logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •6 usuarios en línea • Viernes 5 de Junio de 2020
banner

El chantaje del “amigo” moro

Rafa Calasanz. 17.11.10 

En cualquier lugar del Mundo los acontecimientos vividos en la antigua provincia española del Sahara hubieran provocado la reacción de la mayor parte de países democráticos, a través de condenas firmes por la forma en la que fueron desalojados los saharauis de la acampada pacífica y los posteriores hechos que a cuenta gotas nos llegan a través de imágenes de móviles, con detenciones en masa y violencia por parte de colonos y policía. Algo similar ocurrió  en Myanmar (Birmania), donde el pueblo, liderado por monjes budistas, se manifestó contra el gobierno militar de la dictadura pidiendo más libertades y fueron duramente represaliados. Los hechos fueron calcados (veto a la prensa internacional, asesinatos, confinamientos, etc.), pero de menor intensidad dentro de la gravedad, porque en Myanmar los hechos ocurrieron  dentro de un país con fronteras reconocidas internacionalmente, a diferencia del Sahara que no está reconocido como territorio marroquí por la ONU.

Pero entonces, a diferencia de lo que ahora ocurre en África,  las condenas de todos los Gobiernos democráticos fueron unánimes.
No voy a entrar a valorar lo evidente, un ataque cruel a los derechos humanos y  a la libertad del Sahara, actuaciones dantescas de un régimen que coarta además la libertad de información con un objetivo claro: tener vía libre para desarrollar su planificada represión. Me gustaría abrir un debate que aporte soluciones, un granito de arena que ayude a solucionar este grave problema que padece un pueblo abandonado a la prevalencia de los intereses de occidente.
Es sintomático que uno de los argumentos que esgrime el gobierno de España para no condenar estos hechos se basan en que aún ningún otro país se ha pronunciado, quizás porque sea el propio gobierno español el que presione para que así sea. Con ello  intentan trasladar a la opinión pública que estos acontecimientos se entienden como desórdenes internos cual huelga general. También se anteponen los intereses de España, intereses muy condicionados, para no entrar a condenar los graves hechos acaecidos. Por si fuera poco, el gobierno marroquí se permite el lujo de insultar a la prensa española por lo que publica, una prensa que no se le permite permanecer e informar desde el lugar del conflicto, a excepción de la prensa gala amiga que si ha sido autorizada. 
Los acontecimientos vividos en el mundo en los últimos años han jugado en contra de un pueblo, el saharaui, abandonado a las circunstancias geoestratégicas de un régimen dictatorial que los oprime, agasajado por occidente para que éste no saque los pies del tiesto. Desde los tiempos de la guerra fría hasta la aparición del terrorismo islámico, el frente Polisario ha estado siempre en el punto de mira de occidente, principalmente de EEUU, haciendo imposible su legítimo derecho a no pertenecer a un reino carente de democracia bajo la batuta de un monarca totalitario. 
En lo que se refiere a España, Marruecos ha sabido dominar la situación enviando nítidos mensajes al débil gobierno español para que no se entrometa en lo que ellos llaman asuntos internos. La soberanía de Ceuta y Melilla (incluso de las Islas canarias), la inmigración ilegal, los caladeros de pesca y el terrorismo islámico, son algunos de los chantajes que Mohamed recuerda cada cierto tiempo (presión a la frontera de Ceuta y Melilla, atentado en la casa de España en Casablanca, etc.)  a un gobierno español que cuando es liderado por el PSOE, por este PSOE, maneja a su antojo. Y no digamos las excelentes relaciones con Francia, mullidor de los grandes acuerdos comerciales con la UE ante la condescendencia de España a pesar del deterioro económico que ocasiona a nuestros agricultores, el mejor socio comercial de Marruecos cuando España es de los países que más aportan para ayuda al desarrollo a un país cuya monarquía está entre las más ricas del mundo.     
A mi modesto modo de entender, me gustaría dar mi opinión sobre lo que creo se debe plantear dentro de mi desconocimiento. Quizás sea el momento de levantarle la voz a ese “amigo” que nos las pega cada vez que tiene ocasión. España tiene una oportunidad única para apoyar la soberanía del Sahara y de paso terminar con el chantaje que dura ya demasiados años. Es el momento de apoyar un Sahara independiente y democrático, que proporcionaría a España y a occidente un aliado en la zona de una importancia estratégica similar a la que posee Marruecos, todo ello unido a las excelentes relaciones que se empieza a tener con Mauritania, poco amigo de Marruecos, y el apoyo incondicional que automáticamente tendríamos de Argelia si ninguneáramos a Mohamed. Una Monarquía tiránica rodeada de repúblicas democráticas con grandes recursos sociales y económicos generaría con el tiempo una presión social difícil de sostener por el poderoso régimen alauí, todo ello unido a una obligada presión diplomática de la UE liderada por España como país directamente involucrado, intentando desbancar a Francia como cómplice del régimen marroquí, que tarde o temprano debería entrar en razón y dejar de ser una china en el zapato ibérico.  Es mi opinión.
Rafa Calasanz
Esta noticia ha recibido 2117 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998