logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•2 usuarios en línea • Lunes 19 de Noviembre de 2018
banner

CARLOS CANO.  CANTAUTOR
Carlos Cano Fernández. Granada, 1946-2001
Audio. Habaneras de Cádiz. Carlos Cano y Pasión Vega

Perfiles Flamencos. 24.01.10 

Capítulo LIII. Carlos Cano Fernández estudió Comercio en Granada, Maestría Industrial en Barcelona, Electrónica, Arquitectura de Interiores...; varias carreras empezadas y ninguna terminada antes de comprender que su destino, de manera inexorable, lo empujaba a la música y la canción aunque ni él mismo lo sospechara, ya que en su familia no había ningún antecedente artístico que hiciera presumir lo contrario. En su adolescencia, siendo componente de la tuna estudiantil, a Carlos le regalaron una guitarra, bastante maltrecha, pero que fue el inicio de su carrera musical; un amigo le enseñó los primeros acordes y con ella compuso su primera canción: “La miseria”. Ello fue un gran descubrimiento para Carlos que desde entonces comenzó a escribir poesía y a interesarse por la obra de poetas como Miguel Hernández, César Vallejo y, sobre todo, a su paisano García Lorca, del que dio numerosos recitales durante su estancia en París, adonde fue llamado por unos amigos.

 En 1972, en la capital del Sena, la Unesco organiza un homenaje mundial en el que actúa Carlos Cano; de allí pasa a Cannes, donde es llamado a cantar, haciéndolo en varios colegios en los que los alumnos estudiaban literatura  española. Durante su corta estancia en el país vecino, Carlos se aplicó a escuchar a compositores e intérpretes franceses como Jacques Brel, Georges Brassens o Edith Piaf. A su vuelta a Granada, Carlos Cano ya sabía que no podría dedicarse a otra cosa que no fuera música y poesía. A partir de aquí empieza su carrera artística con numerosas recitales en su Granada natal, que se fueron extendiendo por otras provincias andaluzas hasta que, en diciembre del 1975, se presenta en el Teatro Lope de Vega, de Sevilla, cosechando un rotundo éxito ante un público multitudinario.

     Ese mismo año graba su primer disco, “A duras penas”, y actúa en la Bienal de Venecia junto a artistas de la talla de María del Mar Bonet o Manuel Gerena; graba su segundo álbum, “A la luz de los cantares”, con el que se hace popular en toda España; seguidamente, Madrid, en el Teatro Alcalá-Palace, con éxito absoluto de crítica y público, y alcanzando su consagración definitiva. Era el año 1977.
     De su estancia en Cuba, invitado por el Ministerio de Cultura de aquel país, Carlos vino empapado de otros ritmos y otras ideas musicales que le permitieron componer la música de canciones tan bellas como “Habanera de Cádiz”, con letra de Antonio Burgos, y que entre otras muchas ha quedado como pieza antológica que ha sido grabada a su vez por otros varios cantantes.
     En 1998, en su sede de París, la Unesco lo nombra “Artista por la paz”; Cadena Dial le concede el premio “Protagonista del año”, por su adaptación musical de “El diván del Tamarit”, de García Lorca
     A Carlos Cano se le debe en mucho el resurgimiento de la copla, ya que apostó   plenamente por ella en unos momentos en que esta se encontraba poco menos que proscrita en nuestro país. Resucitó muchas de nuestras canciones más populares, y creó otras que lo pusieron a la cabeza de los compositores de este género musical, con cerca de doscientas canciones grabadas que lo avalan profesionalmente como uno de los mejores cantautores de España y uno de los más creativos: desde su primer trabajo en 1975, hasta el último en el 2000, Carlos graba 20 discos de una enorme riqueza musical.
     En mayo de 1995 fue intervenido en Nueva York de su dolencia cardiaca; desgraciadamente, después de dolorosos sufrimientos y esperanzadoras mejorías, la muerte, segando prematuramente y de forma cruel su vida, truncaba una carrera musical que se prometía aún más larga y prolífera.

CARLOS CANO
EL ÚLTIMO JUGLAR

El Veleta fundió su cima helada
derramándose en llanto derretido,
y en el Genil volcó con un rugido
su torrente de pena desbocada.

La Torre de la Vela, desolada,
al sueño desveló con su tañido,
y en el aire quedaba suspendido
el grito desgarrado de Granada.

Desde el profundo dolor del Sacromonte
la guitarra oteaba el horizonte
donde la sombra del bardo se perdía.

Y cuando a hombros las coplas lo llevaban,
las lágrimas del pueblo acompañaban
al último juglar de Andalucía.

Paco Acosta Roldán

Esta noticia ha recibido 3346 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998