logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •10 usuarios en línea • Domingo 7 de Junio de 2020
banner

¿Especulación o irresponsabilidad? Qué lio

Rafa Calasanz. 13.01.11 

Como en la madre naturaleza, donde los buitres se alimentan de los animales más débiles o abatidos, en los llamados mercados financieros el papel de animal débil o abatido lo interpreta una España que representa una suculenta porción de alimento para esos buitres que evitan ir a por los más fuertes (Alemania), que les supondrían un mayor desgaste o perdidas por el camino y unos trozos de carne no tan sabrosos. Es como ese animal carnoso, gordo, perezoso, muy hermoso por los atracones de golosinas, pero con muy poca movilidad o fuerzas, que le impide levantarse a tiempo para defenderse de los carroñeros cayendo en el intento (rescate financiero).

Ese es el relativo riesgo (prima de riesgo) a la hora de ir a por la presa, porque tienen seguridad que la misma les reportará grandes ventajas aunque parte de  ella no te la puedas comer (impago), porque la parte que te has engullido te ha supuesto ingerir más calorías (interés alto) que las que necesitaste para hacerte con ella (compra deuda), por lo que el riesgo no es tan alto como en un principio se pensó y el negocio sale redondo, quedando la presa troceada y repartida.
Traslademos todo esto a un ámbito más cercano, al entorno ciudadano, a nuestro entorno, y quizás podamos entender (así lo conseguí yo) este lio de los mercados y especuladores que tanto nos acechan. Imaginemos una familia (España) que ha entrado en un sobre endeudamiento debido al excesivo gasto sin control en la época de bonanza por la compra de viviendas, coches, viajes, etc. todo financiado por bancos,  llegándose a superar los ingresos (déficit del estado) produciéndose un desfase negativo subsanado con la utilización de la tarjeta de crédito (deuda pública). Para colmo uno de los miembros se queda en paro o sin ingresos (caída de la recaudación) y se les hace imposible hacer frente a las deudas contraídas, además del deber de mantener a todos con un solo sueldo (subsidios), por lo que se toma la determinación de desprenderse del patrimonio familiar. Pero dicho patrimonio ha perdido tanto valor que no llega a cubrir todas las deudas contraídas, teniendo en cuenta además que el mismo es imposible de vender en tiempos de crisis. Pues bien, la única salida que le queda a esta familia es buscar otros préstamos que le permitan refinanciar su deuda para poder sobrevivir, y a no ser que tengan familiares o amigos que les ayuden (BCE), tendrán que acudir al sector financiero privado. Pero éstos les dicen que con los avales que aportan (caída recaudación, alto paro, baja productividad, baja competitividad) no les pueden ofrecer la ayuda que necesitan en su totalidad. La desesperación de esta familia les lleva a esas agencias financieras o prestamistas (agencias de capital de riesgo) como último recurso, que ofrecen créditos a unos intereses desorbitados a personas desesperadas, asumiendo el riesgo de impago de esa familia porque, entre otras cosas, además de los avales o patrimonio aportados, el tiempo transcurrido hasta ese posible impago les ha proporcionado suculentos beneficios por el alto interés cobrado. Y a esta familia salir de ese agujero le será muy complicado, porque a partir de ese momento, y aunque todos tenga trabajo (ingresos), el alto endeudamiento contraído, al que tendrán que hacer frente sin contemplaciones, les imposibilitará durante muchos años tener ahorro (superávit), por alto coste de la devolución, para utilizarlos en las inversiones más básicas o de futuro (educación, infraestructuras, políticas sociales, pensiones, etc.) que una familia necesita para afrontarlo con unas mínimas garantías. Al final quien paga el pato serán  los hijos por la irresponsabilidad de sus padres (eliminación de políticas sociales). Pienso que la macroeconomía no se diferencia tanto de la doméstica ¿No creen?
Rafa Calasanz    
Esta noticia ha recibido 2047 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998