logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Jueves 21 de Marzo de 2019
banner

CARMEN LINARES. CANTAORA
Carmen Pacheco Rodríguez.  Linares, (Jaén), 1951
Audio:   Nadie se lleva nada

Perfiles Flamencos. 13.09.09 

Capítulo XXXV. Carmen Linares llaga a Madrid con 14 años, de la mano de su familia, donde empieza a conocer y familiarizarse con el cante de grandes figuras como Fosforito, Pepe el de la Matrona o Rafael Romero, El Gallina. En 1970, ( año en que graba su primer disco), comienza su andadura flamenca en la compañía de baile de Paco Romero, para trabajar posteriormente como otra componente más de los cuadros flamencos que actuaban en los tablaos de la capital de España. Cuando habla de aquella etapa reconoce que le proporcionó una gran experiencia que le sirvió, y mucho, para formarse en la difícil profesión que había elegido; experiencia dura y sacrificada, pero que le enseñó a escalar desde abajo el complejo entramado del flamenco, y asentó las bases de su posterior total dedicación al cante.

     No hay en el curriculum de Carmen ningún antecedente familiar en lo que a antecedentes artísticos se refiere; solamente su padre, excelente aficionado que tocaba con bastante soltura la guitarra, y en cuya casa se oía flamenco a todas horas; ese fue, entre cantaores y guitarristas, el ambiente que la despertó al flamenco y propició sus comienzos siendo casi una niña. A partir de ahí, y pasando por un camino largo y muchas veces difícil, ha llegado al merecidísimo lugar que ocupa en la escala de cantaores y cantaoras actuales que la señala como una de las mejores voces femeninas del flamenco.
     Carmen Linares es una cantaora que no solamente conoce, sino que interpreta todos los estilos con un gusto y una dignidad que no dudan en reconocer y aplaudir los mejores y más entendidos aficionados y, lo que es más importante, los críticos más exigentes.
     Pero además de ser una cantaora de primera fila, Carmen ha participado en proyectos novedosos y de responsabilidad creadora; sus intervenciones en “La historia de los Tarantos”, de Alfredo Mañas, o “Las arrecogías del Beaterio de Santa María Egipciaca”, de Martín Recuerda, son obras en las que hemos descubierto a una Carmen Linares capaz de enfrentarse a cualquier reto y salir airosamente de el. Como retos han sido sus intervenciones en las zarzuelas “La verbena de la Paloma” y “La Chulapona”; o cantando en Buenos Aires o Sydney “El amor brujo” y “La vida breve”; o protagonizando “Un rato, un minuto, un siglo”, junto a la gran actriz Lola Herrera; o junto a la griega Irene Papas en “Apocalipsis, voz de mujer”.
     Hoy, Carmen, asentada en una hermosa madurez física y artística, domina el oficio con la autoridad que le confiere la experiencia adquirida durante su ya larga carrera como cantaora, compartiendo cartel con las más grandes y relevantes figuras del cante flamenco. Su discografía, amplia y rigurosa en cuanto a calidad se refiere, ha recibido, entre otros, los premios Ícaro; el de Academia Francesa del Disco; el Compás del Cante, la Medalla de Plata de Andalucía y el Premio Nacional de Música. Su extenso repertorio abarca toda la gama del flamenco, desde las soleares a las alegrías, de los tangos a las seguiriyas, o de las peteneras a las malagueñas, sin olvidar los cantes de su tierra, en los que destaca sobremanera. Poco importa el estilo que cante, por difícil que sea su ejecución porque ella adapta cada palo a su propia necesidad vital para lograr, (y lo logra), la ligazón y el compás perfecto que da a cada una de sus interpretaciones ese exquisito sabor flamenco que todos apreciamos en esta cantaora de Linares.

CARMEN LINARES
LA VOZ DE LA TIERRA

Voz que anuncia el trabajo de la trilla;
voz que tiende la mies o la levanta;
voz hecha sementera en la garganta,
o que esparce en el surco la semilla.

Voz de olivo con gusto a manzanilla;
voz que varea el aire cuando canta;
voz que siembra la pena por taranta,
o cosecha el dolor por seguiriya.

Voz profunda, caudal de fuente pura;
inagotable voz de flamencura
que es del cante la base y los pilares.

Voz de compás tan serio y tan profundo,
que va abriendo caminos por el mundo
para gloria del pueblo de Linares.

Paco Acosta Roldán

Esta noticia ha recibido 2878 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998