logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Hemeroteca Todas las carpetas •6 usuarios en línea • Martes 9 de Marzo de 2021
banner

Utopía

Manuel Porcel. 13.09.09 

A lo largo de este escrito voy a utilizar la palabra UTOPÍA diez veces por haberla introducido en un foro publico, sin analizar su profundo significado, como castigo a este atrevimiento.
Creo que en estos medios la utilicé yo por primera vez. No refleja exactamente lo que quería decir pero sí puedo justificar a donde quería llegar. Después, muchos la han usado en su acepción correcta y como entiendo que esa no era mi idea inicial, la aclaro. No se puede luchar por una utopía cuya acepción es: Proyecto, idea o sistema irrealizable en el momento en que se concibe o se plantea. Al menos, la parte en que dice: “...en el momento en que se concibe o se plantea.”, da un poco de vidilla, la utopía como esencia representa a lo etéreo, a lo intangible, a lo irrealizable, a lo inalcanzable.

Usé la palabra utopía para plasmar un proyecto o una idea tan elevada y práctica que rozaba su significado, pero no soy utópico; sí, pretendí marcar una meta tan elevada, tan limpia y con tanta ilusión, que tras todas las adversidades que se avecinan quedara en solo un proyecto bonito y realizable, eché para que sobrara, pero tal vez me pasé.

Ahora creo que es el momento de retirar esa palabra para que nadie pueda  pensar que me ando por las nubes y que mi idea es inviable: Es totalmente viable. ¿Ahora mismo?, ¿dentro de cuanto?, no lo sé, mi meta ahora mismo es plasmarla, demostrar que otra forma de hacer las cosas es posible, que contar con el pueblo es posible y necesario, que su participación es muy importante sin tener que consultar con los 35.000, pero sí escuchar a una mayoría representativa y no encasillada en cargos y delegados locales.

La participación ciudadana no es hacer un “pleno” previo con todos ellos, es tan solo escucharles, entender y darle curso a sus problemas e intentar solucionar prioritariamente los que afecten al mayor número de personas, satisfacer a la mayoría para después ir descendiendo en prioridades, sus prioridades, nuestras prioridades.

Utopía es suponer que el Alcalde va a desaparecer en la próxima legislatura. Seamos realistas, Joaquín es Joaquín, y pensemos lo que pensemos, eso es lo que hay. No se puede desbancar a un líder de muchos años en el escenario político porque salgamos cuatro idealistas y/o políticos novedosos con el fin de cambiarlo todo, no, eso es utopía.

Sí pudiera suceder que al alcalde lo inhabilitaran, cuestión que no me gustaría porque este hombre, cuando abandone la política, debe salir por la puerta grande, porque ha dedicado gran parte de su vida a esto, con sus luces y sus sombras, pero la historia está ahí.

Utopía sería intentar cambiar de líder político uniéndose el resto de formas políticas en coalición, de paso que se joda d´Hont (para los no entendidos, incluido yo, este belga diseñó un algoritmo matemático, tan eficiente que los grupos mayoritarios le llamaron “Ley”, para la adjudicación de escaños en función de los votos recibidos que beneficia descaradamente a la mayoría haciéndola más mayoría cuantitativamente, y las minorías quedan reducidas a más minoría), pero volvemos de nuevo a que eso sería una utopía, y a nivel de calle o a nivel práctico, un desastre, al menos, en segunda instancia.

Utopía es esperar el apoyo público de funcionarios del Ayuntamiento y alineados. Esto es como una especie de rebelión no traumática ni violenta, como en otros tiempos, pero como en esos tiempos, si la rebelión del pueblo salía mal, degüellos y galeras para los perdedores (es una forma de escribir), por eso el apoyo de esta facción del pueblo es impensable, salvo atrevidas excepciones que surgirán. Es muy comprensible, cinco años de galeras (ahora se dice mobbing) es muy duro y hay que pensárselo.

La utopía es el orden superior de todas las metas y proyectos, por debajo de ese concepto, todo se puede conseguir.

Manuel Porcel
13-09-2009

Esta noticia ha recibido 3170 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998