Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•9 usuarios en línea • Sábado 18 de Noviembre de 2017
banner

ESTILOS DE CANTE: La Seguiriya
Seguiriya de los tiempos, de Enrique Morente

Perfiles Flamencos. 01.11.09 

Capítulo XLII. La seguiriya, considerada uno de los palos básicos del importante y amplio repertorio del flamenco, está entroncada directamente con las raíces más antiguas y profundas del cante, ya que es aceptado el hecho de que, en sus orígenes, era una forma de toná que, como los martinetes y carceleras, se cantaban sin acompañamiento musical y que no fue hasta mucho tiempo después que adquirió la definitiva y actual estructura incorporando la guitarra como acompañamiento y adoptando el nombre con que se la conoce actualmente: seguiriya.

     A lo largo de la historia del flamenco ha habido grandes maestros seguiriyeros que han dejado una huella personal e indeleble en este estilo de cante: Silverio, Antonio Mairena, Manolo Caracol, Curro Dulce, Paco la Luz, Diego el Marruro, Manuel Torre, Terremoto, Enrique el Mellizo, etc., verdaderos recreadores de un cante cuyas raíces están, principalmente, en Jerez de la Frontera, Cádiz y los Puertos, Triana...
     Para cantar por seguiriyas es necesario no sólo grandes facultades físicas, sino un conocimiento profundo del palo y de sus diferentes y múltiples matices para dominar un cante de muy difícil ejecución y que es, junto a la soleá, la columna vertebral del cante jondo. Si el cantaor debe desnudar su corazón en cada cante interpretado, en la seguiriya tiene que traspasar su condición humana hasta alcanzar una situación límite en la que todo él se convierte en dolor vivo, transmisible al oyente, que sólo de esta manera podrá sentir toda la jondura del cante y sufrir esa agonía y congoja inherente a este cante, y asumir su grito, entre terrible y trágico, que hasta en las letras de sus coplas se refleja:

Cuando quise verla    
cerraron la puerta;   
no me dejaron que yo la besara 
ni después de muerta.  

Por nacer gitano
me mandan callarme;
¿cuantas fatigas seguiré sufriendo
hasta que esto cambie?

Cuando yo me muera
guarda tus lamentos;       
si estando enfermo nunca me has llorao
no me llores muerto.

     La seguiriya es el cante que más fielmente refleja el drama ancestral de los gitanos y ellos, los gitanos, los que mejor saben interpretar ese dolor antiguo e incomprendido de su raza. Quien cante por seguiriya, y el gitano con más razón, tiene que darlo todo, tiene que desprenderse de todo sentimiento que no sea de desesperación, y olvidarse de todo lo que no sea el recuerdo de las persecuciones sufridas a lo largo de generaciones. Y cuando ha entrado en trance, cuando ya no es él sino su sangre la que grita con el desgarro del incomprendido, es para comprobar que todo sigue igual, y que prácticamente son quemados en las mismas llamas en las que ardían hace siglos.
     El cantaor que se atreve a cantar por seguiriyas se está confesando, se está obligando a decir la verdad, se está desprendiendo de todo lo superfluo, de todo orgullo y vanidad, para quedar sólo en un llanto de desoladora angustia con el que pretende redimir todas las culpas que haya podido acumular en su vida. Por eso, quizá, la seguiriya sea el único cante-verdad. O el que mejor define la verdad del flamenco.

LA SEGUIRIYA
LAMENTO GITANO

Hay un añejo olor a manzanilla  
que en el ambiente del tablao flota,  
y un humo sofocante que derrota  
el intento de luz de la bombilla.

El cantaor, dispuesto ya en la silla,  
se lamenta de su garganta rota; 
la guitarra compone cada nota  
a dúo entre las cuerdas y la cejilla.

A los compases del toque virtuoso
queda el viejo Café tan silencioso  
que el Arte, conmovido, se arrodilla.

Y como de un quejío sobrehumano
brota el cante más bello, más gitano,
y más conmovedor: la Seguiriya.

Esta noticia ha recibido 3679 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998