logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Sábado 7 de Diciembre de 2019
banner

Aviso para navegantes

Antonio Bukowski. 30.05.10 

Corría el año 2007 cuando empezaba a rumorearse que el Mercado iba a estallar. El acuerdo empezaba a ser generalizado. Los medios de comunicación nos daban la lista de causas de esta nueva realidad. La crisis, con su paro explosivo (Mardoff…), la quiebra del sistema escolar que ya no es capaz de producir trabajadores, ni de clasificar al ciudadano. El malestar de una juventud que ya no encuentra correspondencia con ninguna representación política. Empero, todas estas fuentes de inquietud no parecían insalvables en una época en la que el modo de gobierno predominante consiste en la gestión de situaciones de crisis.

A medida que el Estado del bienestar se desmorona, amanece el enfrentamiento entre aquellos que desean el Orden (Imperio) y aquellos que no (explotados). Hablar de Imperio es hablar de dispositivos de poder que, preventivamente, retienen todos los devenires revolucionarios de una situación. Es un ritmo que se impone, una manera de hacer fluir y discurrir la realidad. Los medios de comunicación son sus paradigmáticos instrumentos, los cuales tienen como función básica, la de desviar la atención de lo relevante y esparcir la adormidera de conciencias a todos los ciudadanos.

Las situaciones de crisis son ocasiones que se ofrecen a la dominación para que se reestructure. La crisis es una manera de gobernar. Lo que está en guerra no son las formas variables de gestionar la sociedad. Se trata, irreductibles e irreconciliables, de ideas sobre la felicidad y sus mundos. ¿Qué  hacer frente a este omnímodo poder que establece nuestra realidad cotidianamente? Por mor de la homogeneización del pensamiento impuesto por el «Sistema», cada vez hay menos diferencia entre lo que somos, lo que hacemos y lo que devenimos. Las organizaciones –políticas o sindicales, fascistas, anarquistas o democráticas- tienen la virtud de presentar su estúpido formalismo como el único remedio para esta separación. Siempre terminan luchando por su propia supervivencia y olvidando a sus narcotizados representados. ¿Qué podemos hacer? ¿Hasta qué punto sería viable el que la ciudadanía se organizara sin contar con estas inoperantes organizaciones esclavistas? Hay que organizarse para subsistir. Necesitamos una nueva idea de asociacionismo, donde sus militantes sobrevivan fuera de la pseudo-protección de los canales oficiales-esclavistas. Las complicidades pueden surgir en los lugares públicos: las aceras, los parques, la naturaleza, la calle... Foros sublimes para que las   ideas de libertad y justicia maduren en la conciencia del pueblo. Hemos llegado al hastío al constatar como los movimientos sociales se suceden los unos a los otros con la única finalidad del poder.

Estamos en guerra contra toda una antropología. Contra la idea misma del hombre. Se hace necesario, urgente, construir una fuerza contra la esclavitud del consumo. Una fuerza que resista al reino de la mercancía.  Expresar una opinión no es delito, pero encarnar una manera de mantener en la misma existencia,actos y pensamiento, no se perdona.
Se trata de una posibilidad: que se propague una idea de lo político, anónima pero susceptible de ser subscrita, diseminada e incontrolable, que no pueda tener cabida en el chiringuito de la libertad de expresión.

Antonio Bukowski.

Esta noticia ha recibido 1620 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998