logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Jueves 22 de Agosto de 2019
banner

Blanco y negro

Cuentos y relatos globales. 29.11.09 

Lydia Tapiero Eljarrat. lydia_tapiero@yahoo.es  Susan metió el bizcocho en el horno, se quitó el delantal que cubría un ligero vestido de flores y dejando tras ella un agradable olor a levadura se dirigió al salón. Se paró en el  espejo del pasillo al verse una mancha de merengue en la nariz, ‘dicen que es bueno para el cutis’ pensó mientras acercaba su rostro sonriente al espejo. Su cara de color canela y su piel tersa era aun la de una chiquilla. ‘Tienes una belleza exótica’ imitó a su vecino en voz alta mientras habría exageradamente los ojos y pegaba la cara al cuello hasta conseguir una pequeña papada. Luego se alejó un poco del espejo para verse todo el cuerpo y dándose la vuelta comentó ‘este trasero está cogiendo un buen volumen, claro que también mis pechos están mas grandes, ¿adelgazo el trasero o me quedo con mis pechos? ¡Me quedo con mis pechos!’ Se quitó el merengue de la nariz, y se soltó la coleta dejando al descubriendo sus largos cabellos negros de rizos perfectos. Susan entró al salón al tiempo que afirmaba. ‘¡Hoy vamos a bailar, está decidido!... John ¿Pasa algo?’

John estaba de espaldas a ella, sentado en la mesa del comedor, con los periódicos esparcidos caprichosamente frente a él. Su aspecto era terrible, aun cuando su cuerpo traspasaba los límites de la silla parecía empequeñecido. Su cara redonda se perdía entre sus brazos, dejando al descubierto únicamente unos pelos negros de rizos pequeños. Susan se puso frente a él, suavemente le apartó las manos de un rostro que parecía perdido en algún lugar lejano.

Él levantó la vista con mirada cristalina; Susan enseguida descubrió el mal que le acechaba al fijarse en el artículo que había frente a él: “Herederos del Klan”.

Vio la terrible mirada de un niño que apenas medía medio metro. El pequeño estaba  agarrado a uno de los troncos de un árbol y se inclinaba hacia atrás con una mirada que escupía odio y un semblante orgulloso, malévolo, celoso de su trofeo. Un pequeño muñeco negro colgado de lo alto de una de las ramas. Detrás de él  se veían decenas de cruces cargadas por una multitud de encapuchados.

‘John cariño, pasó hace mucho tiempo’.

John empezó a temblar ‘los estoy viendo ahora, estoy viendo como esos niños blancos se acercaron a mí. Ni siquiera pude escaparme, me quede paralizado viendo el odio en sus ojos bajo las capuchas blancas. Solo tenía diez y nadie hizo nada mientras me golpeaban con palos’.

Franki entró al salón, su padre apenas pudo secarse las lágrimas cuando su cuerpo regordete avanzó rápidamente hasta ellos, su pelo se confundió con el de su padre cuando este le levantó para sentarlo en su regazo. Franki no pudo evitar fijarse en aquel niño del periódico que se agarraba a un Árbol. ‘Mira papi ¿los niños también salen en los periódicos? Es muy raro ese niño, creo que está muy enfadado ¿con quién está enfadado? papi, papi mira ¿Qué le está haciendo a ese muñeco? lo va a estropear. Creo que ese niño necesita un fuerte abrazo, como el que tú me das cuando estoy enfadado. ¡Aaasí!’. El abrazo recompuso la cara de John nuevamente. La puerta del salón se volvió a abrir con la aparición del pequeño Samuel.

‘Te he encontrado, vamos Franki, tu te la quedas’. Dijo apartando el flequillo rubio de su pálida carita mientras se acercaba a Franki. Los niños se alejaron cogidos de la mano riendo mientras corrían.

Lydia.

Esta noticia ha recibido 2619 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998