Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•6 usuarios en línea • Sábado 18 de Noviembre de 2017
banner

Estilos del cante: La Taranta
Audio: Taranta

Perfiles Flamencos. 15.11.09 

Capítulo XLIV. No son pocos los flamencólogos que estiman que el origen de la taranta hay que buscarlo en algún viejo fandango, inicialmente cantado en Almería, que es donde se establece el primer foco de estos cantes mineros – levantinos. En 1844, al agotarse en gran medida la producción minera en tierras almerienses, hay una gran migración hacia la comarca de Jaén. Es entonces cuando el fandango de Almería, al desarrollarse entre los mineros de Linares, principal núcleo histórico cantaor de la provincia de Jaén, adquiere la estructura musical que todos conocemos. Linares había pasado de tener 5.500 habitantes en 1820, a más de 36.000 en 1887. A partir de 1852 se produce el gran auge minero y en Linares, como en otros muchos lugares, proliferaron los cafés cantantes y con ellos aumentó la afición al flamenco en general aunque, naturalmente, la taranta era el palo que más se desarrolló en la cuenca minera.   


     Derivada del tronco malagueñero, la taranta pertenece pues, a los cantes mineros – levantinos, y está considerada por los estudiosos del flamenco como el estilo básico de estos cantes; es uno de los cantes más elaborado del flamenco, y que se presta a grandes vocalizaciones musicales.
     Tenido en linares como cante propio, de lo que no hay duda es que es el gran estilo de esta región minera y donde se cultiva en sus formas más puras. Sus más afamados intérpretes han nacido, por lo general, en esta bella comarca andaluza. Por citar sólo algunos nombres, vayan los de Tonto Caricadiós, del cual dicen que cantaba que sobrecogía el alma; José Maya Cortés, (1887-1947), conocido artísticamente por “José la Luz”; otro gran cantaor de tarantas fue Luis Soriano Cabrera, “el Cabrerillo”, (1889-1939) que da nombre a la peña flamenca de Linares. Más recientemente, son los nombres de Gabriel Moreno o Carmen Linares los que más han sonado.
     Desde 1963, Linares celebra cada año el Concurso Nacional de Tarantas en el que durante una semana toman parte en él los mejores cantaores de este estilo. Igualmente, y para estimular la creación de nuevas coplas, hay un apartado en el concurso dedicado a las letras de tarantas. También La Unión, tierra minera por excelencia, concede uno de sus premios mejor dotados a los cantes y estilos taranteros.
     Muy difícil de ejecutar, de gran sobriedad y dureza, la taranta es uno de los más bellos palos del cante y de ella se desprenden gran parte de los sonios negros del flamenco; la taranta viene a ser como una oración que el minero eleva a Dios y, a la vez, su grito de desesperada protesta por la dureza del trabajo, el esfuerzo sobrehumano y el constante peligro a que está expuesto. En las letras de sus coplas, de cinco versos octosílabos con repetición del primero en tercer lugar, están reflejados muchos de los sentimientos y vivencias de los mineros: sufrimiento, angustia, dolor, y hasta los miedos de una de las profesiones más duras, más ingratas y que más vidas humanas se ha cobrado siempre: la minería

  En el fondo de la mina, 
  ciego por la oscuridad 
  en el fondo de la mina,  
  yo no paro de implorar   
  a la clemencia divina 
  porque ya no puedo más. 

  Porque el miedo me da sed,
  bebiendo yo mato el miedo
  porque el miedo me da sed;
  déjame beber, que luego,
  bajo a la mina y no sé
  si podré subir de nuevo.

LA TARANTA
EL LLANTO DE LA MINA

Va rezumando el agua blandamente
del muro de una mina abandonada,
cayendo en una piedra socavada
cual la cóncava taza de una fuente.

Un canuto de caña resistente
clavado firmemente en la fachada,
conduce el agua hasta la tosca herrada
en fresquísimo chorro transparente.

Al filtrarse el agua de la mina,
hasta el cubo discurre, cristalina,
con un rumor que canta, canta y canta.

Y, al tiempo que la herrada va llenado,
por el trozo de caña van brotando
los ayes de dolor de una taranta.

Paco Acosta

 

Esta noticia ha recibido 3315 visitas y ha sido enviada 2 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998