logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•16 usuarios en línea • Jueves 22 de Febrero de 2018
banner

FOSFORITO. CANTAOR
Antonio Fernández Díaz. Puente Geníl, Córdoba, 1932
Oir el fandango "Todavía yo la quiero"

Perfiles Flamencos. 07.02.10 

Capítulo LV.- A la edad que muchos artistas luchan por darse a conocer, él ya había alcanzado esa cima a la que tantos se afanan en llegar, pero que muy pocos consiguen. Llegó a ella joven en la edad, pero viejo en la experiencia, y con plena capacidad para ejercer un oficio que llevaba en la sangre, y del que era aprendiz desde niño. Porque si hicieron falta 24 años para encumbrarlo como artista definitivo del cante flamenco, él ya llevaba muchos años corriendo mundos y buscándose la vida en aquello que sabía y, sobre todo, que quería hacer. Y con esa edad en que los juegos es la sola preocupación de los niños, él estaba más curtido que muchos de los adultos con que estaba obligado a tratar; y es que ya llevaba mucho tiempo, pese a su juventud, aprendiendo en el duro catón del flamenco, a palo seco, en un salto mortal sin red, que es donde el artista demuestra su dominio en el oficio, y bebiendo, más que en las fuentes, en los mismísimos veneros de la jondura del cante.

     Y de pronto, Córdoba, 1956, y el Primer Concurso Nacional de Cante Jondo. Y Fosforito. Sólo 24 años llenos de juventud, pero con un gran bagaje de experiencia antigua y de conocimientos profundos en el cante difícilmente superables. Y se produce el milagro: Córdoba, Andalucía, ¡España entera!, se rinde ante este fenómeno, casi desconocido del gran publico, pero que traía la cartilla de la escuela flamenca bien aprendida. Y en la prestigiosa Universidad del flamenco que es el Gran Teatro de Córdoba, en dura competición y ante un jurado tan entendido como exigente, Fosforito pasa su primer gran examen obteniendo matrícula de honor en todas las asignaturas, en todos los estilos.

     A partir de esa fecha, y durante toda su larga trayectoria artística, con el reconocimiento general de público y crítica le han sido concedidos tantos premios y trofeos que sería larga tarea citarlos todos; sirvan como muestra algunos de los muchos obtenidos: en 1968, la Cátedra de Flamencología de Jerez le otorga el Premio Nacional de Cante; en 1985, obtiene el II Compás del Cante. Defensor a ultranza de la pureza de los cantes, Fosforito ha cantando siempre por derecho, sin deslizarse nunca por la fácil pendiente que otros cantaores eligieron. En 2005, la Junta de Andalucía, a petición de todo el mundo del flamenco, lo distinguió con la Llave de Oro del Cante, quizá la que más consenso y respaldo ha recibido de cuantas se han otorgado. En 2006 le es concedida la Medalla de Andalucía.

     En 1988 fue nombrado Hijo Adoptivo de Alhaurín de la Torre, pueblo malagueño con el que está estrechamente vinculado tanto personal como artísticamente. Durante treinta años vecino de este Municipio, Fosforito ha sido el artista obligado en todas las ediciones del Festival Flamenco Torre del Cante a cuya creación, en 1974, contribuyó en gran medida. Catorce años después de aquel nombramiento, Alhaurín de la Torre distinguió de nuevo a este gran artista dando su nombre a uno de los más bellos jardines de la localidad y erigiéndole un busto entre parterres de flores, perpetuando en su pueblo de adopción el nombre y la figura del  genial cantaor de Puente Genil.

     Ha transcurrido mucho tiempo desde aquel 1956; Fosforito entró entonces en la Cátedra del Cante, y en ella se ha mantenido sin necesidad de más exámenes, porque él mismo es catedrático en esa difícil carrera que es el flamenco, convertido a su vez en claro venero en el que han bebido, beben y beberán todos aquellos cantaores que no quieran contaminarse satisfaciendo su sed en aguas menos puras.

FOSFORITO
ESTIRPE CORDOBESA

Gritó el Guadalquivir y se tradujo
en pregunta su grito delirante:
¿Quién es el cantaor que en cada cante 
hace un cabal y magistral dibujo?            

La Mezquita moruna, luz y embrujo,
gritó con voz flamenca y palpitante:
¿Quién es, que con tal fuerza dominante
hace al cante rendirse ante su influjo?

Y respondiendo al apremiante grito
Córdoba contestó: “Es Fosforito,
estirpe de la tierra cordobesa”.

“Como orfebre de todos los estilos,
la urdimbre de su cante son los hilos
con que borda el flamenco su pureza”.

Esta noticia ha recibido 2786 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998