logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Miércoles 26 de Junio de 2019
banner

JOSÉ MERCÉ. CANTAOR
José Soto Soto. Jerez de la Frontera, (Cádiz), 1955
Himno del Real Madrid

Perfiles Flamencos. 29.11.09 
Son pocos los que, en el cante, irrumpen de improviso en el restringido círculo de los mejores, y muchos menos los que se quedan definitivamente en él. Aunque a los grandes artistas ya se les ve desde niños las cualidades por las que llegan a triunfar, el camino que les lleva a la gran fama y al reconocimiento general han de recorrerlo despacio, soslayando escollos, venciendo dificultades y, sobre todo, aprendiendo el oficio que les permitirá, una vez conseguido ocupar el lugar de ídolo con que sueña todo artista, reñir cada día la batalla de entrega y sacrificio, de voluntad y amor propio que les permitirá conservarlo.

 José Mercé es sin duda, de estos últimos. Descendiente de Paco la Luz y sobrino de El Sernita, a los seis años, cambiando los juegos con compañeros de su misma edad por los estudios con los profesores de canto ya era, cantando en latín, una voz privilegiada en la Escolanía de la Merced, en el barrio de Santiago de su Jerez natal. Seis años después, con doce, empezó su duro aprendizaje actuando en los Jueves Flamencos que el guitarrista Manuel Morao organizaba en Jerez, y que sería el comienzo de la carrera que le llevaría al puesto de privilegio que hoy ocupa. En 1970, ya compartía cartel, en La Cueva del Pájaro Azul, en Cádiz, con Rancapino, Pepa de Utrera y Juan Villar, que serían sus primeros maestros. Al año siguiente, con una responsabilidad bien asumida, la aventura de Madrid. Como los grandes.
     En la capital, Mercé, sobrino de Manuel el Sordera, comparte casa y trabajo con su tío y familia. Torres Bermejas será su bautismo de fuego y su nueva andadura acompañando a Mario Maya, Carmen Mora y El Güito, el popular trío Madrid. Pese a su juventud, el jerezano es de los cantaores más valorados y requeridos para acompañar en el baile. Antes de cumplir su mayoría de edad, Antonio Gades lo reclama para su compañía; durante los diez años que permanecerá en la misma, participará en la película Bodas de sangre y recorrerá varias veces toda Europa y América. Estos diez años serán para Mercé una gran fuente de experiencias y enseñanzas de las que él sabrá servirse en adelante.
     En 1983 Mercé deja la compañía de Gades y se incorpora al Ballet Nacional, aunque por poco tiempo. La Puebla de Cazalla, en Sevilla, en la “Reunión de cante jondo” es el inicio de sus actuaciones en peñas y festivales, y donde empieza  darse a conocer y a conseguir sus primeros éxitos como cantaor de “alante”.
     Este año de 1983 José se presenta al Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba sin obtener mención alguna. Bien que decepcionado, José Mercé no se desalienta y tres años después, en 1986, en el mismo concurso de Córdoba, se alza con dos de los más importantes premios otorgados en el concurso: el de “Mercé La Cerneta” y el de “Pastora Pavón”.
      Gitano de cante profundamente puro mil veces demostrado, últimamente se ha incorporado a la nueva corriente de flamenco-fusión que tanta controversia levanta entre los considerados puristas guardadores del cante en toda su pureza, y los innovadores que ven con buenos ojos un cambio en las formas del flamenco.
     Aunque Mercé tiene una amplia y rica discografía, la grabación de “Aire”, el primer disco de su nuevo estilo, así como otros del mismo corte que lo han seguido, no ha dejado de levantar cierta polémica entre una buena parte de la afición, que le reprocha haberse decantado por lo más fácil y comercial. No obstante, y pese a las críticas, José Mercé ocupa los puestos más altos del palmarés flamenco nacional.


JOSÉ MERCÉ
AIRES NUEVOS

Su cante, derrumbando un viejo muro,
reducto y torreón de los cabales,
abre para el flamenco otros umbrales
guardando lo más rancio y lo más puro.

Su cante, siendo joven, ya es maduro
y emprende nuevas rutas musicales.
Mientras, funde su voz nuevos metales
en un crisol surgido de un conjuro.

Cuando Mercé aviva la mañana,
una y otra vez se abre la ventana
y, embebido en su voz, el aire pasa.

Y en Santiago, su barrio jerezano,
los duendes le hacen guiños a un gitano
orgullo de su pueblo y de su raza.

Paco Acosta Roldán

Esta noticia ha recibido 7634 visitas y ha sido enviada 4 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998