y 11 años respectivamente. Y puedo decir que el Camino no me ha defraudado, al contrario, lo he disfrutado desde el primer momento porque sabía lo que nos esperaba y no descarto recorrerlo otra vez, aunque por ahora no.

Lo que más me ha atraido de esta aventura es la caminata en sí. Ir andando despacio, con la mochila a cuestas y observar la imponente naturaleza de la flora gallega. A nuestro paso iba apareciendo un auténtico bosque, a veces parecía que era un bosque primario por lo denso del mismo. Había tres clases fundamentales de árboles que destacaban por su calidad y cantidad: los robles, los castaños y los nogales. Todos cargados de sus respectivos frutos, castañas, bellotas y nueces que caían al camino, pues estamos ya casi en otoño. También se encuentran por el paso del camino una gran  variedad de manzanos y lo que llama la atención es observar que esa fruta no se recoge, se queda en los árboles y se va cayendo poco a poco. Parece ser que no costea recoger las manzanas, el coste de su recogida es mayor que el precio de  las mismas.

Observar también que la única actividad económica que se ve a lado y lado del camino es la ganadería vacuna. Se ven dos clases de vacas: las negras con lunares blancos (suizas) que son lecheras y las vacas autóctonas de Galicia, marrones, las rubias como ellos las llaman, cuya producción es la carne. Muchas vacas pastando en los prados y mucha hierba seca, cortada y guardada en fardos cubiertos de plástico. Es la principal actividad económica agrícola que hemos encontrado. También pequeños huertos para autoconsumo con las típicas coles gallegas y los grelos (nabos). Me ha parecido que el campo está bastante abandonado y se veía que los campesinos que arreaban las vacas eran ya mayores, con lo que ello conlleva para el futuro del campo.

En cuanto a la infraestructura del Camino, he visto un cambio importante desde la primera vez que lo recorrí. Han ido creciendo al calor de la riada de peregrinos cantidad de infraestructuras: pequeños bares, casas rurales, pensiones que facilitan la vida a los caminantes y supone una actividad económica que seguramente irá a más. Los albergues municipales han avanzado en calidad y cantidad y siguen baratos: 5 € por noche y peregrino, con la novedad que proporcionan a cada viajero una sábana y una funda de almohada de una material desechable que ayudan a preservar la salud y a que se pueda dormir tranquilamente en el saco del peregrino. La comida es de las mejores cosas que tiene el camino. El pan y el vino gallegos son excelentes y casi todos los establecimientos ofrecen un menú de unos 9 € que deja totalmente satisfechos a los exhaustos andadores cuando termina la jornada andariega, a eso de las dos o tres de la tarde, destacando la amabilidad gallega en el servicio.

La señalización del camino es lo que he encontrado más defectuosa. Una senda de más de 800 años de historia debe estar indicada y señalizada con esmero, pero no. Unas flechas amarillas van señalando la dirección del verdadero camino en las bifuraciones, pero estas flechas se ven que están hechas por los mismos paisanos del lugar y están puestas en los lugares más inverosímiles: piedras, troncos de árboles, en el mismo suelo... Se echa de menos un buen plan de señalización oficial con indicaciones de localidades, puntos kilométricos, etc.

Y Santiago de Compostela. Una maravilla de ciudad construída en piedra, la catedral, la plaza del Obradoiro y el Pórtico de la Gloria, que no vimos porque estaba en obras. Pero volveré.

Esta noticia ha recibido 2488 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998